Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La plaza Mercadal apuesta por la restauración

Las últimas aperturas han dejado de lado la vertiente comercial para dar paso a restaurantes. Estos ya son mayoría y superan la docena de locales en la plaza y su entorno más inmediato 

J. Salvat / F.Gras

Whatsapp
_AGP4265.jpg

_AGP4265.jpg

La plaza Mercadal, el centro neurálgico de la ciudad, continúa con la dinámica iniciada hace un tiempo y centra su actividad en la restauración. Las últimas aperturas que han tenido lugar han dejado de lado la vertiente más comercial para dar paso a restaurantes y otros comercios vinculados con la alimentación. Esto ha propiciado que el bullicio de gente en las terrazas y sus inmediaciones no se haya detenido. Y es que la plaza Mercadal ha vuelto a relanzar su dinamismo y vitalidad.


Los últimos ejemplos los encontramos con la firma Roslena, Gelato Rotolato o Sa Kika. Precisamente, éste último ha abierto puertas hace un mes escaso. Su propietario, Lluís Llauradó, que también regenta el restaurante Peixeteries, destaca el atractivo gastronómico que tiene el emplazamiento y su enclave como un sitio de paso para turistas y reusenses.  «En la ciudad se está haciendo un núcleo gastronómico que ayuda mucho al comercio porque entre ambos se complementan. La plaza Mercadal muestra una fotografía llena de vida, con las terrazas llenas y todas las actividades que se organizan».


A pesar de llevar poco tiempo con el negocio abierto, Lluís ya  estudia expandir el negocio cuando se le ofrezca la posibilidad de hacer con otro local que, eso sí, pueda tener terraza para contentar la ingente demanda que se produce a diario. Éste es un tema que ya ha generado más de un dolor de cabeza tanto a los restauradores como al propio Ayuntamiento de Reus, que en ocasiones tiene auténticos problemas para ofrecer espacio a todos los que lo solicitan. 

Desde Gelato Rotolato confirman que, más allá de estar presente en el Mercadal, lo más importante es disponer de terraza. «A nosotros nos ha salvado el turismo, tienen mucha más cultura del take away que los reusenses», apuntan, sin dejar de mencionar que una de estas terrazas puede tener un coste de unos 1.500€ al mes.

Todos estos últimos movimientos han propiciado que, en total, sean más de una docena los locales de restauración que están situados en la misma plaza o en el entorno más próximo. Y eso sin contar dos sonados cierres como son el restaurante Gaudir y el Cafè de Reus. 

779 licencias en la ciudad
Más allá de toda esta tendencia actual, en la plaza Mercadal existen locales con una tradición mucho más arraigada y que han sido los iniciadores. Entre estos se encuentran el restaurante Florida, quizás el más longevo de la ciudad, Casa Coder y, mucho más reciente, el Deu n’hi Do. 


Por otra parte, resulta importante destacar que la atracción que desprende la plaza Mercadal y la consolidación de la ciudad como referente gastronómico también se deja notar en el entorno más inmediato. Los principales casos se encuentran tanto en la plaza del Castell como en la zona del Pallol. Los últimos datos que se conocieron a principios de año calculaban que Reus cuenta con un total de 779 licencias de actividad de restaures y locales de ocio nocturno.

Temas

Comentarios

Lea También