Más de Reus

La producción de avellana de Reus se vuelve a situar por debajo del 50% de lo que sería habitual

El año pasado, la cosecha representó un tercio respecto a 2019 y esta vez se sitúa en torno al 40%. La calidad es «muy buena» pero los payeses denuncian «precios por debajo de coste»

MONTSE PLANA

Whatsapp
La cosecha empezó a finales de agosto con las variedades más tempranas y se alargará hasta octubre. FOTO: ALBA MARINÉ

La cosecha empezó a finales de agosto con las variedades más tempranas y se alargará hasta octubre. FOTO: ALBA MARINÉ

La producción de avellanas es, por segundo año consecutivo, muy baja. «Representa un 40-45% de lo que vendría siendo habitual», cuenta el responsable nacional de fruta seca de Unió de Pagesos, Rafael Español. El sector se muestra preocupado, y es que a este factor se suma «el precio por debajo de coste», a 1,95 euros la libra para la avellana Negreta, según la hoja de cotizaciones de la Llotja de Reus del lunes. Con todo, los payeses se muestran preocupados por su futuro y alertan de que es insostenible.

La cosecha de 2019 se cerró con 11.567 toneladas en Catalunya (10.666 de ellas, en la provincia de Tarragona), mientras que 2020 fue un año anormalmente bajo, con 4.747 toneladas (3.857 en comarcas tarraconenses), prácticamente un tercio de la cosecha del año anterior y siendo la cifra más baja de, al menos, la última década. La preocupación ha llegado este año, ante las pocas avellanas producidas, aunque, eso sí, «de muy buena calidad y tamaño considerable», subrayan los payeses. «Esto funciona por ciclos y lo habitual es que un año la producción sea grande y que al siguiente sea floja. Lo que es raro es que la tónica sea la misma dos años seguidos», describe Jordi Mariné, payés de Riudoms.

¿Se podría tratar del cambio climático? «El avellano necesita horas de frío, y últimamente no se está produciendo, pero llega marzo y hay heladas tardías y esto perjudica la polinización», expone Español, por lo que el factor climático está jugando un papel importante en esta disminución de la producción. No obstante, la calidad es buena «porque no ha sido un verano especialmente caluroso, y el calor hace que la avellana sufra. Con las temperaturas de este año, el fruto es grande y gustoso», detalla.

Aunque la poca cantidad es un problema, «si nos pagaran bien, lo podríamos solventar de algún modo, e incluso se podrían buscar variedades que polinizan más tarde y que estas heladas tardías no influyeran. Pero el precio sigue siendo muy bajo, inferior a los costes, y este año se suma la subida del precio de la electricidad, el gasóleo... Pero a nosotros nos pagan los mismo», lamenta el responsable nacional de fruta seca de Unió de Pagesos.

El precio orientativo del producto es el que marca la Llotja de Reus y se trata de un consenso entre los operadores del sector. «Pero el problema es que son pocos los que compran grandes cantidades de avellana y compran a precio bajo ni que el producto que ofrecemos es de muy buena calidad», expone Mariné, que añade: «Mientras que en otros oficios quien ofrece es quien marca el precio, en el nuestro es al revés...». Por su parte, Español destaca que «lo primero que se necesita es una buena política agraria, una apuesta firme por el territorio y el kilómetro cero, pero se habla mucho, pero a la hora de la verdad nadie apuesta. ¿Por qué en países como Italia y Francia se están plantando avellanos y aquí cada vez hay menos?», se pregunta. Pone también como ejemplo que un kilo de avellanas con cáscara se paga a unos 2,5 euros, «pero en la tienda vale 10 euros. Los intermediarios son los que están haciendo negocio», lamenta.

Entre los precios bajos y la disminución de la producción –que habrá que ver si en los próximos años sigue a la baja o recupera niveles anteriores–, el sector alerta de la pérdida de payeses. «Los mayores se jubilan y los jóvenes no se incorporan», explica Mariné. Lo que sí destaca es que en los últimos años, y a raíz de la tendencia del ecologismo, algunos jóvenes se han animado, «pero son pocos». «Al final, con estas condiciones, se cargarán el sector y la avellana será importada», dice Español.

Temas

Comentarios

Lea También