Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Las paradas y la frecuencia del bus urbano en los polígonos de Reus, insuficientes

El transporte público sólo llega a tres de las quince zonas industriales y los horarios no encajan con el de las empresas

Montse Plana

Whatsapp
Cuatro usuarios subiendo, ayer a la una del mediodía, al autobús que da servicio a la zona de AgroReus.  FOTO: alfredo gonzález

Cuatro usuarios subiendo, ayer a la una del mediodía, al autobús que da servicio a la zona de AgroReus. FOTO: alfredo gonzález

AgroReus, Mas de les Ànimes y Tecnoparc son los únicos polígonos de Reus en los que el bus urbano da servicio. Aunque estas zonas son las que albergan un mayor número de empresas (únicamente AgroReus acoge el 45% del total), en la ciudad hay quince polígonos, así que hay doce que no disponen de transporte público. «No todos los trabajadores tienen coche particular y, ante esta situación, muchos se ven obligados a compartir vehículo privado. Pero no tendría que ser así. El transporte público debería llegar a todas las zonas», denuncia el presidente de la Associació de Polígons Industrials de Reus (APIR), Gerard Pagès. 

Las únicas líneas que llegan a los polígonos de la ciudad son la L50 (Reus-Tecnoparc-Aeropuerto) y  la L30 y 31 (Oques-Pelai-AgroReus). En el resto de zonas, no existen paradas, «lo que perjudica a sus empresas», añade Pagès. Además, desde APIR también se subraya que las frecuencias son insuficientes. En las distintas empresas, las horas de entrada por la mañana son entre las seis y las nueve, mientras que al mediodía, los trabajadores salen entre la una y las tres y, por la tarde, a las 15 h, las 18 h y las 19 h, según el turno, según detalla Gerard Pagès.

Teniendo en cuenta estos horarios, se detectan carencias en las frecuencias de las líneas que llegan a AgroReus, Mas de les Ànimes y Tecnoparc. La línea L31, por ejemplo, tiene nueve paradas y llega a la zona de AgroReus y Mas de les Ànimes a las 5.55 h, 6.22 h, 6.47 h y 8.42 h, «pero es a las ocho de la mañana cuando la mayoría de gente entra a trabajar. Además, los horarios son muy justos y, si hay únicamente un par de minutos de retraso, los trabajadores llegan tarde», detalla el presidente de la Assocaició de Polígons Industrials de Reus. A continuación, no hay más autobuses hasta las 13.05 h y 15.30 h. «¿Y los que terminan a las dos del mediodía?», se pregunta Pagès. Des de las tres y media, no hay más transporte público hasta las 18.05 y las 19.05 horas.

Las frecuencias mejoran en la línea L50, que une la estación de Renfe con el Aeropuerto, pasando por Tecnoparc, donde hay tres paradas (Fira de Reus, Tecnoparc y avenida de Tarragona). El primer bus llega a las 7.50 h y hay en todas las horas hasta las ocho de la tarde. 

Pocos usuarios

Como detalla el presidente de APIR, Gerard Pagès, «con las actuales frecuencias, que hay poca y, encima, no encajan del todo con los horarios de las empresas, mucha gente no puede hacer uso del transporte público». Justo ayer a la una del mediodía, hora punta en la que muchos trabajadores salen de las empresas para ir a comer, prácticamente no había usuarios esperando en las nueve paradas de bus que hay a lo largo de las calles de Ignasi Iglésias, Víctor Català y Recasens i Mercadé, en el polígono AgroReus. Únicamente en una marquesina de la calle de Víctor Català había cuatro usuarios esperando a que llegase el autobús urbano para dirigirse hacia el centro de Reus. Francesc e Ivan explicaban que, en su caso, los horarios eran adecuados. «Por la mañana, cogemos, en la parada de las Oques, el bus para poder entrar a trabajar a las nueve. Salimos a la una del mediodía, así que pase uno a las 13.05 h nos va perfecto», explicaban.

Mònica, otra usuaria habitual del bus urbano, señalaba que, en su caso, el problema lo tenía por la tarde. «Salgo de trabajar a las 19.30 h, pero siempre tengo que irme antes y dirigirme corriendo hasta el Estadi Municipal de Reus, porque a esas horas el bus ya no entra en el polígono...», se quejaba. Mònica también explicaba que, por la mañana, había problemas de espacio. «A las ocho, que es hora punta, ponen un minibus. Mucha gente se queda de pie porque no hay sitio para sentarse», decía ayer esta usuaria. Francesc e Ivan puntualizaron rápido: «Pero este miércoles, por primera vez, ha venido uno de los nuevos buses de la flota municipal, que son muy espaciosos».

Más allá de estos usuarios, en el resto de paradas de AgroReus no había nadie esperando el bus. «Si la frecuencia no es buena, la gente se ve obligada a buscar otras opciones», se lamenta desde APIR.

Temas

Comentarios

Lea También