Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Llorens (CUP Reus): «Tenemos suficiente fuerza para interpelar a ERC»

La CUP pierde la mitad de concejales, quedándose únicamente con tres, pero subrayan que su proyecto está «consolidado»

Montse Plana

Whatsapp
La CUP intentó disimular una noche que fue amarga. FOTO: Alba Mariné

La CUP intentó disimular una noche que fue amarga. FOTO: Alba Mariné

La CUP no podía disimular su decepción. Han perdido la mitad de votos respeto los comicios de 2015: de seis a únicamente tres, con 3.760 votos (3.000 menos que hace cuatro años). Las pasadas municipales fueron excepcionalmente buenas para los cupaires, y la misma Marta Llorens era consciente de esto. «Somos realistas y sabemos que los seis concejales fueron consecuencia de un coyuntura», haciendo referencia al caso Innova, lo que les benefició con unos resultados muy buenos. Aun así, se veía en las caras de los simpatizantes, reunidos ayer en el Casal Despertaferro, que la caída de votos representaba un golpe duro. «Tenemos que levantarnos...», decían algunos cuando el escrutinio ya superaba el 90% y la ‘fiesta’ ya empezaba a diluirse.

Los resultados no son los deseados, esto es evidente. De hecho, para los cupaires, quedarse con dos concejales hubiera sido una «injusticia», en palabras de Marta Llorens. Esta fue la cifra que, durante parte de la noche, persiguió la CUP de Reus. Representaba una fuerte caída. Finalmente, Ciutadans perdía un concejal en beneficio de la CUP, que consiguió sumar tres, lo que hizo que la bajada fuera menos pesada. 
En este sentido, la cabeza de lista Marta Llorens se mostraba ayer positiva. «Los 3.000 votos consolidan nuestro proyecto», aseguraba. Han perdido la mitad de votos respeto 2015. No obstante, la líder de la CUP de Reus considera que el grupo tiene la suficiente fuerza para seguir interpelando Esquerra Republicana, «que decidan qué quieren hacer, si seguir apoyando a Junts per Reus o cambiar el rumbo», decía ayer Llorens.

Aun así, los cupaires no pueden esconder que han perdido el gran papel de fuerza opositora, de la que, hasta hace poco disponían. A la espera de ver cómo queda el equipo de gobierno, la CUP deja de ser la segunda fuerza del consistorio reusense y se sitúa en quinta posición, por detrás del PSC y de Ciutadans y únicamente por encima de Ara Reus.

Las caras de decepción se hacían evidentes en el Casal Despertaferro, desde donde la CUP siguió una noche electoral que fue más bien amarga, aunque se quiso disimular en un ambiente entre distendido y tenso. La gente aún cenaba cuando ya eran prácticamente las doce de la noche, hora en la que muchos ya se disponían para marcharse.

Temas

Comentarios

Lea También