Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

'Llevo una prótesis de Traiber y desde hace diez años sufro dolores'

Paqui fue intervenida en 2005 en el Hospital Sant Joan. Un año después empezaron las molestias y en 2012 fue reoperada
Whatsapp
Paqui, de 55 años, fue operada en el año 2005 en el Hospital Sant Joan de Reus.  Foto: Alba Mariné

Paqui, de 55 años, fue operada en el año 2005 en el Hospital Sant Joan de Reus. Foto: Alba Mariné

Desde 2005 y hasta principios de noviembre de 2014 un total de 1.524 pacientes fueron operados para implantarles prótesis de la empresa reusense Traiber. Paqui de 55 años es una de estas personas. Fue intervenida quirúrgicamente el 27 de enero de 2005 para implantarle una prótesis en la cadera izquierda. «Me dijeron que los productos de Traiber eran de los mejores del sector», asegura esta paciente.

La operación salió bien, pero los problemas de esta reunsense empezaron al año, cuando comenzó a sentir dolor. «Desde hace diez años sufro dolores, lo que me impide tener una vida normal», explica Paqui. Las molestias con la prótesis han desencadenado en años y años de pruebas para averiguar la causa de estas molestias. «Pasaron seis años hasta que el 7 de febrero de 2012 me reoperaron. Lo que hicieron fue sustituir una parte de la prótesis, concretamente el cotilo, por otra pieza. En cambio todavía llevo implantado el vástago de la prótesis de Traiber», explica la paciente. A pesar de esta segunda intervención, esta reusense asegura que las molestias no han cesado, y que durante todo este tiempo ha seguido sometiéndose a pruebas para encontrar una solución a su problema. «Mi dolor se centra en la movilidad, sólo puedo caminar distancias cortas y desde hace años utilizo muletas», explica Paqui, quien añade que «los problemas con la prótesis han derivado en otras molestias en la espalda y la rodilla».

En cualquier caso, la vida de Paqui no es la misma. Desde el año 2008 esta reusense de 55 años tiene reconocida una minusvalía, que inicialmente fue del 33% y que hoy en día es del 36%. Su vida profesional también ha cambiado en esta última década y desde hace ocho meses se encuentra de baja. «Trabajo en el sector de la limpieza pero las molestias con la prótesis me impiden seguir trabajando», asegura.

 

Dudas razonables

Después de tantos años, las dudas sobre la calidad de la prótesis acechan a esta paciente después de enterarse a través de los medios de comunicación de que el gerente de la empresa Traiber, Luís Márquez, está imputado por un delito contra la salud pública, entre otras imputaciones. Y es que según recoge el auto del juez Diego Álvarez de Juan, magistrado que instruye el caso Innova, «algunas de las prótesis, incluso colocadas en pacientes, serían prótesis de baja calidad, con fallas en las condiciones higiénicas de su producción, así como la alteración de los precintos de caducidad de las mismas». Paqui asegura que «en todos estos años nadie del Hospital Sant Joan me ha confirmado que el implante esté caducado o sea de baja calidad». Al respecto, el centro sanitario defendió el domingo, a través de un comunicado, que «siempre se han adquirido e implantado prótesis con marcaje de la Unión Europea y autorizadas por el Ministerio de Sanidad».

 

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También