Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La preinscripción deja a 78 familias sin la escuela elegida en primera opción

El PSC denuncia falta de planificación mientras el gobierno estudiará la posibilidad de crear un nuevo grupo de P3

Marc Càmara

Whatsapp
Solamente quedan 24 plazas libres para los alumnos que puedan llegar durante el curso, lo que se denomina ‘matrícula viva’. Foto: Alba Mariné

Solamente quedan 24 plazas libres para los alumnos que puedan llegar durante el curso, lo que se denomina ‘matrícula viva’. Foto: Alba Mariné

El PSC denunció ayer lo que considera mala planificación de la preinscripción escolar para el próximo curso, el 2018-2019. Según Andreu Martín, el portavoz socialista en el Ayuntamiento de Reus, hasta 78 familias no podrán llevar a sus hijos a la escuela escogida. Aún así, en el cómputo global sobran 24 plazas. Se han ofertado para el próximo curso 1073 y hay una demanda de 1049.

Dicen los socialistas que 11 centros educativos tienen más demanda que oferta. Se basan en cifras facilitadas por el gobierno municipal. Seis de dichos centros se encuentran en la zona suroeste de la ciudad. Martín asegura que la solución al desbarajuste que denuncia podría ser la apertura de un nuevo grupo en alguno de los centros escolares. 

El gobierno municipal ha confirmado al Diari la posibilidad que se abra un nuevo grupo de P3. Según fuentes consultadas por este rotativo, se trata solamente de una opción que «hay que seguir trabajando». Quien deberá tomar la decisión final es la mesa mixta que conforma el consistorio conjuntamente con la delegación de Ensenyament. 

«Sólo 24 plazas libres»
Los socialistas critican la planificación del gobierno municipal alrededor de la preinscripción escolar. Andreu Martín asegura que «es un debate suficientemente importante como para que el gobierno haga una acción comunicativa transparente». Se quejan de la falta de información. 

Para Martín, «es incomprensible que el gobierno, que tiene en su haber las cifras del padrón municipal», no haya calculado qué escuelas podrían sufrir una saturación durante la preinscripción.

Además, los socialistas critican que el margen para acoger nuevos alumnos durante el curso, 24, se ha reducido en demasía. «Estamos al límite», dice Martín, que pone dos ejemplos: «En Sant Bernat Calbó se han ofertado 22 plazas. Hay 21 nuevos alumnos en la zona que tienen hermanos en ese centro. Eso deja poco margen a las familias que no tienen a niños en las escuela. Aún así, se han inscrito 26 niños». Otro caso que expone Martín es el de la escuela Eduard Toda. «Hay también 22 plazas ofertadas. En este caso, hay 26 nuevos alumnos en la zona que tienen hermanos en el centro. Y hay 35 peticiones de plaza». 

Los socialistas arremeten contra el nuevo modelo municipal del 3+2, implantado en el curso 2012-2013. Según éste, las familias tienen como referencia a tres centros públicos y dos de concertados. «Un sistema que no ayuda», critican. 

Según Martín todo ello pone de manifiesto que «falta un grupo en la ciudad» aunque asegura que debe ser el gobierno quien decida donde debe situarlo.

Admite que no todo es posible y que hay centros que no están preparados para abrir una nueva línea pero critican que en los últimos siete años el gobierno haya cerrado 11 grupos en la ciudad. 

Fuera de contexto
Fuentes municipales consideran que las cifras utilizadas por el PSC están «sacadas de contexto», y que las definitivas se darán a conocer el próximo 11 de junio. 

Admiten desde el gobierno que los datos aportados por los socialistas fueron facilitados desde el Ayuntamiento, pero insisten en que «forman parte del proceso de la preinscripción» y que «falta el trabajo de la mesa mixta», que deberá producirse en los próximos días para redirigir a aquellos alumnos que no hayan podido acudir a la escuela que han seleccionado. 

Temas

Comentarios

Lea También