Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los partidos de Reus priorizan el comercio de proximidad

Los alcaldables realzan el liderazgo económico de este sector y apuestan por encontrar un encaje entre las grandes superficies y los comercios locales

M.P

Whatsapp
La calle Llovera es una de las arterias comerciales de Reus.  FOTO: Alfredo González

La calle Llovera es una de las arterias comerciales de Reus. FOTO: Alfredo González

Uno de los puntos fuertes de la economía de Reus es el comercio. La capital del Baix Camp ha sabido combinar un centro urbano atractivo, con un fuerte tejido comercial, acompañado de una gran variedad de bares y restaurantes que han complementado la oferta y han contribuido a dinamizar la ciudad. Un centro que, sobre todo los fines de semana, se llena de visitantes. No obstante, Reus ha tenido que encarar en estos últimos años el reto de la llegada del centro comercial La Fira, con el añadido que su ubicación es alejada del centro y muchas franquicies han optado por trasladarse a este nuevo equipamiento, con el consecuente cierre de tiendas en el centro. 

Una de las cuestiones que preocupa más la ciudadanía es el encaje entre comercio de proximidad y grandes superficies. La mayoría de partidos con representación municipal defienden el impulso y el protagonismo del comercio local. «El comercio de Reus forma parte del ADN de la ciudad y la mejor forma de hacer que crezca y que mejore es con propuestas valientes aplicas desde el consenso», asegura Carles Pellicer, alcaldable de Junts per Reus. Por su parte, la alcaldable de la CUP, Marta Llorens, propone: «Se tiene que fomentar el comercio de proximidad y mantenerlo dentro la trama urbana para evitar la instalación de franquicias y superficies comerciales».

Por otro lado, grupos como ERC y Partido Popular coinciden en la necesidad de crear la ‘Marca Reus’ para «contribuir al impulso del liderazgo comercial», como explica la alcaldable republicana, Noemí Llauradó. Así también lo apunta el cabeza de lista del PP de Reus, Sebastià Domènech, que subraya que esta marca «representaría un distintivo de calidad de nuestros productos y servicios para competir con las ciudades más comerciales de Europa», un proyecto que los populares destacan que necesitaría de «la implicación y colaboración de la Cambra de Comerç, de los gremios implicados y agrupaciones empresariales».

Coexistencia de modelos

¿Y qué pasa con las grandes superficies? La cabeza de lista de Ciudadanos, Débora García, defiende que «todo tipo de comercio debe ser protegido» y, por ello, apuesta por «facilitar la actividad de los comerciantes, no asfixiándolos con impuestos, tasas o precios públicos en el ámbito local». Cs admite el reto que supone la coexistencia entre comercio tradicional y grandes superficies, a lo que se suma otro reto: el auge del comercio electrónico. «El comercio tradicional y las grandes superficies también pueden ofrecer, además de la venta en la tienda física, la posibilidad de la venta por Internet, por lo que no es incompatible con el comercio electrónico», se apunta desde Ciudadanos.

En cambio, la CUP prioriza claramente el comercio de proximidad, un modelo que definen como «comunitario» e «integral». En cuanto las grandes superficies, el partido de Marta Llorens apuesta por «hacer una política de fiscalidad que grave más las grandes superficies a través de ordenanzas municipales».

Otra visión de coexistencia es la del PSC. El alcaldable Andreu Martín señala el comercio de proximidad como «motor económico y social de la ciudad». Además, defiende que todos los barrios de la ciudad «deben disponer de una oferta básica de comercio de proximidad para que sea equilibrada y atractiva para todos». Martín no considera que las grandes superficies afecten al desarrollo «de un comercio de proximidad y singular» y es que ve su oferta como «concreta». El PSC también apuesta por hacer un censo de locales comerciales vacíos y revisar las ordenanzas municipales de licencias de actividad comercial «que sean facilitadoras para nuevos establecimientos».

Crear nuevas sinergias

Los partidos con representación municipal son conscientes de que el comercio es uno de los principales motores económicos de la ciudad, por lo que apuestan por potenciarlo. En el caso de Ara Reus, el alcaldable Dani Rubio propone acciones conjuntas entre el Ayuntamiento y el comercio de la ciudad «que permitan encontrar sinergias innovadoras y de integración», con el objetivo de «fortalecer y hacer más atractivo el comercio del centro de Reus». También apuesta  por la creación de una plataforma compartida on-line para los comercios de la ciudad o crear nuevas campañas. 

También cabe destacar que ERC  y la CUP  proponen la constitución de Àrees de Promoció Econòmica Urbana (APEU) con el objetivo de «detener la mercantilización de la ciudad».

Temas

Comentarios

Lea También