Reus Vía pública

Los adoquines se marchan de tres calles de Reus

Se están eliminando de las calles de Santa Helena, Miró y Verge Maria. Con la reforma, estos tres viales serán asfaltados

M. PLANA

Whatsapp
Los operarios trabajando en el cruce entre las calles Verge María y Santa Helena, esta semana. FOTO: A. G.

Los operarios trabajando en el cruce entre las calles Verge María y Santa Helena, esta semana. FOTO: A. G.

Las obras de reforma de las calles Santa Helena, Miró y Verge Maria –adyacentes a la calle Ample– se han iniciado y los adoquines han empezado a desaparecer del último vestigio que quedaba en esta zona de Reus. Cuando los trabajos terminen, quedarán en apenas media docena de puntos de la ciudad, como Sant Francesc o Alt del Carme, pero la tendencia es a desaparecer y que queden sólo dos vestigios: calle Nolla y el Passeig Misericòrdia. Al menos esta es la previsión del consistorio, que pretende dejar un par de calles adoquinadas como muestra del empedrado que se expandió especialmente a partir del siglo XIX y que se dejó de usar el siglo pasado con la llegada de los coches.

En verano, ya se empezaron a realizar trabajos en la zona, pero en aquel momento la intervención respondía a la mejora de la red de aguas. Ahora, ya se están levantando totalmente las tres calles afectadas. En Santa Helena, los adoquines ya son historia, y se está trabajando también en la calle de la Verge Maria y en la calle de Miró, aunque en estos casos el adoquinado todavía es visible. Una vez se hayan eliminado totalmente, se pasará a crear una base de hormigón y pavimento asfáltico, aprovechando para ensanchar también las aceras y, así, ganar en comodidad para los peatones.

El objetivo es seguir con el mismo modelo ya implantado en las calles adyacentes. Y es que cabe recordar que antiguamente todas eran de adoquines y, con el tiempo, han ido modernizándose, sustituyendo los adoquines por asfalto. La actuación también servirá para eliminar barreras arquitectónicas y hay la intención de eliminar los aparcamientos en superficie que había en estas tres calles hasta el momento. Con todo, las calles serán de plataforma única, priorizando el paso de transeúntes. El sentido de circulación se mantendrá en los tres viales.

Casi 300.000 euros

La actuación tiene un presupuesto de proyecto de 299.210,48 euros y cuenta con una subvención de la Diputació de Tarragona de 179.526,25 euros, en el marco de la convocatoria PAM 2020-2023. El presupuesto restante lo aportan el Ayuntamiento (77.794,75 euros) y los propietarios de los inmuebles de las calles afectadas a través de contribuciones especiales (41.889,48 euros).

Con esta reforma que se está ahora ejecutando, se da continuidad a los trabajos que se han ido realizando entre las calles Ample y Prat de la Riba. Por parte de los vecinos, cabe recordar que muchos de ellos están de acuerdo en que estas tres calles es necesaria la intervención, ganando en comodidad con el asfalto. Y es que los coches generan mucho ruido al pasar por encima de adoquines. Aun así, las contribuciones especiales han generado rechazo, y es que recuerda que «ya pagamos impuestos».

Temas

Comentarios

Lea También