Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La zona azul de Reus ha recuperado el 40% de su actividad durante la fase 2 de la desescalada

Durante el período de confinamiento la empresa Reus Mobilitat i Serveis ha dejado de ingresar 1,3 millones de euros de los parquímetros y los aparcamientos municipales 

C. Marsiñach

Whatsapp
Un hombre pagando el parquímetro de la zona azul correspondiente al Carrer Ample de Reus. FOTO: Alfredo González

Un hombre pagando el parquímetro de la zona azul correspondiente al Carrer Ample de Reus. FOTO: Alfredo González

La movilidad de Reus va recuperándose poco a poco después de casi dos meses de confinamiento. Desde el 11 de mayo hasta el día 25 de la fase 1, cuando la zona azul volvió a ser de pago y coincidiendo con la reapertura de los comercios, la actividad en la zona azul fue de un 30% en comparación a la movilidad que había antes del estado de alarma. Desde el día 25 de mayo, cuando el territorio pasó a fase 2, hasta el día de hoy la actividad ha pasado a ser del 40%.     

Para el Ayuntamiento de Reus estas cifras son un indicador de que la actividad económica de la ciudad «empieza a recuperarse». Según la presidenta de Reus Mobilitat i Serveis, Marina Berasategui, «la crisis económica y social a la que nos está llevando la crisis sanitaria será importante, pero la mejora de indicadores como los de los aparcamientos nos indica que la actividad económica de la ciudad empieza a recuperarse». 

La reducción de la movilidad a raíz de la pandemia está provocando una gran disminución de los ingresos en las arcas públicas. Dos días después de que se decretara el estado de alarma, el 16 de marzo Reus Mobilitat decretó la gratuidad todas las zonas azules y las áreas de aparcamiento reguladas con parquímetro de la ciudad. Con esta medida el consistorio ha dejado de ingresar durante el período de confinamiento de la pandemia, del 14 de marzo hasta el 11 de mayo, 1,3 millones de euros. Una tercera parte se ha dejado de ingresar por las zonas azules, en total 433.000 euors y dos terceras partes en los aparcamientos públicos de la red municipal, es decir, 867.000 euros. 

Berasategui señala que desde el Ayuntamiento han «hecho un gran esfuerzo económico, con una clara visión social, y en atención a la limitación de la movilidad de la ciudadanía durante el confinamiento decretado con el estado de alarma». La concejal pone de manifiesto que pese a la drástica reducción de la actividad de la empresa municipal, y en consecuencia de sus ingresos no se ha afectado a la plantilla de Reus Mobilitat: «Buena parte de la plantilla no pudo trabajar desde la declaración del estado de alarma. Sin embargo, desde el primer momento la empresa veló para garantizar la estabilidad de toda la plantilla y no aplicar ningún expediente de regulación temporal de empleo. Esto ha sido una prioridad para gobierno. Los servicios esenciales de la empresa han continuado a pleno rendimiento y todos los trabajos que se han podido hacer con teletrabajo no se han detenido, como la atención al cliente». 

La normalización de la movilidad tardará en llegar. Reus Mobilitat ha estimado que la disminución de ingresos en aparcamiento desde el 11 de mayo hasta el 31 de diciembre podría ser de 1,2 millones de euros. Y en total, calculan que la afectación del Covid-19 de los aparcamientos municipales durante todo el 2020 podría alcanzar los 2,5 millones de euros. Por ello, el Ayuntamiento ha pedido un préstamo a 5 años por el mismo importe de 2,5 millones para financiar la disminución y pérdida de ingresos. 

La presidenta de Reus Mobilitat señala que «la línea de financiación adicional tiene como objetivos mantener la plantilla de trabajadores, garantizar el nivel de prestación de servicios, y asegurar el pago de facturas a proveedores. A la vez, la disponibilidad financiera permitirá encarar lo que resta de 2020, y los años siguientes, con los planes de crecimiento y las inversiones previstas y consolidar los puestos de trabajo».

Discrepancias por la zona azul

Volver a pagar por la zona azul ha generado discrepancias entre los ciudadanos ya que muchos siguen teletrabajando y se han visto obligados a mover sus vehículos. Otros en cambio ven bien la medida para garantizar la rotación de vehículos en el centro aunque quizás habrían esperado a que se normalizara la situación. 

Temas

Comentarios

Lea También