Más de Reus

Reus Infraestructuras

Los barrios Gaudí y Mas Abelló siguen sin pantallas acústicas junto a las vías

Se trata de una reclamación histórica. Hay vecinos que se han acostumbrado, pero se quiere seguir reclamándolo

M. P.

Whatsapp
La calle de Lleó XIII, en Mas Abelló, justo al lado de la vía del tren. No hay pantallas acústicas y, por ahora, tampoco tiene previsiones. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZUNA PARTE DE LA VALLA QUE LIMITA LAS VÍAS DEL TREN EN MAS ABELLÓ ESTÁ ROTA Y ES FÁCIL DE ACCEDER Y SOBREPASAR. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

La calle de Lleó XIII, en Mas Abelló, justo al lado de la vía del tren. No hay pantallas acústicas y, por ahora, tampoco tiene previsiones. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZUNA PARTE DE LA VALLA QUE LIMITA LAS VÍAS DEL TREN EN MAS ABELLÓ ESTÁ ROTA Y ES FÁCIL DE ACCEDER Y SOBREPASAR. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

«Hace muchos años que reclamamos pantallas acústicas junto a las vías de tren, pero sin resultado. Seguimos en ello...». Así lo explica la presidenta del barrio Gaudí, Maria del Mar Escoda, situación que se repite en Mas Abelló, donde reducir el ruido de los trenes al pasar es una cuestión histórica, «pero no sabemos nada al respecto», cuenta por su lado la presidenta de la asociación vecinal de Mas Abelló, Esperanza Galindo.

En el caso del barrio Gaudí, las viviendas más cercanas a la vía del tren son las ubicadas en la calle de Cervantes, la avenida del Comerç (justo detrás de la estación de trenes) y la avenida de Saragossa. En la zona de Jardins de Reus, un tramo de la calle Fuster Valldeperes vuelve a acercarse a las vías, mientras que en Mas Abelló, la calle de Lleó XIII es la más afectada, con al menos una decena de viviendas a primera línea. «Hace años que se habla de poner pantallas acústicas, pero no se ha hecho nada», comentan tres vecinas de la zona que pasean justo por la calle de Lleó XIII. Mientras hablan, pasa un tren. Se hace un momento un silencio para dejar pasar el convoy, y cuando cesa el ruido, prosiguen la conversación: «Pero ya estamos acostumbradas a esto», explican, a pesar que viven con este ruido a diario.

En la calle del lado, en el Passatge Mare de Déu dels Desemparats, otro vecino relata que «cuando pasa según qué tren, parece esto un terremoto. Es exagerado». Pero es consciente que «cuando vinimos a vivir aquí, la vía ya estaba...». Vería correcto poner pantallas acústicas, aunque apuesta también para que se haga un buen mantenimiento de los trenes, «porque algunos parece que tengan las ruedas cuadradas», bromea. Este vecino señala que algunas viviendas de la calle de Lleó XIII presentan grietas, que serían resultado de las vibraciones de los trenes. Lo que sí valora es que años atrás se reclamó que se vallara toda la parte de vía que da al barrio «por seguridad, para que no se colaran los críos». Recuerda que se les hizo caso y se pusieron vallas en todo el perímetro. A pesar de todo, justo en la esquina entre la calle de Lleó XIII y el Passatge Mare de Déu dels Desemparats, un trozo de valla está rota y la gente puede acceder con total facilidad a las vías.

En el caso del barrio Gaudí, la presidenta vecinal, Maria del Mar Escoda, cuenta que siguen batallando para conseguir las pantallas acústicas. No obstante, ahora todos los esfuerzos están puestos en la futura mejora del puente de Adif, el que da entrada al barrio desde la avenida dels Països Catalans. «Nunca nos han planteado la instalación de pantallas acústicas en relación al proyecto de mejora del puente, pero sí que es una cuestión en la que estamos incidiendo y lo seguiremos haciendo», cuenta Escoda. En el caso del barrio Gaudí, no consta que haya viviendas con grietas, pero sí que genera molestias entre los vecinos que viven cerca y es por ello que desde la asociación de vecinos se tiene en cuenta con el fin de que Adif acabe instalando estos protectores.

También en relación al tren, el barrio Gaudí está pendiente de que próximamente se hagan, de una vez por todas, las obras de mejora del puente de Adif. El principal problema son las filtraciones de agua. Y es que cuando llueve, se llena de charcos y esto degrada los materiales. De hecho, se han producido desprendimientos en alguna ocasión fruto del mal estado en el que se encuentra la infraestructura.

Por su lado, fuentes municipales consultadas explican que se prevé que en breves se liciten las obras de remodelación, después que Adif haya ya aprobado la autorización. Pero Escoda recuerda que, ahora mismo, lo esencial es la parte de los trabajos que corresponde al Administrador de Infraestructuras Ferroviarias: «Queremos que primero se solucionen las filtraciones, y después, que se remodele». Se trataría de una inversión de unos 575.500 euros, que dotará el puente de carriles bici, pasos de cebra elevados, más iluminación y paneles reductores de velocidad.

Temas

Comentarios

Lea También