Las iniciativas LGTBIQ+ llegan a zonas rurales del Baix Camp

Prades acogió un concurso ‘drag’ este mes y Vinyols hizo difusión de un acto relacionado, dirigido a los jóvenes. El colectivo H2o valora como «clave» trabajar en red con los pueblos

CRISTINA VALLS

Whatsapp
Imagen de una acción reivindicativa del colectivo h2o, con sede en Reus. FOTO: CEDIDA/H20.

Imagen de una acción reivindicativa del colectivo h2o, con sede en Reus. FOTO: CEDIDA/H20.

La visibilidad de la perspectiva LGTBIQ+ va ganando terreno en el mundo rural. La presidenta del colectivo h2o –de gais, lesbianas, bisexuales y transexuales del Camp de Tarragona cuya sede está en Reus–, Berta Mascaró, explica que «la recepción de acciones y actividades que apoyan el colectivo nunca será la misma que la que observamos en las grandes ciudades como Barcelona; las grandes manifestaciones tienen poca representación y realizar una performance en lugares en los que, tal vez, la comprensión no se la misma es arriesgado».

Destaca, incluso, que «no sería lo mismo organizar un acto en un pueblo, pues a lo mejor tendría poca afluencia». Este rasgo –continua– hace que la mayoría de estas iniciativas, que pretenden normalizar otras realidades, identidades y orientaciones, tengan incidencia tan sólo los días clave o de carácter conmemorativo.

De hecho, hay que mencionar la realización del concurso drag Miss Trumfo 2021, a principios de este mes en el municipio de Prades, durante el puente de la Purísima. En este evento, la drag Gal·la Rouge –quien en 2020 recibió amenazadas por vestirse de drag queen– aseguró que se cumplía, además de un sueño propio, que se daba «un paso adelante»; que el pueblo avanzaba hacia una realidad más diversa.

También miembro de la Associació Ohana LGTBIQ+ Prades – de las pocas de esta naturaleza en el Baix Camp–, Rouge explica que son un altavoz en el pueblo y que su presencia es necesaria en el mundo rural. «Desde la asociación impulsora del concurso drag ya montamos actividades», expuso hace unos días la drag de Prades en el Diari.

«A raíz de la agresión sufrida por Gal·la pensamos que la iniciativa del concurso ayudaría a hacer visible el mundo drag, puesto que falta esta perspectiva respecto todos los género. Fue una grata sorpresa la buena acogida del evento y el pueblo es pionero en este aspecto. Estos actos son necesarios porque nos muestran un mundo desconocido para muchos», manifiesta, por su parte, la alcaldesa de la Vila Vermella, Lídia Bargas.En la misma línea, Mascaró explica que la situación transfóbica por la que tubo que pasar Gal·la trascendió a todos los niveles y tuvo mucha repercusión. «Hay que pensar que, asociaciones como Ohana, ponen en jaque la masculinidad hegemónica y a raíz de su situación se ha tomado consciencia. Seguimos trabajando en red con los pueblos, es la clave. Siempre decimos que nuestro objetivo es hacer de paraguas a entidades de nueva generación y que unidas siempre es más fácil», añade.

La virtualidad se queda corta

Las redes sociales han sido una herramienta que las ha ayudado mucho a difundir información y actividades, pero una vez más, la presidenta del colectivo h2o dice que «la virtualidad se nos queda corta, el activismo online cuesta mucho de llevar a cabo; nuestro trabajo está en las calles y se concentra, también, en Punt d’Atenció a la Diversitat Sexual (PADS) de Reus».

Este espacio está gestionado por la concejalía de Participació, Bon Govern i Serveis Generals del Ayuntamiento de Reus y cuenta con los profesionales del Casal de les Dones y el colectivo H2o. Señala que es importantísimo atender, sobre todo, a personas trans, que durante el confinamiento estuvieron muy «debilitadas y el volumen de agresiones aumentó». Como entidad también «atendemos a todas aquellas personas que lo necesiten y, además, realizamos grupos de apoyo para de jóvenes trans o de perfil LGTBI, entre otros», declara.

Recuerda, por otro lado, que desde la plataforma de h2o también «tenemos un programa de radio, El ram de l’aigua, que se puede escuchar en la radio online LANOVA Ràdio, para acercar este tema a más gente». También tienen una revista, Colors del territori, en la que junto a entidades del territorio, fuera del área metropolitana de Barcelona, abordan temas del colectivo de forma teórica y didáctica.

Vinyols i els Arcs ha apostado por difundir iniciativas LGTBIQ+ dirigidas a los jóvenes. «Nosotros publicitamos, a través de nuestras redes sociales, una charla virtual sobre disidencias en la ruralidad. Hay que plantar cara a la intolerancia, en 20 años el asunto ha cambiado, pero hay que seguir. Es necesario que Consell Comarcal y Diputació busquen complicidades con los pueblos para desarrollar iniciativas, cediendo espacios», valora el concejal de Joventut de Vinyols i els Arcs, Joan Viso.

Temas

Comentarios

Lea También