Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reus Seguridad

Las cámaras de seguridad del barrio Sant Josep Obrer de Reus funcionarán en una semana

La instalación del sistema de videovigilancia ha empezado este lunes en la calle Mare de Déu de Puigcerver

Joan Morales

Whatsapp
Operarios trabajando este lunes en la instalación de las cámaras de seguridad del barrio Sant Josep Obrer. Foto. Alba Mariné

Operarios trabajando este lunes en la instalación de las cámaras de seguridad del barrio Sant Josep Obrer. Foto. Alba Mariné

Las tan esperadas cámaras de videovigilancia del barrio Sant Josep Obrer -al menos para muchos de sus vecinos que hace tiempo que vienen reclamando medidas para intentar frenar el incivismo y la delincuencia- empezarán a funcionar a principios del próximo mes de noviembre. Ayer mismo, los operarios empezaron a trabajar en la instalación de las cinco cámaras que estarán ubicadas en la calle Mare de Déu de Puigcerver y que estarán enfocadas a los cinco pasajes de la parte antigua del barrio: Mare de Déu de les Angustias, Mare de Déu de la Paloma, Mare de Déu de Guadalupe, Mare de Déu de la Cabeza y Mare de Déu del Saliente.

El Ayuntamiento de Reus adjudicó a la empresa Telnet Sistemas 2008 SL el contrato de suministro e instalación del servicio, unos trabajos que se prevé que estén finalizados esta misma semana para que las cámaras empiecen a funcionar la próxima.

El contrato se adjudicó por un importe de 43.747 euros, que incluyen tanto el suministro del material como la instalación y configuración del sistema, de acuerdo con la arquitectura propuesta y los requerimientos técnicos, compatibles con el sistema municipal de gestión de cámaras en la vía pública.

A seis u ocho metros de altura

Las cinco cámaras se ubicarán en un báculo que estará puesto, o en el alumbrado público (a seis metros de altura) o en nuevas columnas (ocho metros de altura) que se empezaron a instalar ayer. La distancia máxima que cubrirá cada cámara será de 100 metros en línea recta de cada uno de los cinco pasajes, garantizando el perfecto visionado y la identificación hasta esa distancia -prácticamente hasta el paseo de Mas Abelló- en condiciones de grandes contrastes lumínicos o de baja o nula luminosidad.

Las cinco cámaras estarán conectadas a otro equipo de telecomunicaciones que, a su vez, también estará conectado con la torre de telecomunicaciones de la Guàrdia Urbana de Reus, a través de un equipo sin hilos. Las cámaras grabarán las imágenes de forma local por un período corto, aunque la grabación y almacenaje a largo plazo (durante las 24 horas del día y hasta un máximo de 30 días y sin audio) -así como su visualización en la sala de control de la Guàrdia Urbana- se realizará a través del programa de videovigilancia del que ya dispone el consistorio reusense para la gestión de cámaras IP en la vía pública. Cabe recordar que el Ayuntamiento dispone de la autorización pertinente de la Comissió de Control de Dispositius de Videovigilància de Catalunya, y de la Direcció General de l’Administració de Seguretat del Departament d’Interior de la Generalitat de Catalunya, para la instalación y gestión del sistema de videovigilancia en la vía pública.

El barrio Sant Josep Ober, Mas Abelló y Mas Pellicer ha sufrido en las últimas semanas diferentes episodios de vandalismo, así como de intervenciones policiales contra el tráfico de drogas, por lo que los vecinos llevaban tiempo esperando la instalación de estas cámaras de seguridad.

Temas

Comentarios

Lea También