Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los pacientes y médicos del CAP Sant Pere trabajan a 30 grados

En las áreas de Ginecología y Predimed no funciona el sistema de refrigeración. El ICS estudia una solución
Whatsapp
Las zonas del CAP Sant Pere más afectadas por el calor de estos últimos días tienen su acceso por la puerta de la izquierda. Foto: Alba Mariné

Las zonas del CAP Sant Pere más afectadas por el calor de estos últimos días tienen su acceso por la puerta de la izquierda. Foto: Alba Mariné

Los usuarios y parte del personal del CAP Sant Pere -ubicado en el Camí de Riudoms- llevan denunciado desde hace semanas una avería en el sistema de refrigeración que les obliga a trabajar o a esperar la visita con temperaturas que alcanzan los 30 grados. Este mismo caso se dio, hasta hace unos días, en el CAP Llibertat, aunque para alegría de sus usuarios y trabajadores la avería ya se ha subsanado.

Según el secretario general del sindicato USITAC, Josep Tutusaus, los espacios más afectados del CAP Sant Pere son las áreas de Ginecología y Predimed (el acrónimo de un estudio de intervención nutricional con la dieta mediterránea que se desarrolla en diferentes puntos de España y en el CAP Sant Pere también). «Trabajan a 30 grados cada día porque el aire acondicionado no funciona» denuncia Tutusaus.

 

Los médicos han actuado

De hecho, la situación es tan extrema que ha obligado a los propios profesionales sanitarios a comprarse pequeños aparatos de aire acondicionados, «lo cual es penoso», añade Tutusaus. El dirigente sindical también desvela que en la zona donde se realizan las ecografías, «la dirección del centro ha tenido que instalar unos ventiladores», para parar el golpe de calor. «La verdad es que yo no he pasado calor gracias a unos ventiladores que tenían en la consulta», comentaba Pilar Álvaro, usuaria de Predimed.

Ginecología y Previmed comparten la misma sala de espera y es aquí donde el calor es más asfixiante. «La gente se abanica todo el rato porque la temperatura es insoportable. Además, yo vengo con mi hija de siete meses», cuenta Noelia López, usuaria de Ginecología. Por su parte, fuentes del ICS, -el Centre Català de Salut que gestiona el CAP-, asegura que es conocedora de la situación y que está estudiando dar una solución lo más rápido posible. Confirman que el sistema de refrigeración ha quedado obsoleto y estudian hacer algún tipo de intervención de mejora.

En cualquier caso, y a pesar de que el horario es de 8:00 a 14:00 horas, el volumen de pacientes en estas áreas es importante. «He echado en falta el aire acondicionado porque llegas acalorado de la calle y sólo falta pasar calor en la sala de espera», comenta Verónica Herrera, otra usuaria. Una opinión de comparte Tatiana Boyko, una paciente embarazada que asegura haber pasado «mucho calor en la consulta». El sindicato afirma que el viernes pasado denunciaron la situación al jefe de mantenimiento «y nadie ha pasado a mirarlo» in situ.

Al margen de los problemas en estas dos áreas, el sindicato USITAC denuncia también la parada del aire acondicionado en la zona de urgencias del CAP Sant Pere. «El sistema abre el aire a las 7 de la mañana y lo cierra a las 8 de la tarde pero el problema llega cuando, cada día, hay pacientes que son atendidos de 8 a 9», afirma el secretario general de USITAC. Frente a esta situación, piden que se alargue una hora más el sistema de refrigeración porque además «afecta también a un grupo de madres embarazadas que acuden a clases de gimnasia a esa misma hora» añade Tutusaus.

 

El CAP Llibertat solucionado

Las quejas empezaron en el CAP Llibertat, ubicado en la calle General Moragues, donde el sindicato alertó que en el vestíbulo y en la sala de espera de la entrada, «los profesionales no podían trabajar en buenas condiciones a 30 grados». A día de hoy, confirma el ICS, el problema está solucionado. Aseguran que durante las dos últimas semanas, los servicios técnicos de atención primaria han trabajado para la mejora del sistema de refrigeración con el fin de que disponga de más potencia y el aparato sea capaz de bajar la temperatura.

No obstante, aún falta instalar un difusor, motivo por el cual en el CAP Llibertat todavía hay un agujero en el techo.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También