Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los disfraces de Carnaval a medida pierden peso por la crisis económica

Modistas y tiendas de tela han notado en los últimos años que las 'collas' prefieren comprar la ropa hecha para ahorrarse dinero
Whatsapp
En Montse Modista tienen trabajo estos días, aunque la mayoría es de retoques de disfraces ya hechos. Foto: Alfredo González

En Montse Modista tienen trabajo estos días, aunque la mayoría es de retoques de disfraces ya hechos. Foto: Alfredo González

Modistas y comercios de venta de textiles siguen siendo dos de los sectores que más se benefician de la celebración del Carnaval de Reus, aunque en los últimos años han notado un cambio de tendencia debido, en gran parte, a la crisis económica. La época de los grandes disfraces hechos a medida ha quedado atrás desde hace unos seis años y ahora las ‘collas’ prefieren comprarse el vestido de Carnaval ya confeccionado para, de esta manera, ahorrarse algo de dinero.

Montse Pascual, propietaria del negocio Montse Modista, explica que «hace unos seis años, muchas ‘collas’ competían para ver quién llevaba el mejor vestido de Carnaval. Personalmente trabajaba para unas seis ‘collas’ en la confección de la ropa. Ahora, en general, prefieren comprarse el vestido ya hecho, bien a través de Internet o en tiendas y así ahorrarse un dinero que después se pueden gastar en la fiesta». De esta forma, el volumen de trabajo de las modistas de cara a Carnaval ha disminuido ya que en la actualidad se limita a «hacer los retoques a estos disfraces que ya se han comprado. Algunas personas tienen que arreglárselo o prefieren ‘tuneárselo’, por lo que necesitan de una modista. También trabajo para algún particular que prefiere un disfraz a medida», comenta Montse.

El ahorro económico es importante en casos de familias donde todos sus miembros se disfrazan y participan en la rúa con una ‘colla’. Un vestido de Carnaval hecho a medida por una modista puede costar entre 70 y 80 euros, mientras que por 25 0 30 euros pueden encontrarse disfraces ya hechos.

En este sentido, Montse Pascual recuerda que «hace años conocía a familias de cuatro miembros que se preferían gastarse el dinero en el Carnaval antes que en unas vacaciones. Ahora, si pueden arreglarse con 50 euros lo hacen». No obstante, esta modista recuerda que «la calidad de los vestidos se ha resentido. No es lo mismo un traje confeccionado a medida, con ropa de calidad, que muchos de los disfraces que se venden por Internet, que son de muy mala calidad».

Uno de los negocios clásicos del Carnaval de Reus es El Barato, donde no sólo se vende tela para confeccionar disfraces, sino también que también cuenta con un catálogo con unos 600 modelos diferentes, además de complementos. Josep Maria Casas, propietario del centenario establecimiento, coinciden con Montse Pascual en que «antes, casi todas las ‘collas’ se compraban la ropa y se hacían el disfraz a medida, mientras que ahora muchas lo compran ya hecho. Es cierto que es más barato, pero también corren el riesgo de que el vestido no sea exclusivo. Además, y aunque nosotros siempre contamos de más a la hora de hacer previsiones, también pueden encontrarse con el problema de que el disfraz se haya acabado».

Respecto a los precios, en El Barato un disfraz a medida pueda costar a partir de unos 45 euros, mientras que ya hecho, desde unos 25 o 30 euros.

Josep Maria Casas también reconoce que ésta es la época del año con más trabajo, aunque aclara que «es un movimiento muy prolongado, ya que las ‘collas’ empiezan a venir a partir de agosto y, una vez acabado el Carnaval de Reus, también tenemos trabajo con el de otros carnavales de diferentes localidades».

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También