Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los estudiantes de la URV entran en campaña

Crónica. Los futuros comunicadores resolvieron con éxito el reto de organizar un debate que evidenció las grandes discrepancias de los partidos de Reus entorno a la sanidad

Francesc Gras

Whatsapp
El Centre de Lectura acogió ayer por la tarde el debate a siete organizado por los estudiantes de la URV. FOTO: alba mariné

El Centre de Lectura acogió ayer por la tarde el debate a siete organizado por los estudiantes de la URV. FOTO: alba mariné

Los estudiantes de Comunicación Audiovisual y Periodismo de la URV acabaron ayer con la etiqueta (injusta) de que los jóvenes de hoy en día no tienen motivaciones ni inquietudes. Ellos solos se ‘montaron’ unas prácticas curriculares de nivel: Un debate electoral a siete con los partidos que tienen representación en el Ayuntamiento de Reus. Una tarea resuelta con éxito a pesar de las enormes dificultades que entrañan este tipo de actos en medio de una campaña electoral. 

Y es que pasados los saludos iniciales, ninguno de los alcaldables se tomó el acto como unas prácticas. Defendieron sus propuestas, se interpelaron y pelearon por los tiempos de intervención desde el primer momento (de hecho se quedaron bloques por tratar). El 26-M está cerca, y los interrogantes que plantean las urnas no dejan margen a la relajación ni a la posibilidad de convencer alguno de los posibles indecisos.

El tema que abrió el debate fue, lógicamente, la universidad. En este punto se visualizó un gran distanciamiento entre los planteamientos de Junts per Reus y la mayoría del resto de formaciones. Sobre todo en lo referente al anuncio lanzado el fin de semana por el alcalde y alcaldable Carles Pellicer, ayer ausente en el debate, de ampliar la comunidad universitaria. 

«No queremos más universidades en Reus, sino reclamar a la Generalitat que los estudiantes no dejen de estudiar porque no pueden pagarse la carrera», afirmó la cabeza de lista de la CUP, Marta Llorens, una idea en consonancia con la que defendió después su homóloga del PP Dolors Compte, presente ayer en sustitución de Sebastià Domènech. 

Pero el tema estrella y el que más discrepancias levantó fue el referente al Hospital Sant Joan. El alcaldable de Ara Reus, Dani Rubio, fue el más incisivo, directo y el que más insistentemente buscó el cuerpo a cuerpo con el resto de fuerzas. En referencia al Sant Joan criticó la política llevada a cabo por sus socios de gobierno, ERC, asegurando que tendrían que haber entregado las llaves del centro hospitalario a la Generalitat tras registrar el primer déficit. «No tendríamos que haber permitido que nos volasen 18 millones pagando causas de disolución y a costa de los trabajadores». 

Por su parte, el líder del PSC, Andreu Martín, también criticó que el gobierno municipal haya «renunciado a liderar la región metropolitana sanitaria», si bien reconoció que los tiempos actuales «quizás no hacen viable la titularidad del hospital». La alcaldable republicana y concejal de Salut, Noemí Llauradó, defendió la  gestión realizada estos años y manifestó que la entrada de la Generalitat no elimina la competencia municipal en materia sanitaria. 

Vivienda social y cultura

Las intervenciones y réplicas en materia sanitaria provocaron que el tiempo para tratar los otros puntos se acortara. Una situación que los moderadores del debate achacaron a las largas intervenciones, que superaron con creces el tiempo estipulado. 

Aún así, la falta de vivienda social fue otro punto que confrontó a los ponentes. Mientras que la número 2 de los populares, Dolors Compte, apostó pos destinar «el 30% de los pisos de nueva construcción a la vivienda social», la líder de ERC apostó por el innovador sistema de la masovería urbana. «Es una solución ante las pocas ayudas que existen y que permitiría ceder viviendas en régimen de alquiler a cambio de su rehabilitación», sentenció Noemí. Por su parte, la número 2 de Junts per Reus y concejal de Seveis Socials, Montserrat Viella, sentenció:

«Tenemos que apartar esta problemática de la pelea política y crear un gran pacto de ciudad. Es un tema muy complejo».  
Para terminar, tanto los cupaires como el PSC fueron los que más críticos se mostraron en el apartado cultural. «La cultura está en decadencia en Reus. Tenemos que recuperar el liderazgo perdido a través de la creación de un consejo municipal», manifestó Martín, mientras que desde Cs, Débora García, la que menos intervino en el debate, concluyó que es necesario compartir la riqueza patrimonial y cultural de las regiones de España».

Temas

Comentarios

Lea También