Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Las rebajas arrancan en Reus con más turistas

El comercio local detecta un aumento de clientes extranjeros, sobre todo procedentes del centro de Europa. Los rusos se asoman de nuevo

Mònica Just

Whatsapp
El comercio Ferreres de la calle Llovera ha detectado un aumento del cliente extranjero. Foto: Alfredo González

El comercio Ferreres de la calle Llovera ha detectado un aumento del cliente extranjero. Foto: Alfredo González

Optimismo para algunos. Decepción para otros. Pese a que la perspectiva generalizada es de un inicio similar al del año pasado, las rebajas han arrancado de forma irregular en el comercio del centro de Reus. En el eje Llovera- Monterols, el primer fin de semana se respiró un ambiente que se tradujo en las primeras compras de la campaña. Muchas, de clientes locales. Pero también de extranjeros. Igual que en la zona de El Pallol. El turismo ruso se asoma de nuevo. Y el francés, y el británico, y el Holandés. Las primeras impresiones son positivas. «Ha venido mucho cliente extranjero, sobre todo de los países de Centroeuropa», asegura el presidente de la Unió de Botiguers de Reus, Àlfred Pitarch. «Ahora falta ver si el movimiento de estos días se mantiene durante el verano», añade. 

 

En el centro comercial La Fira tienen una percepción similar respecto al turismo. Han detectado un incremento destacado de cliente procedente de otros países. Y en sus comercios empieza a verse mucho visitante ruso.

Primeros días de rebajas
El comercio Ferreres de la calle Llovera ha detectado un aumento del cliente extranjero. Foto: Alfredo González

Una visión que comparten desde uno de los comercios más jóvenes de la ciudad, la tienda Luz Mariel de la calle Llovera. «Vienen muchos turistas. Y estamos  contentos de estos primeros días», explica María del Prado Rodríguez. En su caso, puede decirse que prácticamente se han estrenado en rebajas. La tienda abrió hace un par de semanas, en un local donde hasta hace poco había una tienda de complementos. Pero los nuevos inquilinos tienen buenas sensaciones. «Sí que es cierto que ofrecemos productos a precios competitivos. Pero ha venido mucha gente. Visitantes rusos, franceses, y cliente local», apunta Rodríguez.

En la misma calle Llovera está la zapatería Ferreres, que hace unos meses inició una nueva etapa. Una etapa completamente renovada. Antes estaba en el arrabal Martí Folguera. Allí no hay tanto movimiento como en su ubicación actual, que es una zona más de paso. «Los primeros días siempre son fuertes. El sábado fue muy bien. El domingo, ya no tanto. Pero más o menos ha ido como el año pasado», explica la encargada, Noemí Pérez. También han detectado una presencia destacada de clientes extranjeros.

El eje Llovera- Monterols es donde se ha concentrado más movimiento en los primeros días de las rebajas de verano

Inicio pesimista

En el arrabal de Jesús, las primeras impresiones son más pesimistas. Mònica Cànovas, propietaria de la tienda de moda infantil Xocolat, lamenta que «llevamos una década aquí y ha sido el peor arranque de rebajas de todos estos años». Explica que ha habido poco movimiento y que, si bien abrieron el sábado, el domingo optaron por cerrar y dedicar sus esfuerzos a la feria que había en Cambrils. «Aquí no valía la pena. Fue un desastre. Quizás porque prácticamente se han cargado las rebajas y ya se han hecho todos los descuentos habidos y por haber. No lo sé. Pero muy flojo», añade Cànovas.

Una opinión que comparten en la tienda que hay justo al lado, 9noventay9. Cristina, responsable del establecimiento, señala que, a nivel de ventas, fueron mucho mejor los últimos días de mayo que el inicio de las rebajas. «Esta calle no tiene tanto movimiento como otras. Pero va a rachas. Cada día es distinto», añade.

Centro comercial La Fira
Imagen de una de las plantas La Fira Centre Comercial, que arrancó las rebajas el sábado. Foto: Cedida

En La Fira lamentan que empezar en sábado no jugó a su favor. Aunque varias cadenas y comercios empezaron el viernes, allí lo hicieron al día siguiente. «Es un día en que las ventas ya funcionan de forma habitual. Arrancar las rebajas en sábado revienta un poco las expectativas», apuntan.

Temas

Comentarios

Lea También