Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

«La tecnología blockchain se está implantando ya, en cinco o diez años la veremos en muchas empresas»

Jordi Camós, consultor digital, apuesta por el blockchain. Cree que son el futuro pero que falta educación de los usuarios y simplificación por parte de las compañías

Carla Bergadà

Whatsapp
Jordi COmas participó en pasado miércoles en la Ficommerce. FOTO: Fabian Acidres

Jordi COmas participó en pasado miércoles en la Ficommerce. FOTO: Fabian Acidres

¿Qué es el blockchain?
Es una tecnología, un software, que desarrolló en 2008 Satoshi Nakamoto a partir de una criptomoneda, el bitcoin. 

¿Y una criptomoneda es...?
Es un objeto digital. Así como hay monedas en papel, las hay en formato digital; es una moneda digital.

¿Qué valor tiene un bitcoin?
Como con todo, el valor de las cosas depende del uso que se le de, de su necesidad. Si alguien no tiene sed, pagaría poco por una botella de agua, pero si está en medio del desierto, seguramente daría mucho más por la misma botella. En el caso de la moneda, su valor puede depender por ejemplo de si un Estado la reconoce o no. Si nadie la usa, terminará en cero. Ahora mismo, el bitcoin está aproximadamente alrededor de unos 4.560 euros. Llegó a tener una subida hasta los 20.000 euros. La actualidad tiene efecto en los inversores, en algún momento hubo noticias positivas que le dieron valor.

Hay países que confían en la moneda digital.
Sí, claro. Hay Estados y personas que la usan. Y no sólo confían en el bitcoin sino en la tecnología blockchain. Es decir, una cosa es la criptomoneda, que para mi hoy en día no es funcional como sistema de pago, nadie pagaría un café con bitcoins. Pero en cambio, como sistema de inversión, es una moneda que lleva diez años usándose y los gobiernos cada vez están más interesados en esta tecnología. Ahora mismo lo veo como un fondo de inversión, quien compra bitcoins espera que su valor se multiplique en el futuro.

¿En España se apuesta por esta tecnología?
En España hay un caso interesante: Alastria. Es una red blockchain privada que lo que intenta es aglutinar diferentes empresas para compartir datos certificados dentro de la cadena blockchain y a partir de aquí, consiguen que estén almacenadas de forma segura y descentralizada. O sea, en lugar de tener bases de datos individuales para cada compañía, lo que se consigue es un acuerdo entre empresas en las que hay datos que todas pueden usar porque han decidido compartir.

Y su uso aporta más seguridad a una empresa.
Y no sólo seguridad. Los principales beneficios son la seguridad y la transparencia. Por ejemplo, si hablamos de la administración de un país, los datos que ahora tiene están en una base de datos normal, quizás hasta anticuada. Si alguien entra, puede llegar a falsificarlas y, aunque hay copias de seguridad, no se restaurarían hasta que alguien se diese cuenta. En blockchain esto no podría pasar; sería una información que no se puede falsificar de ninguna manera. Y transparencia porque todos los usuarios que participan o que pueden tener información de esa blockchain pueden ver y comprobar los datos y documentos.

Para las personas, ¿qué beneficio tiene?
Exactamente los mismos. Mis datos están mucho más seguros que en una base de datos tradicional.

¿Qué inseguridades puede crear para un usuario la tecnología blockchain?
Muy pocas. Es un software que entró en funcionamiento hace una década y en todo este tiempo, excepto al inicio cuando se detectó un pequeño fallo, no ha habido ningún error. Como es código abierto, tiene miles de colaboradores que la cuidan y proponen mejoras constantemente. Si alguien lo detecta, se cambia; está en evolución.

Usando este software se eliminan los intermediarios.
Exacto. Y eso tiene su parte positiva y negativa. Por ejemplo, si llegas a un acuerdo para alquilar un piso, ya no necesitas una inmobiliaria. Sin blockchain, si hay alguna problemática, puede que nadie se haga cargo porque no se llegue a un acuerdo. Con el software todo quedaría grabado, cada acuerdo y cada pago, y todos podrían comprobar quién tiene la razón.

¿Cuál es su futuro?
Para mi, va a ir en aumento. Estamos en una etapa muy inicial, acaba de empezar. La tecnología blockchain se está implementando ahora, en cinco o diez años ya la veremos en muchas empresas, habrá cambios importantes.

¿La desconfianza podría frenar su avance?
Sí. Falta educación y que las empresas que usan la tecnología blockchain simplifiquen lo que ahora mismo es complejo. 

¿Hay alguna empresa española que ya esté usándolo?
Hay una que me llama especialmente la atención. Es un proyecto de un chico joven, se llama Shasta.world. Lo que busca es cambiar el mundo de las energéticas y lo que ha hecho es crear una aplicación con blockchain para que este sector sea más transparente. Es inicial, pero la tecnología blockchain ya la están implementando sectores como la banca o el sector seguros

EL PERFIL

Jordi Camós (www.jordicamos.cat) es fundador de la consultora digital The Digital Forest Company. Ayuda a las empresas a entender las posibilidades que ofrece el mundo digital en sus negocios  y a la formación de diferentes departamentos y equipos de trabajo alrededor de tendencias, herramientas y el impacto del digital dentro y fuera de las organizaciones. Además, es formador en la escuela de negocios ESIC, en el área de los programas relacionados con Digital. 
A lo largo de su carrera profesional ha trabajado para marcas como Ricoh, Grupo Godó, Salvat, RBA, Black&Decker, Almirall, Mutua dels Enginyers, F.C.Barcelona, Alfil Logistics y Fundación Exit y ha formado parte de equipos directivos de empresas como Mediaset, Antena 3, Grupo Godó, Grupo Joly, Ricoh, Black&Decker, Banc Sabadell y Andorra Telecom, entre otras compañías.

Temas

Comentarios

Lea También