Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Las terrazas de los bares de Reus deberán cerrar antes

Entre semana podrán abrir hasta la 1 de la madrugrada. Hasta las 2 de jueves a sábado

Marc Càmara

Whatsapp
Una de las terrazas con más afluencia en el centro, la del Déu ni Do! en el Mercadal  FOTO: Alfredo González

Una de las terrazas con más afluencia en el centro, la del Déu ni Do! en el Mercadal FOTO: Alfredo González

El Ayuntamiento de Reus anunció ayer los nuevos horarios de las terrazas de los bares de la ciudad. Según explicaron Montserrat Caelles, concejal de Comerç, y Joaquim Enrech, de Seguretat Ciutadana, los bares y restaurantes podrán servir consumiciones hasta la 1 de la madrugada entre semana, y hasta las 2 de jueves a sábado, además de las vigilias de festivos

El objetivo de la nueva regulación es garantizar el descanso de los vecinos. El Ayuntamiento ha abierto una treintena de expedientes sancionadores en los últimos tres años por incumplimiento de la ordenanza de terrazas y las molestias ocasionadas a los ciudadanos. En 2015 se abrieron 14; en 2016, 4; en 2017, 13; y en lo que llevamos de 2018 se ha abierto uno. 

Aun así, el Ayuntamiento emprendió un proceso de negociación con los responsables de los bares con terraza para proponer una reducción del horario. La primera propuesta sobre la mesa del consistorio era que las terrazas cerrasen a las 00.30h entre semana, y a la 01.00h los fines de semana y los festivos

«No es natural que un establecimiento que ofrece servicio de bar y restaurante en una terraza deba cerrarla a la 1 de la  madrugada», opina Sergi Garcia, del Restaurante Koop Too, ubicado en la Plaça del Castell. Una afirmación que comparten sus compañeros en el sector de la restauración. Por ello, decidieron negociar un horario que permitiese más flexibilidad

Negociación con éxito

Dos responsables de locales en el centro fueron los encargados de dirigir las negociaciones con el Ayuntamiento. Son Rodrigo Garibotti, del Déu ni Do!, y Raúl Juárez, del Green Dog. Garibotti asegura que «tuvimos que hablar con el Ayuntamiento para redefinir los horarios». Asegura que está conforme en que se regule el horario de las terrazas. 

Y es que existía, hasta el día de hoy, dos varas de medir para los distintos locales con terraza de la ciudad. Aquellas licencias otorgadas después de 2016 tenían permiso para abrir hasta las 2.30h entre semana, y hasta las 3.00h los jueves, viernes y sábados. «Quisimos ampliar el número de mesas y nos aplicaron la ordenanza de 2016», explica Rodrigo Garibotti. 

Raúl Juárez, considera que «está bien que esté regulado y que en el sector vayamos todos a la par». Asegura que en la Plaça del Castell, los propietarios estan concienciados con el descanso vecinal.  En el centro, lejos del Castell, algunos restauradores, que no quieren hacer pública su identidad, aseguran que hay locales que «ponen más mesas de las permitidas» o que cierran a deshora. Por ello, aseguran que «hemos pagado justos por pecadores». 

Los concejales de Comerç y Seguretat Ciutadana, aseguraron ayer que la medida es un «acuerdo fruto del consenso y de diversas reuniones con el sector» y que la única voluntad «es garantizar el descanso de los vecinos»

Temas

Comentarios

Lea También