Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los comercios de Reus cierran un verano de ventas 'muy flojo'

Con la campaña 'Botigues al carre', el tejido comercial de Reus ofrece sus últimas gangas y deja atrás una temporada con turistas rusos y franceses con muy pocas ganas de consumir
Whatsapp
La calle Major engalanada ofrecía diferentes gangas en sus mostradores. Foto: Alba Mariné

La calle Major engalanada ofrecía diferentes gangas en sus mostradores. Foto: Alba Mariné

Al mal tiempo buena cara. O así lo intentan vivir los comercios de Reus que a pesar de estar a punto de cerrar una temporada de verano comercial ‘muy floja’, con palabras de la presidenta del Tomb de Reus, Gemma Molner, sale a la calle con su mejor sonrisa, como lo ha hecho durante los últimos 14 años con la campaña las ‘Botigues al carrer’.

Rebajas de esta temporada, saldos de años atrás... Gangas que los consumidores ya esperan encontrar entre los mostradores que los 105 comercios participantes han instalado en las calles más céntricas de la ciudad desde ayer hasta mañana. «Se trata de una acción muy consolidada con el objetivo de que el cliente pueda encontrar el remate final de cualquier producto», asegura Molner.

 

Un descenso previsible

Esta campaña cierra un verano del que los comerciantes no salen muy contentos y que lo empezaron con mucha cautela, una precaución que les ha permitido no sufrir un descenso tan importante como el año pasado que cifraron las pérdidas en un 20%. «Ya nos habían advertido que este verano habría una bajada de turistas rusos y con previsión no hemos comprado tantos productos como años anteriores», comentaba Ernest Juncosa, presidente de Unió de Botiguers de Reus. Una situación que les ha amortiguado el golpe.

Y es que los comercios encargan sus productos con un año y medio de antelación, pero, a pesar de ello, desde el Tomb de Reus se asegura que este verano «el visitante no ha sido gastador», decía Molner. «El turismo no ha ayudado mucho y el cliente de Reus y de las comarcas tampoco, así que la recuperación económica de la que nos están hablando no la hemos notado», añadía.

Juncosa, por su parte, no es tan pesimista, y asegura que «el descenso de ventas lo han compensado con el turismo nacional y europeo. «Incluso hemos experimentado una ligera subida de un 2%, respecto el año pasado lo que le lleva a calificar esta temporada veraniega como «plana». Sin altos ni bajos. Pero sin buenas noticias. El presidente de Unió de Botiguers no se cansa de asegurar que la clave del verano radica en la calidad de los turistas que visitan nuestro territorio. «Tenemos que apostar por el turismo familiar que busque cultura y compras y no ceñirse únicamente en llenar camas», puntualizaba Juncosa. Cabe recordar que el año pasado, Reus Promoció situó la bajada del turismo ruso en un 26%, respecto el 2013.

 

El comprador despistado

Dejando atrás el verano, la iniciativa ‘Botigues al carrer’, ha despistado a más de un comprador que esperaba encontrar las tiendas en la calle un día antes. «El año pasado empezamos en miércoles y no se porqué cambian las cosas cuando funcionan», comentaba Anna Margalef, una dependienta de la zapatería Bastida. Eso mismo opinaba María que iba acompañada de su hija de cinco años. «Ayer salimos si encontrábamos unos zapatos rebajados y nuestra sorpresa fue que las tienda aún no habían salido a la calle».

De hecho, el sector textil y de zapatos son las estrellas de la iniciativa. «La gente sale expresamente para venir a comprar a los tenderetes», aseguraba Maria Álvarez, dependienta de Vives. Esta zapatería de la calle Monterols con la campaña ‘Botigues al carrer’ del verano pasado llegaron a vender alrededor de 80 pares pero aseguran que la campaña realmente fuerte la viven en invierno que vendieron más de un centenar. Una opinión que también comparten otros comercios que añaden que durante el día de ayer «sólo se vendía el carro de 10 euros, mientras que los de 20 y 29 ya cuestan más», confirmaba una dependienta de la tienda de ropa Accala. «En invierno vendemos muchos más», añadía. «Nos va de perlas para sacarnos saldos de temporadas pasadas», comentaba Álvarez. Estos comercios son ya unos históricos de la campaña. Participan desde sus inicios y contrastan con otros establecimientos comerciales que se han instalado a Reus en los últimos seis meses. Este es el caso de la tienda de moda Sayan que se ha adherido a la acción comercial para promocionar el establecimiento. «Participamos para darnos a conocer y todo lo que ofrecemos es ropa de temporada», comentaba la propietaria Carolina Muñoz.

 

De la calle Galera nació todo

Esta campaña comercial nació en la calle Galera donde un grupo de comerciantes quiso traer a Reus una iniciativa que ya se organizaba en otras ciudades . Empezó como una acción para los establecimientos de la calle pero vieron el potencial y se extendió a todas las arterias comerciales. De hecho, el año que viene cumple 15 años.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También