Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los pactos continúan atascados en Reus

Las negociaciones con Ara Reus para entrar en el gobierno siguen sin cerrarse. Desde ERC aseguran que no existen contactos

Francesc Gras

Whatsapp
El alcalde Pellicer gobierna la ciudad con siete de los 27 concejales que forman el Consistorio. Foto: P.F.

El alcalde Pellicer gobierna la ciudad con siete de los 27 concejales que forman el Consistorio. Foto: P.F.

El panorama postelectoral no ha tenido consecuencias en la política municipal como cabía esperar. Dos semanas después del 27S la situación en el Ayuntamiento sigue igual y parece difícil que vaya a cambiar. Esto deja de lado la entrada de un nuevo socio de gobierno, necesario si Convergència i Unió (CiU) quiere abandonar la extrema debilidad que supone gobernar la ciudad con siete concejales de un total de 27.

La única posibilidad de desencallar esta realidad pasa, de momento, por Ara Reus. De hecho, y según ha podido saber el Diari, el partido en la oposición se reúne esta misma semana con miembros del gobierno municipal. La reunión tendría como protagonista la aprobación de las ordenanzas fiscales, aunque en un segundo plano estaría la intención de retomar las negociaciones para que Ara Reus entre en el gobierno.

Los encuentros entre las dos partes no son nuevos. El portavoz de la formación, Jordi Cervera, anunció en julio su intención de formar parte del gobierno por «responsabilidad». Desde entonces se han mantenido algunas reuniones hasta que las elecciones al Parlament de Catalunya han paralizado las negociaciones.

Desde Ara Reus niegan que haya nada acordado todavía y ratifican su intención de formar gobierno. Sus planes pasan por ocupar, a tiempo completo, las concejalías de Esports y alguna de las áreas de Promoció Econòmica. Ahora bien, entre ellos y el gobierno les separa un abismo en cuanto a la estrategia que están siguiendo en la línea judicial.

Dejando a un lado el caso Innova, Cervera considera que la única fórmula para superar la actual parálisis que sufre la gestión de la ciudad pasa «por un gobierno fuerte». En este sentido, a nadie se le escapa que la actual composición del gobierno obliga a sus concejales a compaginar varias carteras e, incluso, la dirección de alguna sociedad anónima municipal.

Más allá de Ara Reus, otro partido también ha sonado con fuerza en la órbita del gobierno. Sobre todo después de su colaboración con los militantes de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) al frente de Junts pel Sí. No obstante, la portavoz de ERC, Noemí Llauradó, zanjaba la semana pasada las especulaciones y rumores asegurando, de manera tajante, que tras el pleno de investidura «no hemos vuelto a tratar la entrada al gobierno de manera formal ni nos lo hemos planteado de nuevo». Es más, Llauradó aprovechó la ocasión para estirar las orejas a CiU por su falta de diálogo y transparencia en el día a día.

 

Incompatibilidades

Otras negociaciones con partidos como la CUP, PP o C’s se antojan, a día de hoy, impensables por muchos motivos. Esto descarta la posibilidad de sumar una mayoría estable. Por otro lado estaría el PSC, con los que parece todavía más complicado que el gobierno alcance un acuerdo por la incompatibilidad de caracteres y de proyectos que existen entre el alcalde, Carles Pellicer, y el portavoz de los socialistas Francesc Vallès. Por cierto, también la semana pasada el líder de los socialistas reusenses anunció su intención de presentarse, de nuevo, como cabeza de lista de su partido al Congreso de los Diputados.

También existe otro factor a tener en cuenta para comprender los pocos avances que se han producido en materia municipal y que, en ocasiones, dificultan el entendimiento entre los partidos. Éste no es otro que el protagonismo que han tomado en mociones y debates en el pleno municipal las cuestiones relacionadas con el soberanismo.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También