Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los municipios del Baix Camp adheridos a la ‘Bona Brossa’ duplican la cifra de recogida selectiva

El proyecto del Consell Comarcal logra aumentar el reciclaje en L’Aleixar, Vilanova d’Escornalbou y Maspujols

Jordina Salvat

Whatsapp
Riudoms ya dispone de la nueva flota de contenedores para la recogida selectiva. FOTO: Alba Mariné

Riudoms ya dispone de la nueva flota de contenedores para la recogida selectiva. FOTO: Alba Mariné

La Generalitat de Catalunya lanzó, en 2015, un reto ecológico para el año 2020, lograr que el porcentaje de recogida selectiva crezca hasta el 60%. Esta cifra parecía imposible en muchos municipios donde faltaban recursos para lograrlo y, de ello, nació la Bona Brossa, el proyecto de recogida selectiva con valor social impulsado por Secomsa y el Consell Comarcal del Baix Camp.

Aunque de momento sólo se esté aplicando en L’Aleixar, Maspujols y Vilanova d’Escornalbou, las cifras hablan por sí solas. Todos ellos han duplicado el porcentaje de reciclaje una vez han puesto en marcha el proyecto. 

En el municipio de L’Aleixar el crecimiento ha sido estratosférico, ya que antes de impulsar la Bona Brossa el porcentaje de reciclaje era muy bajo, del 17%. Las cifras del último mes contabilizado, mayo de 2019, señalan un aumento de hasta el 45%. El alcalde del municipio, Antoni Abelló, valora muy positivamente la aplicación del proyecto, pues L’Aleixar estaba entre los municipios que menos reciclaba. «Se recibió con mucha fuerza. Hemos cambiado los contenedores y la campaña ha dado buenos resultados», apunta Abelló. Con estas cifras, el proyecto de la Bona Brossa, que transforma en dinero el ahorro del canon de basura que no se recicla, permitirá destinar 7.000 euros a la construcción de un parque de salud en el pueblo. 

En el caso de Vilanova d’Escornalbou, las tasas de reciclaje se situaban por debajo del 30% antes de poner en marcha, el pasado mes de diciembre, la adaptación para entrar en la Bona Brossa. Las últimas cifras disponibles afirman que a finales de mayo, el municipio había alcanzado el 59% de residuos reciclados. Están a un 1% del objetivo de llegar al 60% de recogida selectiva,  cuando sus vecinos recibirán 4.000 euros para instalar un desfibrilador y hacer cursos de vida saludable.

En Maspujols, en mayo  se alcanzó el 51%. Duplicando el 24% que se registraba antes de entrar en el proyecto. El alcalde, Josep Rabascall, explica que hace pública las cifras para animar a los habitantes del pueblo y llegar a recibir los 6.000 euros que mejorarían la piscina municipal. Sin embargo, el edil de Maspujols señala que el municipio aún se está adaptando: «Es muy positivo, aunque a la gente le está costando un poco. Tendremos que ajustar los contenedores y sacar la fracción del resto para poner más de cartón y papel, que están siempre desbordados».

Desde el Consell Comarcal, las valoraciones del proyecto son buenas, pero su presidente, Joaquim Calatayud, alerta de la importancia de concienciar a fondo para reciclar de forma permanente: «Hasta que no logremos que la gente tenga claro que como mejor separe el residuo de la basura más barato le saldrá, no avanzaremos.  Los cánones europeos sobre la fracción restos es muy elevada», explica Calatayud. 

El próximo municipio

Riudoms ha finalizado esta semana el cambio de contenedores para mejorar la recogida selectiva y poder participar en el proyecto. Según apunta el alcalde, Sergi Pedret, llevan tiempo trabajando conjuntamente con las escuelas para impulsar el proyecto, ya que, considera «la difusión y consciencia empieza por los más pequeños para extenderse después». Riudoms sería el municipio con más habitantes en la Bona Brossa, algo que «nos gusta e impulsa porque queremos destinar los 25.000 euros a ayudar a asociaciones que luchan contra el cáncer». Todo apunta a que, si todo va bien, el próximo mes de septiembre se sumaran al proyecto. 

Objetivo, 60%

Según los últimos datos de la Agència Catalana de Residus de 2018, la comarca del Baix Camp únicamente recicla el 40,88% de los residuos producidos.  A pesar de este número, las realidades son muy distintas. Por ejemplo, Riudecols aumentó en un 144% la recogida selectiva de residuos municipales, llegando al 66%, siendo, detrás de Riudecanyes, el segundo municipio de la demarcación de Tarragona que más recicla. Éste aumento se dio gracias a la implementación del sistema de recogida puerta a puerta. En la otra cara de la moneda está  Reus, que no alcanza el 30% de reciclaje. Parece que las grandes ciudades tienen mucho a mejorar para lograr alcanzar el objetivo de 2020.

Temas

Comentarios

Lea También