Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los barrios Sol i Vista e Immaculada de Reus exigen retomar el Pla de Barris este año

El Ayuntamiento está redactando un nuevo proyecto. Los vecinos quieren consensuar las obras e iniciar algunas en los próximos meses

S.Fornós

Whatsapp
El barrio Immaculada quiere que en el futuro proyecto se incluya la reforma del Barranc del Pedret. Foto: A. M.

El barrio Immaculada quiere que en el futuro proyecto se incluya la reforma del Barranc del Pedret. Foto: A. M.

Preocupación y expectación. Con estas dos impresiones conviven los vecinos de los barrios Sol i Vista e Immaculada, después de que el Ayuntamiento de Reus anunciara, a principios de este año, que había solicitado una prórroga excepcional de 4 años (hasta el 31 de diciembre de 2019) para ejecutar el Pla de Barris.

«Este retraso alarga la intranquilidad de los vecinos, porque no sabemos que quieren hacer. Lo único que conocemos es que el nuevo plan no será tan ambicioso como el primero, porque no hay dinero», explica la presidenta de la AVV del Barri Immaculada, Esperanza. La misma opinión comparte la dirigente vecinal del barrio Sol i Vista, Anna Belén, quien destaca que «por nuestra parte ya hemos expresado nuestra voluntad de participar en la redacción del nuevo plan, para evitar una confrontación como en la primera fase. El resultado tiene que ser un proyecto que una y que no separe».

En este sentido, ambos barrios consideran «primordial» iniciar algunas actuaciones en lo que queda de año. «Ver los primeros trabajos nos daría tranquilidad, y si no fuera posible lo que pedimos es que nos expliquen las intenciones reales, para evitar que el plan nos llegue sentenciado y aprobado como la primera vez», reclama Esperanza.

El recuerdo de la expropiación

Y es que todavía recuerdan la ‘angustia’ que sufrieron hace seis años, cuando algunos de los vecinos estuvieron a las puertas de perder sus casas a raíz de las expropiaciones. «No queremos que dejen a la gente tirada. Porque en el barrio la mayoría de vecinos son personas mayores con pensiones de 300 euros. No se les puede quitar la casa y obligarles a hipotecarse para tener una vivienda», explica la presidenta de la AVV del Barri Sol i Vista.

Peticiones

A la espera de conocer todos los detalles del futuro Pla de Barris, desde el barrio Immaculada apuntan cuales son las principales necesidades de los vecinos. «Lo que queremos es que se reformen las calles que quedaron pendientes en la primera fase y que finalmente se abra todo el barrio», explica Esperanza. A la lista de peticiones hay que sumar, según la presidenta, «acabar de acondicionar el Barranc del Pedret, crear más espacios verdes así como apostar por promocionar comercialmente el barrio, ya que se ha quedado sin tiendas y los vecinos tenemos que desplazarnos hasta el centro para hacer la compra».

Esperanza también pide que se incluyan otras actuaciones, que en este caso afectarían a la zona del barrio que está más cerca de la avenida Països Catalans. «Tenemos problemas con algunos solares de propiedad privada que están abandonados, como el que hay en la calle Mare de Déu del Pilar. Si los dueños cedieran su propiedad al Ayuntamiento podríamos realizar otras mejoras», señala la presidenta de la AVV del Barri Immaculada.

Desde el barrio Sol i Vista Anna Belén enumera que «todavía hay muchas calles por asfaltar y hay que crear más zonas verdes. Además también tenemos problemas de suministros». Después de estas intervenciones, la dirigente vecinal apunta que una de las demandas del barrio es «la creación de un pequeño pabellón». «Este espacio mejoraría la cohesión social entre los vecinos», apunta Anna Belén.

Proyecto ‘modesto’

Lo único seguro por ahora es que el Ayuntamiento está trabajando en un nuevo proyecto. De hecho el Pla d’Inversions previsto para este año contempla una partida para la realización de un estudio que analice la nueva dimensión del proyecto y lo adapte. «La nueva propuesta tendrá que ser validada por el pleno del Ayuntamiento y la Generalitat de Catalunya. Es necesario repensar el proyecto, con un plan de acción adaptado a la realidad, más reducido y asumible», aseguran desde el consistorio

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También