Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Las obras que duplicarán el espacio de la mezquita de Reus acabarán antes de verano

La nueva nave del polígono Granja Vila tendrá cinco aulas y una gran sala de actos para actividades complementarias

Carla Bergadà

Whatsapp
El local, con 610 metros cuadrados, se sumará al espacio del actual centro de culto As-Sunnah, con 645 metros cuadrados. FOTO: Fabián acidres

El local, con 610 metros cuadrados, se sumará al espacio del actual centro de culto As-Sunnah, con 645 metros cuadrados. FOTO: Fabián acidres

Tras conocer la apertura de una nueva mezquita en Reus, ubicada en el barrio Juroca, el Diari visitó las obras del otro centro de culto musulmán que existe en la ciudad. Hace casi un año que recibió la licencia de obras y estaba previsto que los trabajos terminaran este mes de marzo, pero la falta de fondos hará que la fecha se atrase al menos dos o tres meses.

La actual nave, propiedad de la Associació Islàmica i Cultural de Musulmans de Reus, tiene 645 metros cuadrados entre los que hay el espacio para rezar los hombres, el de las mujeres, un par de oficinas y una pequeña sala que usan para enseñar árabe. Con la ampliación, la entidad duplicará el espacio, y es que la nueva nave tendrá construidos 610 metros cuadrados. 

Ambos locales se comunicarán por una única puerta porque, según explicaba Farid Khattouti, el secretario de la junta de la asociación, tienen licencias de actividad diferentes. «A nivel económico y técnico es inasumible que los dos sean para culto, por lo que uno quedará como oratorio y en el otro edificio, todo lo demás», decía Khattouti. Es precisamente el aspecto económico el que obligará a retrasar el fin de las obras de ampliación. «La idea que teníamos era acabar en marzo pero el principal motivo de atraso es la recaudación de fondos. Está muy avanzado pero faltan los detalles». «Vamos recaudando sobre la marcha, los obreros no trabajan toda la semana. Lo que es seguro es que los talleres no empezaran hasta el próximo curso», detallaba el actual portavoz. Cabe recordar que la compra de la nave costó 400.000 euros a la Associació Islàmica i Cultural de Musulmans de Reus

Los detalles de la ampliación

La nueva nave tiene una puerta principal, una para el Banc d’Aliments —para atender al público sin necesidad de entrar—, la de emergencia y una que ya tenía el local. Al entrar al edificio, las escaleras y el ascensor están a la izquierda para subir a la planta de arriba, donde habrá cinco aulas. Y justo al lado, la entrada que conecta con la mezquita actual. Al acceder, a la derecha, hay la oficina para el Banc d’Aliments y a su lado, baños. Al fondo del pasillo hay una sala de actos enorme, tocando con una oficina.

La obra, que se está realizando a medías entre una constructora española y una árabe, sólo modificará el actual edificio del polígono Granja Vila con la nueva puerta de conexión entre ambas naves. La mezquita As-Sunnah se compró en 2008 y se inauguró, tras adaptarla, en diciembre de 2010. El local, según Khattouti, se les ha quedado pequeño. Los viernes al mediodía llegan a congregarse hasta 1.200 fieles en As-Sunnah, los fines de semana unos 700 y de lunes a viernes, pueden ser 300. «Necesitamos crecer porque aquí hacemos clases, charlas... todas las actividades complementarias. La ampliación será para eso, para los talleres complementarios», justificaba el portavoz.

Ahora mismo, las actividades se hacen en el altillo construido para que rezaran las mujeres o en la biblioteca, un pequeño espacio en la sala de culto. Por el momento, sólo hay clases de árabe y son los fines de semana pero la intención es que con el nuevo edificio llegue a impartirse catalán, castellano y otros tipos de talleres.

Hasta mitades de enero, Mohamed Said Badoui era el portavoz de la mezquita As-Sunnah. Por motivos personales, la cara visible del centro de culto cambiaba entonces y lo sustituía, provisionalmente, Farid Khattouti. Khattouti hace años que es el secretario de la junta. Él mismo aseguraba que están trabajando para encontrar a alguien que vuelva a ocupar el lugar de Said Baodui: «De hecho, podría ser que fuera él que volviese. Nos gustaría mucho».

«Muchos trabajamos y era difícil llegar a todo, por eso escogimos a una persona para que dedicara todo su tiempo a la relación con el exterior», recordaba el secretario. «No sólo se preocupaba del contacto con medios, también tenía relación con policía, asociaciones, Ayuntamiento...», insistía Farid Khattouti, que desde hace un par de meses tiene que compaginar su empleo con las funciones de portavoz.

Farid Khattouti dentro de la mezquita. FOTO: Fabián Acidres

Temas

Comentarios