Los huertos urbanos de Sol i Vista y Gaudí, a concurso

La convocatoria sobre 33 parcelas municipales se abre a toda la ciudad pese a que los barrios piden más prioridad para sus vecinos

MÓNICA PÉREZ

Whatsapp
El espacio de huertos urbanos de la calle Magda Folch, con diez parcelas. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

El espacio de huertos urbanos de la calle Magda Folch, con diez parcelas. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

Los 33 huertos urbanos municipales que se encuentran repartidos en las dos fincas de la calle Magda Folch y del Raval de Sol i Vista salen a concurso tras haber expirado las anteriores licencias de uso. La convocatoria abre los terrenos al global de la ciudadanía y, pese a que la puntuación sí da prioridad a las personas empadronadas alrededor de las parcelas, las asociaciones de vecinos de los barrios que los albergan quisieran que la preferencia hubiese sido «más clara» porque «los huertos formaron parte del Pla de Barris o del Pla Comunitari» y «en su momento surgieron a partir de peticiones hechas desde aquí».

Las entidades puntualizan que «es evidente que no tenemos nada en contra de que toda la gente de Reus pueda entrar a concursar por los huertos», aunque «habríamos querido que se priorizase a los vecinos y se reservasen las vacantes para ofrecerlas abiertamente».

El concejal de Salut i Ciutadania, Òscar Subirats, expresa que «con esta convocatoria, la concejalía pone a disposición de la ciudadanía el conjunto de huertos urbanos municipales de los que dispone la ciudad». «La actividad vinculada a los huertos toma una especial relevancia en el contexto actual porque fomenta las prácticas saludables muy importantes y necesarias para la mejora de la salud: actividad física, mejora de los hábitos alimentarios con el consumo de alimentos frescos así como beneficios directos en el bienestar emocional de las personas», dice Subirats, que especifica que «a la vez, los huertos generan espacios relacionales que promueven la cohesión social».

Las bases son idénticas en el caso de los 10 huertos de la finca de Magda Folch y los 23 del Raval de Sol i Vista. Los solicitantes pueden obtener un total de 10 puntos. Tres de ellos se otorgan en relación a la proximidad respecto a los huertos: los empadronados a menos de un kilómetro reciben tres puntos, los que lo estén en un radio de hasta dos kilómetros suman dos puntos y se da un punto a quien tenga su domicilio a más distancia. Otro criterio es el de los ingresos anuales, con un máximo de cuatro puntos. Finalmente, tener cumplidos los 60 años en el momento de formalizar la petición suma tres puntos. Las peticiones se pueden presentar de forma presencial en la Oficina d’Atenció Ciutadana o telemáticamente en un plazo de 15 días a partir de la publicación de las bases en el Butlletí Oficial de la Província de Tarragona (BOPT).

La presidenta de la Associació de Veïns del Barri Gaudí, Marimar Escoda, explica que «lo que teníamos en mente y trasladamos era que hubiese prioridad para los vecinos del territorio, no solo del barrio, sino de su zona, y pusimos énfasis en eso porque los huertos guardan relación con el Pla Comunitari». Por su parte, la presidenta de la Associació de Veïns del barri Sol i Vista, Anabel Castaño, indica en la misma línea que «los huertos vinieron con el Pla de Barris y planteábamos que se diese prioridad a los vecinos de aquí y que el resto de gente pudiera entrar en las plazas que quedasen libres». El gobierno había anunciado hace un tiempo la voluntad de ampliar el número de huertos con más parcelas «y eso quizá solucionaría el problema».

Temas

Comentarios

Lea También