Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los paradistas del Mercadal de Reus despiden el 'acueducto' con buenas sensaciones

Celebran su regreso al corazón de la ciudad y aseguran que 'ha imperado la lógica', tras una última campaña 'desastrosa' en la Llibertat

Mònica Just

Whatsapp
El Mercat de Nadal ofrece productos navideños en el Mercadal, como figuras de pesebre, plantas, árboles, alimentación o decoración. Foto: Alba Mariné

El Mercat de Nadal ofrece productos navideños en el Mercadal, como figuras de pesebre, plantas, árboles, alimentación o decoración. Foto: Alba Mariné

Los paradistas del Mercat de Nadal, que este año ha vuelto al Mercadal, cierran la semana del gran puente con optimismo y buenas sensaciones. El regreso a su lugar habitual era un presagio de que les iría mejor que el año pasado. Y así es. «Al final ha imperado la lógica. Lo natural es que estemos aquí, en el corazón de la ciudad. Hay una mayor confluencia de calles y pasa muchísima más gente, estamos contentos», explica Maria Mercè Ibáñez de Confiteria Exquisitum. Lleva 23 años participando en este mercado navideño y recuerda las dos únicas ocasiones en que han dejado el Mercadal: «Una fue por obras, y la otra por la pista de hielo, el año pasado. Pero allí todo quedaba muy desangelado. No era lo mismo». Aunque mucha gente mira pero no contra, en general ve la situación desde el positivismo. Hay otros paradistas que celebran el cambio de ubicación de forma más ilustrativa. «Aquello era un desastre. Al menos las cosas han vuelto a su cauce. Es aquí donde debemos estar», señalaba uno de los comerciantes.

‘Es el mejor lugar’

Àlfred Pitarch, presidente de la Unió de Botiguers de Reus y también paradista del Mercat de Nadal –con El Portal de Catalunya –, está convencido de que «este es el mejor lugar de la ciudad». Recuerda que si el año pasado fue la pista la que se ubicó en el Mercadal, era para tratar de contrarrestar el efecto de la Fira Centre Comercial, que acababa de abrir sus puertas en medio de una gran incertidumbre en el sector.

Desde la Unió de Botiguers, de hecho, se muestran satisfechos con el desarrollo de la campaña Un Nadal de Somni. «El alumbrado es más homogéneo y luce muy bonito. Y en general, cada vez está más consolidado el gran centro comercial a cielo abierto de Reus», señala Pitarch.

Quejas por los stands

Si bien la ubicación cuenta con la aprobación de prácticamente todos los paradistas, lo que no acaba de generar consenso son los estands de madera. «Son casitas muy bonitas pero incómodas para poder trabajar. Son pequeñas y menos prácticas. Pese a que no hace tanto frío, en general hemos salido perdiendo», explica Ibáñez. Y Josep Maria, de la Llibreria Domingo, subraya: «Aunque estamos mucho mejor que el año pasado, aquí apenas tenemos espacio». Una opinión que comparten Javier Celaya, de Pesebres Ance; y Magda Pujol, de Refan Aromatics. «Son más pequeñas, más caras, tenemos la mitad de metros y son mucho más incómodas», lamentan.

En su caso, señalan que ha sido un buen puente, pero relativamente tranquilo. «Mucha gente se ha ido. El factor nieve, este año, se nota», insiste Celaya, quien apunta que le gustaría que hubiera más espectáculos y ambientación musical en la zona. Pese a la incomodidad del stand, la mayoría coincide en que el factor estético ha mejorado.

¿Competencia desleal?

Algunos paradistas se muestran también preocupados por la «competencia desleal» que aseguran que se produce en el mismo Mercadal con la presencia de algún productor que les pone trabas en el negocio. Afirman que el precio al que vende las plantas, para ellos, es inasumible porque es casi el mismo importe que deben pagar ellos para comprarlas. Y lamentan que prácticamente no les sale a cuenta, que revientan precios y que si la situación sigue así, al final deberán replantearse su presencia en mercados como este en futuras ocasiones.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También