Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los pedidos de comida a domicilio en Reus se han triplicado durante el confinamiento

La restauración se ha visto obligada a digitalizarse y adaptar su oferta y servicio para sobrevirir a los más de dos meses de Estado de Alarma y a una «desescalada incierta»

Salvat Jordina

Whatsapp
El restaurante Lo Bon Profit de Reus preparando caracoles para llevar a domicilio. FOTO: Alfredo González

El restaurante Lo Bon Profit de Reus preparando caracoles para llevar a domicilio. FOTO: Alfredo González

«Con la crisis del coronavirus, el servicio a domicilio ha aumentado de forma vertiginosa» explica Sergi Dosaiguas, impulsor de la plataforma Restaurant A Casa. En los seis años que tiene la empresa local de reparto de comida a domicilio, nunca había vivido tal incremento. «Antes del Estado de Alarma lo normal era llegar al centenar de pedidos en una noche de sábado. Ahora, en Reus superamos las trescientas con facilidad», añade, detallando que esta cifra se alcanzó en la tercera semana del confinamiento y se ha mantenido hasta la fecha. 

«Ha sido una subida muy fuerte. Se han añadido muchos restaurantes con un perfil alejado del ‘take-away’», explica Sergi Dosaiguas de Restaurant a Casa

La crisis del coronavirus ha provocado que muchos restaurantes que descartaban esta opción se unieran a alguna de las plataformas de comida a domicilio que se ofrecen en el territorio. Algo, que según Dosaigues «ha servido para mantener la sensación de ocio en muchos hogares ya que muchos restaurantes que no suelen tener el perfil de take-away, se han sumado a la oferta».  Este es el caso del restaurante Lo Bon Profit cuyo propietario, Manel Barroso asume que, tras tres décadas de servicio «nunca me hubiera imaginado hacer comida para llevar, ya que cocinamos platos de mesa, cuchara, cuchillo y tenedor», sin embargo, el contexto les obligó a dar el paso. «Tuvimos que adaptar la carta, pero logramos mantener nuestros platos estrella y ahora mismo ofrecemos cargols a la llauna, solomillo o entrecot a domicilio». 

«Las pérdidas son irrecuperables, pero esto nos ha permitido mantener la llama», asegura Marta Domenech del Hotel Restaurant Sport 

En el mismo punto se encontró Marta Domenech, encargada del Hotel Restaurante Sport de Falset. Domenech explica que en los 97 años de historia del establecimiento nunca habían cerrado, «ni durante la guerra civil». Por ello, ante esta situación inédita «decidimos adaptarnos y dar el paso». En su caso, preparan cocina catalana típica de sus fogones y la venden congelada, lista para calentar y servir. Ella apostó por compradesdecasa.cat, la plataforma impulsada por la Cambra de Reus. «Hemos tenido muchísima demanda, incluso de Barcelona, dónde esta gran aparte de nuestra clientela».

En ambos casos reconocen que los ingresos han sido mínimos comparado con lo que esperaban en una temporada agradable con la restauración, ya que había semana santa de por medio, pero aseguran que ha servido como un flotador al que agarrarse ante «una desescalada incierta», en palabras de Barroso. Domenech, señala que «las pérdidas son irrecuperables, pero al menos esto nos permite mantener la llama y salvar el género».  

Un complemento para el futuro

El restaurante Il Cuore de Reus fue de los primeros en añadirse a la plataforma Restaurant A Casa, que en seis años ha pasado de 15 negocios a más de 50, sin contar con el servicio ampliado a Tarragona, Salou y Cambrils. Giuseppe Visinoni, su encargado, explica que esta opción es, actualmente, algo «casi obligatorio y beneficioso» y que percibe  «como un complemento clave que hay que cuidar, porque cada  vez hay más gente que no tiene tiempo o ganas de cocinar, pero quiere comer bien». 

«Es una buena opción para la gente que no tiene tiempo de cocinar y quiere comer bien en casa», señala Giuseppe Visinoni de Il Cuore

Coincide así, Domenech, que insiste en que «la forma de vivir la cocina en casa cambiará. Cada vez más se busca la comodidad y es importante que podamos ofrecer platos de primera calidad». 
Por su parte, desde Lo Bon Profit, consideran que este paso al servicio online les ha servido para darse a conocer. Además han digitalizado la carta y el menú para mostrarlos en las teles una vez decidan reabrir, algo que no ocurrirá hasta la fase 3, pues «no nos sale a cuenta antes. De hecho, este agosto no cerraremos, ya hemos tenido unas vacaciones forzadas y en el sector vamos muy justos», añade Barroso.  
 

Temas

Comentarios

Lea También