Los pasteleros estudian posponer el Día de la Mona

El Gremi d’Artesans Pastissers de les Comarques de Tarragona plantea trasladar la celebración de este día a una fecha futura, todavía por concretar. Algunos estudian alternativas como el reparto a domicilio

JOAN MORALES

Whatsapp
Ramón Huguet, ante algunas de sus figuras de chocolate. A. González

Ramón Huguet, ante algunas de sus figuras de chocolate. A. González

La crisis del coronavirus ha arrasado con todo lo que se ha encontrado en su camino, también con las Monas de Pascua. Con la Semana Santa a la vuelta de la esquina, una festividad en la que viviremos todavía confinados en el estado de alarma, al gremio de pasteleros le ha pillado esta emergencia sanitaria con la práctica totalidad de sus monas listas para ser servidas. Las consecuencias económicas para el sector se presentan importantes, teniendo en cuenta que ésta es una de las campañas más importantes de ventas del año.

La preocupación de Ramon Huguet, propietario de la Pastisseria Huguet de Reus, resume perfectamente qué pasa en estos momentos por la cabeza de estos profesionales. «Para nuestro gremio esta es la peor época en la que nos podía pasar esto, porque la campaña de la mona supone el 50% de nuestras ventas de todo el año. No sé qué haremos si esto nos falla. No duermo de la preocupación porque tenemos pagos hechos, todo programado, etc… Es un momento muy delicado, con la incertidumbre de no saber qué pasará», se lamenta Ramon.

Sobre la mesa hay varias opciones para intentar minimizar el descalabro que se avecina. Entre ellas una que ayer mismo, a través de un comunicado firmado por el Gremi d’Artesans Pastissers de les Comarques de Tarragona y el Gremi de Pastissers de Lleida, plantea la posibilidad de trasladar la festividad del Lunes de Pascua para más adelante, a una fecha todavía por concretar.

En este sentido, estos dos gremios aseguran que «la incertidumbre del momento no nos permite tomar ninguna decisión a corto y medio plazo. Los gremios estamos hablando sobre el tema, manteniendo un canal abierto con la Generalitat, y la posibilidad de realizar la festividad en fechas futuras. Siempre respetando las prioridades, que en este momento son la salud de las personas y el final del confinamiento y de la pandemia. Sólo cuando vuelva la normalidad, creemos que podremos tomar decisiones sobre la cuestión. Lo primero es la salud de las personas».

A la espera de saber cuál será la decisión final, algunos pasteleros empiezan a pensar algunas alternativas para poder vender parte de las monas que tienen preparadas. Una de ellas sería la venta por internet y el reparto a domicilio. En este sentido, Albert Poy, de la Pastisseria Poy de Reus, comenta que «una opción que estudiamos es hacer una especie de catálogo con tres tipos de monas, algo sencillo para que la gente pueda hacer el encargo e intentar servir el máximo de ellas a domicilio». Poy explica que «hemos apurado tanto como hemos podido, pero las figuras de chocolate las teníamos casi al 90% acabadas y sé que casi todas se quedarán en la estantería. Como mucho venderé un 20% de ellas».

Ramon Huguet también se plantea activar un sistema de reparto de monas a domicilio, aunque aún no tiene la idea perfilada del todo. «Llevaremos las monas a casa o donde haga falta. Ahora mismo estamos hablando a ver qué hacemos con los encargos», explica. Una iniciativa que también estudian desde la Pastisseria Maika, donde comentan que «nos estamos planteando a ver qué hacemos. Lo más probable es que las enviemos a casa. Junto con la empresa que nos proporciona el material de pastelería estamos estudiando cómo hacerlo, por ejemplo que la gente pueda ver por internet el tipo de mona y hacer el pedido». Mientras, las monas esperan en los escaparates. Otros años, por estas fechas, los encargos superaban en algunos casos los 200. Hoy, por ejemplo, Ramon Huguet tiene cinco.

Temas

Comentarios

Lea También