Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los okupas de la calle Joan Coromines de Reus: ‘Somos gente civilizada y nada problemática’

Aseguran que han ocupado los pisos por necesidad y para evitar vivir en la calle. Piden quedarse en las viviendas pagando un alquiler social y que los vecinos  del barrio no les juzguen sólo por ser de etnia gitana

F.G.

Whatsapp
Un grupo de okupas frente al bloque de viviendas de Joan Coromines. Foto: A.M.

Un grupo de okupas frente al bloque de viviendas de Joan Coromines. Foto: A.M.

Hace cerca de dos meses que un grupo de familias empezó a ocupar las viviendas de los bloques 4 y 6 de la calle Joan Coromines de Reus, situada cerca del tanatorio municipal. Su llegada se produjo de forma escalonada hasta llenar 17 pisos que se encontraban vacíos. Sólo uno quedó sin ocupar, ya que allí vive la única persona que es propietaria de una vivienda. Ésta situación alertó a los vecinos de la zona que vieron como la presencia de okupas iba en aumento. De hecho, algunos de los residentes aseguraban estar muy preocupados por todo lo que estaba ocurriendo.

Imagen de una de las familias que ha ocupado una vivienda de la calle Joan Coromines. Foto: A.M.

Hace unos días, varias de las familias okupas se pusieron en contacto con el Diari para acallar la alarma generada y poder dar su versión. «Somos gente civilizada y nada problemática». Con estas palabras se presentaba ayer el marido de una de las familias, todas ellas de etnia gitana. Precisamente, él mismo pedía comprensión a los vecinos del barrio y que les den una oportunidad para conocerlos mejor antes de ser juzgados sólo por su raza. 

Mientras mostraba el piso donde ahora vive con su mujer e hijo, otra persona explicaba que  decidió ocupar una de las viviendas por necesidad, ya que en caso contrario «estaríamos en la calle. Sólo pedimos poder vivir como personas». Otro caso es el que obligó a una familia a tener que abandonar su casa por no poder hacer frente a la hipoteca. 

Han ocupado 17 pisos de la calle Joan Coromines y tienen la electricidad y el agua ‘pinchada’

Entre los ocupantes de los bloques de Joan Coromines muchos tienen trabajo y quieren pagar la factura del agua y de la electricidad. En estos momentos están ‘pinchados’ a la red pública. También están dispuestos a pagar un alquiler social y, además, reivindican que cuidan del bloque con todas las atenciones posibles para que no se degrade. «No queremos vivir gratis», añade uno de ellos.

Hasta el momento exponen que se han movido para que su situación pueda avanzar. Al parecer, se habrían reunido con la entidad bancaria propiedad de los inmuebles y han solicitado poder empadronarse de oficio. También les gustaría llegar a un acuerdo con los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Reus

Pisos de una entidad bancaria

Según ha podido corroborar este medio, ambos bloques fueron construidos hace unos 10 años y en la actualidad son propiedad del BBVA. Desde que fueran edificados siempre habían permanecido vacíos y listos para poder entrar a vivir. Desde la propia entidad bancaria explican que tienen un acuerdo con la Generalitat y los Servicios Sociales para no actuar si informan de que el ocupante es una familia vulnerable que, verdaderamente, requiere de una vivienda. 

Aspecto que ofrece la cocina de una de las viviendas ocupadas por una familia hace semanas. Foto: A.M.

En estos casos se busca una solución de habitabilidad para aquella familia que puede pasar o bien por seguir en el mismo piso o buscar otra alternativa. En el caso de Joan Coromines no tenían todavía ninguna información al respecto. El BBVA proyecta ceder en tres años unas 1.800 viviendas a la Generalitat de Catalunya para que las ceda a familias con vulnerabilidad social. 

Por otra parte, cabe señalar que varias patrulla de los Mossos d’Esquadra se personaron la semana pasada en la calle Joan Coromines alertados por los vecinos para identificar y abrir diligencias por ocupación ilegal contra las últimas familias que habían ocupado tres pisos. Tras la actuación enviaron las diligencias a los juzgados de Reus. Según apuntaron, mantienen una investigación abierta con la Guàrdia Urbana

Temas

Comentarios

Lea También