Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Lorena Santiago: «Siempre da miedo salir de la zona de confort»

La reusense forma parte del elenco del musical ‘A Chorus Line’, de Antonio Banderas, y se encontraba de gira antes de la cuarentena

Sílvia Fornós

Whatsapp
Imagen de la bailarina y actriz reusense Lorena Santiago Aran. Foto: Cedida

Imagen de la bailarina y actriz reusense Lorena Santiago Aran. Foto: Cedida

La bailarina y actriz Lorena Santiago Aran (Reus, 1992) es un ejemplo de constancia, esfuerzo y talento que le han abierto las puertas del musical Rouge Fantastic Love, en el teatro Apolo de Barcelona; la obra de texto Y no quedará ninguno de Agatha Christie, bajo la dirección de Ricard Reguant; o el ‘dinner show’ Zuu (Hotel Sofía Barcelona). También ha realizado varios trabajos como bailarina para empresas de eventos de Barcelona y como bailarina y actriz durante una temporada de verano en Cueva Santa, un ‘dinner show’ de un restaurante de Ibiza. Si bien, entre sus proyectos recientes destaca el musical A Chorus Line, codirigido y protagonizado por el actor Antonio Banderas, y en el que interpreta el personaje de Judy Turner. Aunque la crisis sanitaria frenó la temporada del espectáculo, que bajó el telón, la reusense sigue preparándose para afrontar la ‘nueva normalidad’.

¿Cuándo y cómo surgió su interés por la danza?
Mi interés por la danza empezó desde que era muy pequeña. Empecé a bailar cuando tenía cinco años, cuando mi madre me apuntó a l’Escola de Dansa del Centre de Lectura de Reus, ya que todo el día bailaba por casa. Siempre me ha apasionado el mundo del espectáculo.

¿Qué recuerdos tiene de la época en el Centre de Lectura?
Tengo muchos recuerdos de aquella época, porque fue una época de crecimiento, tanto en el ámbito profesional como personal. La escuela fue mi segunda ‘casa’, durante casi toda mi infancia y adolescencia. Me pasaba muchas horas ensayando y haciendo formación de diferentes disciplinas. Las cosas que principalmente me enseñaron fueron la constancia, la disciplina y el esfuerzo, que son las condiciones fundamentales para cualquier bailarín.

«La época en l’Escola de Dansa del Centre de Lectura fue de crecimiento, tanto en el ámbito profesional como personal»

Continuó su formación en varios centros de Barcelona, como l’Escola d’Arts escèniques de Coco Comin. 
La experiencia en Barcelona fue muy enriquecedora, aunque también muy dura los primeros meses. Siempre da miedo salir de la ‘zona de confort’, por miedo al fracaso o a que las cosas no salgan como esperabas. Pero crecí muchísimo en aquel momento. Barcelona me recibió con los brazos abiertos, con mil oportunidades para aprender en todos los aspectos, grandes escuelas como la Coco Comin o el Som-hi Dansa me impulsaron a empezar a prepararme para castings para posibles proyectos profesionales.

¿Cómo surgió la oportunidad de incorporarse al reparto de ‘A Chorus Line’?
La oportunidad surgió cuando vi por las redes sociales que se hacía el casting y decidí enviar mi currículum y fotos para ver si había posibilidad de presentarme. Una vez me confirmaron que sí, me preparé una canción que pedían para la prueba de canto y cuando llegó el día fui a realizar la audición. Fue un proceso de casting muy intenso, emotivo y poco común. 
Una vez pasamos la primera fase de canto y danza, realizamos un tipo de workshop de los personajes que nos daban, que después teníamos que defender haciendo el casting. En estos workshops, que hicimos con Antonio Banderas y la Bayoork Lee, nos preguntaron cosas sobre nuestra vida, como éramos, a qué nos dedicábamos, etc. Esto normalmente no pasa nunca en un casting. 
Por este motivo, fue tan especial este proyecto desde que empezaron las audiciones. Una vez realizados los workshops, seguimos con las audiciones hasta la final, que se realizaron en Málaga. Todavía recuerdo cuando me llamaron para decirme que estaba dentro del musical y además, era titular de uno de los personajes, parecía un sueño hecho realidad.

Experiencia
Todos los proyectos le han aportado «nuevas experiencias, personas muy especiales que son buenas amistades y aprendizaje».

¿Cómo fueron los ‘workshops’?
Me ayudaron muchísimo a entender cada personaje y así, en el momento de la audición, poder defenderlos de la mejor manera. Finalmente, me escogieron para el personaje de Judy Turner.

¿Cómo es el personaje?
Creo que es un personaje especial por la ternura que transmite en algunos momentos. Es una chica nerviosa, espontánea, alocada y muy despistada. No tiene filtro para decir lo que piensa, lo dice y se queda tan ancha. Tiene pequeñas intervenciones a lo largo de todo el musical, además de su monólogo y canción. Le tengo mucho cariño.

Comparte espectáculo con el asistente de dirección musical Pau Baiges. 
Es un descubrimiento maravilloso. Pau ha sido más que un compañero en esta producción, se ha convertido en un buen amigo. Saber que es de Cambrils y yo de Reus, fue un hecho que nos hizo mucha ilusión y nos unió mucho. Es divertido, muy trabajador, atento y muy profesional. Siempre me ha ayudado muchísimo, a mí y a todos mis compañeros con el tema musical, y desde el primer día de ensayos. Es una persona que transmite confianza y buena armonía.

«Es una situación nueva para todos y el sector cultural será de los últimos en volver a la normalidad»

A nivel profesional, ¿cómo le ha afectado el confinamiento? 
Me ha afectado al 100%, ya que no se puede hacer teatro musical desde casa. El musical donde estaba actualmente, A Chorus Line bajó el telón, igual que todos los demás musicales y obras de teatro que estaban en cartelera. Es una situación nueva para todos y para todos los sectores, pero el sector cultural es uno de los más afectados y será de los últimos en volver a la normalidad. 

¿Cómo sigue manteniendo su preparación?
Normalmente, intento hacer mínimo 3 o 4 días a la semana del entrenamiento que hacíamos en la producción A Chorus Line , para no perder la forma física, además de hacer yoga, estiramientos y algunas clases dirigidas de danza. 

«Recuerdo cuando me llamaron para decirme que estaba dentro del musical y además era titular de uno de los personajes. Parecía un sueño hecho realidad»

Entonces, ¿cómo es su día a día?
Mi día a día es una montaña rusa. Es una situación tan nueva y única para todo el mundo que no sabes cuál es la mejor manera de afrontarla, cada día es diferente. Por esta razón, intento escucharme mucho y hacer lo que siento en cada momento. Desde la primera semana de confinamiento, intenté ponerme unos hábitos y objetivos semanales para no caer en la monotonía y la dejadez. Aunque no nos engañemos, hay días que es complicado dada la situación. Estoy leyendo mucho, tomo el sol, hago yoga, clases dirigidas de danza y canto y medicación. Dedico tiempo también a hacer cosas que hacía mucho tiempo que no hacía y nunca encontraba tiempo para hacer, como escribir, pintar muebles de casa, hacer manualidades, etc. 

¿Qué proyectos de futuro tiene?
En principio, una vez acabe el confinamiento, reincorporarme a la producción del Teatre del Soho con el musical de A Chorus Line y seguir la gira que teníamos prevista. Por otro lado, seguir mejorando las diferentes disciplinas, sobre todo el canto y la interpretación. Además, me llama mucho la atención el tema del cine, así que también tengo presente la posibilidad de irme un tiempo a Madrid y hacer algún curso de interpretación. 

Temas

Comentarios

Lea También