Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Las escuelas infantiles de Reus transforman los patios en espacios educativos

Se introducen objetos cotidianos y elementos naturales para fomentar la autonomía de los niños de 0 a 3 años

Montse Plana

Whatsapp
Imagen del patio reformado de la Escola Bressol La Ginesta. FOTO: Alba Mariné

Imagen del patio reformado de la Escola Bressol La Ginesta. FOTO: Alba Mariné

Reus ha empezado la transformación de los patios de las escuelas infantiles municipales en «jardines educativos», es decir, espacios pedagógicos que fomenten el aprendizaje. «La voluntad es romper con la barrera aula/hora del recreo», explica Núria Bruno,  técnica de educación del Ayuntamiento de Reus, que recuerda que todos los espacios son educativos. El objetivo es fomentar la autonomía de los niños de entre 0 y 3 años a través de «elementos neutros. Es decir, apostamos por reducir los juguetes e introducir objetos, como cajas, para que ellos mismos hagan propuestas de juego», añade Bruno, que subraya que se está pasando de un modelo en el que los maestros hacían propuestas a otro en el que pasan a ser observadores.

El proyecto incluye intervenciones en las seis escuelas infantiles municipales que hay en la capital del Baix Camp, con un presupuesto aproximado de 135.000 euros. Después que el año pasado se trabajase con el plan director, en los últimos meses se ha actuado en los primeros centros y, actualmente, en la Escola Bressol Municipal La Ginesta y en El Lligabosc los trabajos ya están finalizados. Según fuentes municipales, en breves se prevé empezar las obras en la EBM El Margalló y, en el resto de escuelas (L’Olivera y Montsant), el proyecto está redactado, a la espera de concretar los respectivos presupuestos. En el caso de la Escola Bressol El Marfull, se tendrá que hacer una modificación del proyecto.

En La Ginesta, la transformación del patio finalizó justo hace un mes y, en este corto plazo de tiempo, las maestras y educadoras ya han notado cambios de comportamiento. «Una de las primeras observaciones que hemos hecho es que hay menos ruido, en el sentido que se han reducido los conflictos entre los niños», señala la directora de la Escola Bressol La Ginesta, Natàlia Bley, lo que relaciona con la eliminación de ‘la hora del recreo’.  Como en el resto de escuelas infantiles municipales, el modelo educativo está cambiando a favor de un modelo más autónomo para los alumnos. «Ya no existe ‘la hora del recreo’, sino que la apuesta es que los niños y niñas escojan entre las distintas propuestas que hay. Por ejemplo, no se impone que se tiene que hacer pintura en un horario concreto, sino que las pinturas están disponibles durante dos o tres días. Así, se respetan los tiempos que cada alumno necesita», explica la técnica de educación Núria Bruno. 

En La Ginesta, su directora, Natàlia Bley, también explica los distintos usos que los más pequeños dan a los elementos neutros introducidos en el patio. «Una caja de frutas, un día la usan como si fueran un tren, y otro día, como un puesto de venta. Usan más la imaginación. Aunque, eso sí, no hemos eliminado del todo los juguetes. Tiene que ser algo progresivo», dice Bley.

En el caso concreto de La Ginesta, la intervención ha consistido en el aumento de zonas de sombra con pérgolas y arbolado, y nuevos espacios de juego, como un camino sensorial y areneros con distintas texturas. En cuanto a Lligabosc, con las obras también finalizadas, se ha ampliado el patio y se ha cerrado una terraza para el juego simbólico. Además, se ha colocado una pérgola sobre el arenero y se ha apostado por «naturalizar» el perímetro el sudoeste de la escuela.

En el resto de escuelas infantiles municipales de Reus se prevén actuaciones similares, con elementos que fomenten aspectos como «el juego, la descubierta y la movilidad», describe Núria Bruno.

Temas

Comentarios

Lea También