Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los pantanos de Riudecanyes y Siurana, los más vacíos de Catalunya este verano

Los municipios del Priorat son los que más están sufriendo los estragos de la sequía, con restricciones de agua para uso de boca. Los payeses recuerdan que no pueden regar

MONTSE PLANA

Whatsapp
El pantano de Riudecanyes se encuentra por debajo del 45% de su capacidad. FOTO: ALBA MARINÉFUENTE: AGÈNCIA CATALANA DE L’AIGUA

El pantano de Riudecanyes se encuentra por debajo del 45% de su capacidad. FOTO: ALBA MARINÉFUENTE: AGÈNCIA CATALANA DE L’AIGUA

Está siendo un año seco. En los últimos meses, poco ha llovido y los embalses de prácticamente toda Catalunya se están resintiendo. Únicamente dos pantanos de las concas internas –el de Foix (Alt Penedès) y Sant Ponç (Solsonès)– superan el 90% de su capacidad. El resto presentan cifras inferiores a las de 2018, pero superan el 50% de su volumen máximos.

La excepción son los pantanos del Camp de Tarragona: Siurana y Riudecanyes, que no llegan a la mitad de su capacidad. En el caso de Riudecanyes, el embalse está al 44,28%, según datos de la Agència Catalana de l’Aigua en fecha de 13 de agosto, mientras que Siurana, únicamente llena el 31,96%. «Hemos tenido que restringir, durante unos días, el agua durante la noche para recuperar un poco el nivel de depósito del municipio», explica el alcalde de Poboleda, Josep M. Díaz.

Éste es uno de los municipios de la mancomunidad del Topograpo (Gratallops, Torroja del Priorat, Poboleda y Porrera). Se abasten a través del pantano de Siurana, «pero hay poca agua y, encima, con altos niveles de manganesio. Desde la Agència Catalana de l’Aigua nos dicen que la captación se hace superficial, pero, de todas formas, el bajo nivel hace que el agua sea de muy poca calidad», añade Díaz, que asegura que han tenido que usar agua de la acequia. «Entre la sequía, el aumento de población durante el verano y el cambio climático, que hace que cada vez haya menos lluvias, la situación se está agravando», alerta.

Repercusión en la economía

El problema se hace extensible a cualquier municipio del Topograpo, como es el caso de Gratallops, que se quedaron sin agua hace unas semanas (el ACA informó que se había producido una avería), y también entre la payesía, la base de la economía en el Priorat. «En nuestra comarca no se puede regar. Dependemos totalmente de las lluvias y esto provoca pérdidas millonarias anuales», alerta un payés del Priorat que se dedica a la viña. Explica que únicamente pueden regar en alguna zona de Bellmunt, «pero en el resto de comarca, nada. Necesitamos un río que esté vivo para que podamos regar. Más que una necesidad, es una urgencia». Este joven payés reclama una «mejor gestión del agua» y pide «más empatía» por parte del territorio. «El agua que evoca la depuradora de Reus se podría reutilizar para regar, con lo que Siurana no tendría que trasvasar tanta agua a Riudecanyes y nos podríamos recuperar», incide.

Esta es, precisamente, la propuesta que también se hace desde GEPEC (Grup d’Estudi i Protecció dels Ecosistemes Catalans). Santi Borràs, miembro del grupo, recuerda que el caudal reutilizado de la EDAR de Reus «es mínimo». «De los 6 millones de metros cúbicos tratados anualmente, la cantidad reutilizada no llega al 6%», critica. En su opinión, hay un «problema de consumo», además de los factores climatológicos. En este sentido, señala que la problemática se está visualizando ahora, «pero es el resultado de 70 años abusando».

Quien también nota las repercusiones del bajo nivel del agua en Siurana es la empresa que organiza actividades acuáticas en la zona. Fuentes de Canoa Kayak Siurana explican que la situación era aún peor el año pasado, cuando notaron, incluso, una bajada de clientes. «Esta temporada podemos realizar las actividades, pero, por ejemplo, la excursión que, cuando el embalse está lleno, tiene un recorrido de 2 horas, ahora es sólo de una», señalan.

«Estamos en la media histórica»

La visión cambia desde Riudecanyes. El gerente de la Comunitat de Regants del Pantà de Riudecanyes, Miquel Àngel Prats, explica que los niveles de agua «no son malos. Estamos en la media histórica». Añade que es en verano cuando se consume más agua, «con un cultivo muy basado en la avellana. Lo que sería raro es que Riudecanyes estuviese, a estas fechas, al 90%. Podríamos estar mejor, pero la situación no es alarmante», señala. Mayor parte del pantano de Riudecanyes es para riego. Además, abasta municipios: Riduecanyes, Riudoms, Reus, Botarell y Maspujols, de los cuales, Riudecanyes es el único que sólo recibe agua de este embalse.

La fauna, en la cuerda floja

Otra de las cuestiones que preocupa al Grup d’Estudi i Protecció dels Ecosistemes Catalans es el ecosistema del río Siurana, que es espacio protegido. Santi Borràs explica que, de momento, especies como el cangrejo de río autóctono o la rata de agua (conocida como bufó en el Priorat) se mantienen con una buena población. No obstante, remarca que se encuentran en la cuerda floja.

«Este verano ya se han realizado dos sesiones para rescatar peces que se habían quedado estancados en charcos del Siurana», explica Borràs, que se muestra preocupado por el futuro de este ecosistema. «La situación del bosque de ribera también es preocupante. Tenemos las alisedas más importantes del sur de Catalunya y no se pueden dejar perder», lamenta.

Temas

Comentarios

Lea También