Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reus Sanidad

La plantilla del Hospital de Reus anuncia los 'recortes más grandes de la historia'

La dirección ha comunicado este viernes a los trabajadores que no cobrarán los objetivos y que los complementos salariales se congelarán

Francesc Gras

Whatsapp
Imagen de una de las protestas que los trabajadores llevaron a cabo en el Hospital Sant Joan hace justo un año. Foto: P.F.

Imagen de una de las protestas que los trabajadores llevaron a cabo en el Hospital Sant Joan hace justo un año. Foto: P.F.

La crisis en el Hospital de Reus está más acentuada que nunca. Ahora es el comité de empresa el que ha anunciado movilizaciones de protesta tras reunirse este viernes con la dirección del Sant Joan. Los trabajadores denuncian que la empresa quiere aplicar los «recortes más grandes de la historia de la sanidad». En un duro comunicado, la plantilla del centro asegura que «los trabajadores y la población somos espectadores de la mala gestión que está llevando al hospital a la ruina. Los responsables miran hacia otro lado mientras nos hundimos».

Según ha podido saber el Diari, la dirección del Hospital les ha anunciado que no cobrarán las retribuciones variables en función de los objetivos (DPO) que les adeudan de 2015 y 2016. De hecho, la propia concejal de Salut, Noemí Llauradó, ya anunció que éstas no se pagarían hasta que el centro estuviera en déficit. Pero a diferencia de aquella ocasión, la convulsa situación financiera del Sant Joan obliga a tomar medidas mucho más drásticas. Entre ellas está la congelación de los complementos salariales –antigüedad, plus de permanencia o carreras– como parte del plan de la empresa de descolgarse del convenio colectivo actual.

En estos momentos, las dos partes se encuentran en negociaciones abiertas para aprobar un nuevo convenio colectivo, prorrogado desde el pasado 31 de diciembre. Aquí también se avecinan posibles cambios. Sobre todo después de que los trabajadores hayan dejado claro que no darán un paso atrás en sus reivindicaciones.

Según estipula el Estatuto de los Trabajadores: «Transcurrido un año desde la denuncia del convenio colectivo sin que se haya acordado un nuevo convenio o dictado un laudo arbitral, aquel perderá salvo pacto en contrario, vigencia y se aplicará, si lo hubiere, el convenio colectivo de ámbito superior que fuera de aplicación». Cabe recordar que el Hospital de Reus tienen un convenio propio a diferencia de consorcios sanitarios como el de Sabadell o Terrassa, que se rigen por el convenio sectorial del SISCAT. El cambio llevaría consigo una importante pérdida de derechos laborales.

Los trabajadores también han denunciado que durante la reunión se les ha corroborado que el déficit al cierre de 2016 es de 8,4 millones de euros. Ésta cifra, tal y como adelantó este rotativo, deja el equipamiento hospitalario de nuevo al borde de su disolución. Para salir de ella, el centro podría tener que desviar unos tres millones de euros del fondo de reserva del Hospital de Móra d’Ebre, como ya hizo el año pasado, con la tormenta política y territorial que supondría. Otras opciones serían realizar esta maniobra contable con los fondos de reserva del Centre MQ o que el Hospital de Reus redujera su capital social.

La primera movilización de los trabajadores será el lunes, coincidiendo con la celebración del consejo de administración de la sociedad municipal. La segunda será el viernes en la plaza Mercadal. Y todo ellos sin olvidar que, en breve, presentarán una nueva demanda por el impago de las DPO.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También