Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La renovación de la plaza Antoni Correig de Reus lleva más de un año de retraso

Fue una de las propuestas ganadoras de los presupuestos participativos del 2019 con una inversión de 120.000 euros

Carmina Marsinach

Whatsapp
El parque de la plaza Antoni Correig ahora está cerrado al público para evitar la propagación del coronavirus. FOTO: Alba Mariné

El parque de la plaza Antoni Correig ahora está cerrado al público para evitar la propagación del coronavirus. FOTO: Alba Mariné

La renovación de la plaza Antoni Correig i Massó lleva más de un año de retraso. Fue la propuesta más votada de los presupuestos participativos del 2019 con 317 votos. 

Fue una propuesta conjunta de dos vecinos reusenses, Jordi Clua y Veronica Trevejo. Los impulsores expusieron la necesidad de mejorar la seguridad del parque infantil. Actualmente gran parte del suelo de la plaza es de tierra con piedras con continuos desniveles y un paso cimentado que provoca «continuos tropiezos», explica Clua, y señala que el suelo de la zona del parque infantil también es de tierra. 

Según Jordi, la estructura del parque infantil está «muy desgastada» debido al paso de los años y al uso diario de muchos niños.  Por las tardes, en la plaza Antoni Correig i Massó, podían llegar a reunirse más de un centenar de niños provenientes de las escuelas Pare Manyanet de Reus o la escuela Rosa Moles. 

La propuesta de estos dos vecinos contemplaba la instalación de un suelo de caucho en las zonas de juego, en una superficie aproximada de unos 500 m2 como medida de seguridad ante las posibles caídas de los más pequeños. Además, los impulsores sugirieron instalar un nuevo parque infantil para niños de 0 años ya que el actual no cuenta con elementos para los más pequeños. Además, nuevos balancines infantiles de muelle y un columpio que sea para niños de más de 3 años y otro para los más pequeños. Otros usuarios también habían reclamado en distintas ocasiones que se incluyeran paneles informativos que indicaran la edad de uso de cada elemento. 

Clua lamenta que después de más de un año de que la propuesta saliera elegida no se haya llevado a cabo y aún no haya ningún proyecto sobre la mesa. «Tuvieron todo el año para hacer la inversión con una partida que ya tenían aprobada, era un dinero destinado a eso (...), al paso que vamos no lo podremos disfrutar», dice este vecino reusense, que además no entiende por qué se han hecho algunas pequeñas mejoras en el parque durante el año si se tenía que hacer nuevo. 

Ultimando modificaciones 

El Ayuntamiento estaba concretando y modificando algunos aspectos de la propuesta realizada sobre la renovación de la plaza  Antoni Correig i Massó. Pero este no es el único proyecto que está por terminar. 
La creación de un parque familiar en el Roquís y la reubicación del transformador de la Immaculada, algunas de las propuestas ganadoras de los presupuestos participativos del 2018, que se tenían que llevar a cabo a principios de este año. Estaba previsto que las obras del parque del Roquís terminaran antes de este verano pero probablemente se retrasaran por la crisis provocada por el coronavirus. Y se estaban ultimando los detalles para culminar la reubicación del transformador del barrio de la Immaculada.

Por otra parte también se está redactando el proyecto de mejoras de La Palma y está en licitación el proyecto de revisión de calles y aceras para hacerlas accesibles. Dos propuestas ciudadanas que en este caso surgieron en 2019. 

Escalonar los presupuestos

El Ayuntamiento de Reus afirmó que los presupuestos participativos dejarían de ser anuales ya que no hay tiempo de ejecutar los proyectos en tan solo un año. Aun así, desde la concejalía de Participació aseguran que su continuidad está garantizada pero sin detallar la periodicidad. 

Temas

Comentarios

Lea También