Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Las ordenanzas fiscales de Reus se prorrogarán este lunes salvo un acuerdo 'in extremis' entre gobierno y oposición

El gobierno apura sus negociaciones con la oposición para intentar convocar un pleno que aprobaría el expediente

J.Morales/F.Gras

Whatsapp
Imagen de archivo de un pleno municipal de Reus. FOTO: PERE FERRÉ/DT

Imagen de archivo de un pleno municipal de Reus. FOTO: PERE FERRÉ/DT

Las ordenanzas fiscales de Reus serán prorrogadas este mismo lunes si el gobierno no consigue en estas escasas horas un acuerdo con la oposición que le permita convocar un pleno en el que se aprobaría el expediente de las tasas e impuestos locales para el próximo año. Desde que la CUP anunciase el pasado miércoles su voto negativo a la propuesta de ordenanzas realizada por el gobierno, las negociaciones se han mantenido con el objetivo de apurar las posibilidades hasta el último momento.

Cabe recordar que, a diferencia del año pasado, en las negociaciones de este año con el gobierno, la CUP ha puesto el listón mucho más alto en sus exigencias, seguramente por su anunciado descontento con el resultado de los acuerdos sobre los presupuestos de este curso. El principal grupo de la oposición quería, por ejemplo, eliminar la bonificación por el pago adelantado de los impuestos; aumentar al máximo el gravamen del IBI para grandes superficies comerciales, oficinas bancarias e inmobiliarias; o subir un 20% el impuesto para la compra-venta de inmuebles, entre otros puntos. Al final, en el preacuerdo con el gobierno que la asamblea rechazó, la CUP aceptaba un aumento del 2,5% del IBI general a toda la ciudadanía; bonificar las rentas más bajas en el pago adelantado de los tributos;o que el impuesto para la compra-venta de inmuebles subiera un 10% en un periodo corto de tiempo.

Respecto a las condiciones que la CUP ha puesto fuera de las ordenanzas propiamente dichas, éstas se han negociado sobre tres ejes: partidas sociales claras y definidas, internalización del servicio de recogida de basura y unos presupuestos que tengan en cuenta el proceso de independencia. Todas ellas, el servicio de la basura tiene listo un primer informe, han sido aceptadas por el gobierno municipal.

No obstante, uno de los puntos centrales de la discordia, o el principal, y en el que los cuapires han sido inflexibles es en no apoyar ni ordenanzas ni nuevos presupuestos «mientras hayan gerentes de la época de Innova», en referencia al actual gerente de Reus, Mobilitat i Serveis, Reus Transport y Redessa, Josep Maria Adserà. En este sentido, el concejal de Hisenda recordó que ya está en marcha un proceso de reordenación empresarial para terminar con la antigua estructura de holding. Es más, el gobierno ya estaría trabajando en la eliminación de la figura de gerencia jurídica, la cual afecta a Adserà.

Por lo que respecta al resto de la oposición, todos los partidos han mostrado estos días su voto contrario a las ordenanzas fiscales. El PSC ha dejado claro que ellos no tienen nada que negociar con el gobierno y ha criticado que éste «haya dejado la ciudad en manos de la CUP».

Por su parte, el PP ha afirmado que votará en contra porque «la eliminación del IBI del Hospital es innegociable», mientras que C’s sólo estaría dispuesto a negociar si «el gobierno da un giro político, abandonado iniciativas y medidas separatistas».

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También