Más de Reus

Les Palmeres, la única urbanización de Reus sin bus ni previsiones de que llegue

En barrios periféricos, como Sant Joan y Mas Carpa, tienen el servicio a la carta desde hace años

MONTSE PLANA

Whatsapp
La parada de bus en la urbanización Sant Joan. El autocar de la L50 se acerca a la urbanización si algún vecino lo pide. FOTO: ALBA MARINÉ

La parada de bus en la urbanización Sant Joan. El autocar de la L50 se acerca a la urbanización si algún vecino lo pide. FOTO: ALBA MARINÉ

Vivir en una urbanización tiene sus pros y sus contras. Entre las ventajas, la tranquilidad que ofrece estar alejado de la ciudad, entre sus desventajas, que suelen tener un déficit en cuestión de conectividad con el centro urbano, lo que obliga a sus vecinos a desplazarse en vehículo privado.

El Diari ha repasado en qué situación se encuentran las distintas urbanizaciones de Reus y el resultado es que Les Palmeres es la que tiene una situación más crítica. A unos cuatro kilómetros del centro de la capital del Baix Camp, el bus urbano no ofrece en esta zona su servicio, a pesar de que los vecinos hace años que lo reclaman. El caso opuesto es El Pinar, donde da servicio la línea L33 (Oques-El Pinar), con seis buses de ida y seis de vuelta entre las siete y media de la mañana y las nueve de la noche entre semana; y cuatro buses más los festivos y fines de semana. En el caso de la urbanización Sant Joan y Mas Carpa, desde hace ya unos años se instauró el servicio de bus a la carta: el autocar sólo se acerca a la zona si algún vecino avisa desde la parada, pulsando un botón.

«Pero en Les Palmeres no hay manera. Estamos ya cansados de reclamar el servicio, y no avanzamos. El Ayuntamiento ya lo sabe, pero de momento, nada», explica el presidente de la asociación vecinal, Marcos Massó, quien ya se muestra cansado de que no se dé respuesta a esta reclamación ya endémica. Desde el consistorio, se admite que Reus Transport es consciente de esta larga reivindicación. A pesar de ello, se señala que «con las características del servicio actual, no es posible llegar a la zona de Aigüesverds». Por su parte, Massó añade: «No sé si es rentable o no, pero la cuestión es que se trata de un servicio que se tiene que ofrecer a toda la ciudad. Y la realidad es que somos el único punto de Reus donde no llega el bus urbano». La puerta parece que está cerrada, o al menos de momento. Y es que fuentes municipales consultadas añaden que «tan pronto como sea posible ampliar el servicio, se estudiará de nuevo llegar hasta la urbanización», a lo que Marcos Massó recuerda que «es una reclamación que hacen los vecinos» y propone la opción de que una misma línea dé servicio a Les Palmeres y a Blancafort. En este último caso, cabe recordar que la semana pasada el Diari recogía la impaciencia de los vecinos de esta zona para que empiece la construcción del esperado carril bici y la acera que en un futuro tienen que unir la urbanización con el núcleo urbano de Reus con un tramo que comprendería entre la rotonda de acceso a la T-11 y el Club Tennis Monterols.

En cuanto a las urbanizaciones Sant Joan y Mas Carpa, años atrás también estaban desconectadas del centro de Reus en cuestión de transporte público, pero actualmente, ambas disponen de lo que se conoce como bus a la carta. En ambos casos, los vecinos se muestras satisfechos con la solución adoptada. «Inicialmente, incluso teníamos que travesar la vía por un paso a nivel. Después ya hicieron el puente y esto ya lo cambió todo», recuerdan Antonio y Salvador, dos vecinos de la urbanización Sant Joan. Destacan la gran tranquilidad que tienen en la urbanización y la buena conectividad. «Se llega bien al centro andando», señalan. Ellos no son usuarios del bus, pero destacan que los vecinos están contentos con el servicio, que entró en funcionamiento en marzo de 2018. La L50 (Reus-Aeroport) es la línea que llega hasta el barrio.

En el caso de Mas Carpa, el presidente de la asociación vecinal, Gabriel Ruiz, también se muestra satisfecho con el bus a la carta, aunque considera que sería positivo ganar en frecuencias. En cuestión de conectividad, recuerda que están pendientes de que se materialice la pacificación de la avenida Tarragona. El objetivo es que los vecinos puedan llegar de forma segura hasta la zona del Tecnoparc, «porque actualmente los coches van a mucha velocidad y cualquier día puede haber una desgracia». Confían que el proyecto se incluya en los presupuestos del año que viene.

Temas

Comentarios

Lea También