Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La presunta asesina de la mujer de El Morell, casada y con dos hijos

Trabaja en un negocio de Tarragona, pero aún se desconoce el motivo del crimen 

Jordi Cabré - Marc Càmara

Whatsapp
Imagen de la calle dels Pelleters del polígono Alba con el precinto de la Guàrdia Urbana de Reus. FOTO: Alfredo González

Imagen de la calle dels Pelleters del polígono Alba con el precinto de la Guàrdia Urbana de Reus. FOTO: Alfredo González

Poco después de las 17 horas de ayer viernes, un comunicado del TSJCat informaba que el magistrado del Juzgado de Instrucción número 4 de Reus había decretado prisión provisional y sin fianza para la vecina de Vila-seca «relacionada» con la muerte de Rosalia G.G., de 59 años y vecina de El Morell, que apareció muerta en la noche del pasado sábado.

El juez todavía no tiene claro si se le imputará un delito de homicidio o de asesinato a esta mujer y el comunicado oficial termina explicando que se dictaminará «a medida que avance la instrucción». Lo cierto es que la presunta autora de las heridas mortales a Rosalia ya ha dormido esta noche en el centro penitenciario de Mas d’Enric, que desde su puesta en marcha tiene un módulo de mujeres. Allí permanecerá hasta que se inicie el juicio oral.

Secreto de sumario

A pesar del desenlace de la detención de la presunta autora del crimen -el pasado martes- y su ingreso provisional a prisión -ayer-, siguen habiendo pocos datos que ayuden a entender qué ocurrió en la noche del pasado sábado en la calle Pelleters del polígono Alba de Reus. Sólo se confirmó que se había encontrado el cuerpo de Rosalía dentro de su vehículo, un Nissan Micra de color beige, con signos de violencia que confirmaría la autopsia el lunes. A partir de aquí, el secreto sumarial ha impedido descubrir otros detalles del caso. 

Y es que tras conocerse la detención de la vecina de Vila-seca, el martes entorno a las tres de la tarde, ningún dato se ha podido contrastar con los Mossos d’Esquadra, que han llevado la investigación de una forma hermética. El mismo martes por la noche, agentes del Àrea d’Investigació Criminal (AIC), con base en la comisaría de Campclar, se llevaron a la detenida a su casa de la calle de la Font para un registro.

Se buscaba el arma homicida, que a día de hoy, según algunas fuentes consultadas, todavía no estaría en manos de los Mossos. La hipótesis, según las heridas encontradas en la autopsia hablan de un objeto punzante y de escaso diámetro, donde las tijeras, las agujas de hacer punto, de ganchillo o peines con punta de metal podrían ser potencialmente válidos. Durante las más de dos horas en que los agentes autonómicos estuvieron en la vivienda de la calle de la Font se estuvo buscando el arma y el posible rastro de sangre que pudiera relacionarla con la víctima.

Además de la vivienda, el coche de la acusada -un turismo de color rojo- también ha sido registrado estos últimos días para seguir recopilando pruebas que certificaran la autoría de la detenida. Las pruebas recogidas no se han dado a conocer públicamente, aunque ayer formaban parte del informe policial presentado ante el juez de Reus.

La acusada está casada y es madre de dos hijos, han señalado fuentes vecinales. También apuntan que trabajaba en una estación de servicio de una localidad cercana a Vila-seca, donde reside, pero nadie puede explicar qué relación tenía con la víctima, una trabajadora de una empresa de mantenimiento de Reus.

Temas

Comentarios

Lea También