Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los juzgados de Reus, colapsados

Los abogados califican la situación de desesperante y piden la creación de más juzgados y que las bajas de los funcionarios se cubran con personal formado y no con interinos

Diari de Tarragona

Whatsapp
Imagen de la entrada del edificio judicial de Reus, en la avenida de Marià Fortuny. Foto: Alba Mariné

Imagen de la entrada del edificio judicial de Reus, en la avenida de Marià Fortuny. Foto: Alba Mariné

«La situación de colapso en los juzgados de Reus es desesperante». La decana del Col·legi d’Advocats de Reus, Encarna Orduna, lo puede decir más alto pero no más claro. El volumen de trabajo que se acumula es tal que «la bola se ha hecho demasiado grande», añade la decana de los abogados reusenses. 

Hablar de tiempo medio de espera para sentencias o resoluciones es difícil, porque los abogados no cuentan con las cifras oficiales, pero lo que sí tienen claro es que ellos –en definitiva, la ciudadanía- son los que sufren las consecuencias de este colapso judicial. Desde sentencias que tardan casi un año en dictarse, hasta llegar a esperar también un año para la fijación de una audiencia previa. Los ejemplos son múltiples y los abogados de Reus ya no saben qué hacer para que sus reclamaciones sean escuchadas.

El edificio judicial de Reus cuenta con 14 juzgados (seis de Primera Instancia, cuatro de Instrucción, dos Penales, uno Social y uno de Violencia sobre la Mujer). «El primer problema que tenemos es el número de juzgados, que es insuficiente para toda la demanda que hay», explica la decana del Col·legi d’Advocats de Reus. No obstante, Orduna también tiene claro que «ésta no es la única causa del colapso. 

Movilidad

Existe una gran movilidad de jueces y de secretarios judiciales, lo que se traduce en un problema. Un juez llega a Reus y después de dos años, viendo la carga de trabajo que hay, prefiere cambiar de destino. Eso provoca la llegada de otro juez, con el consecuente aumento del retraso en el volumen de faena».

Tampoco debemos olvidar que de los cuatro juzgados de Instrucción, uno está toda una semana de guardia, lo que le deja prácticamente inhabilitado en su trabajo diario de instrucción porque tiene que dedicarse a los asuntos de guardia que surgen.

Pero el problema no acaba aquí. Para acabar de hacer más compleja la situación, también están las bajas de los funcionarios que, según Orduna, «muchas de ellas no se cubren por falta de dinero. Y si se cubren se hace con interinos sin formación en temas procesales jurídicos».

Refuerzos

Uno de los juzgados de Instrucción que más volumen de trabajo acumula es el número 3, donde se instruye la macrocausa Innova. Precisamente por este motivo, hace tres años que el Ministerio de Justicia decidió dotarlo de más medios, llegando a tener incluso a tres magistrados, para que uno de ellos (el juez Diego Álvarez de Juan) pudiese dedicarse de forma exclusiva a la instrucción de las 15 piezas del caso Innova. Desde el Col·legi d’Advocats de Reus, aunque valoran positivamente que el juzgado se reforzase en su día, recuerdan que «el juez titular vuelve a estar solo».

El colapso que sufren los juzgados de Reus no es nuevo y desde el Col·legi d’Advocats de Reus hace mucho tiempo que lo vienen denunciando. El año pasado, y a través de su comisión de relaciones con la Administración de Justicia, promovieron una recogida de firmas (unas 400) pidiendo más dotación de juzgados y de personal a la que también se sumaron incluso algunos jueces. 

Orduna ha hecho llegar sus quejas, tanto a la Generalitat de Catalunya (responsable de los funcionarios de los juzgados) como al gobierno central (responsable de la creación de nuevos juzgados y de la designación de los jueces). «Desde Madrid se nos ha dicho que tendremos un nuevo Juzgado de Familia, que nos iría muy bien porque ayudaría a descongestionar de trabajo a los seis de Primera Instancia», comenta la decana, quien añade que «creíamos que con la formación del nuevo gobierno de España lo tendríamos, pero de momento no llega». Mientras no llega este nuevo juzgado de Familia, existe la figura de una juez transversal que echa una mano en los seis de Primera Instancia, en lo que se refiere a temas de familia.

Comentarios

Lea También