Los pilotos de drones deberán modernizarse

El Aeroclub de Reus está al día del nuevo reglamento europeo, que obliga a pasar una formación para dirigir naves de 250 gramos o más

MONTSE PLANA

Whatsapp
El instructor Oscar Villar impartiendo una clasede pilotjae de drones. FOTO: FABIÁN ACIDRES

El instructor Oscar Villar impartiendo una clasede pilotjae de drones. FOTO: FABIÁN ACIDRES

La normativa que regula el uso de RPAS (Remotely Piloted Aircraft Systems), los conocidos como drones, está a punto de cambiar. Será en enero de 2022 que empezará la transición hacia el nuevo reglamento europeo, que estandarizará las regulaciones de todos los países miembros. Esto afectará directamente a todos aquellos que tengan un dron de 250 gramos o más. El motivo: para volar será necesario registrar la aeronave no tripulada a la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), realizar un curso de formación y el examen pertinente.

Desde el Aeroclub de Reus, con larga experiencia y a la vanguardia en el pilotaje de drones, Oscar Villar, instructor, explica que hasta el momento cada país tenía su propia normativa e, incluso, en algunos no había regulación. «El problema es que venía gente de otros países y volaba el dron sin conocer la normativa estatal», relata Villar que, a la vez, recuerda: «No conocer la norma no te exime de cumplirla». Así pues, con el nuevo Reglamento Europeo, será el mismo para todos los países miembros y, no sólo eso, sino que se garantizará que todos los pilotos tengan conocimientos a través del curso y examen que tendrán que realizar. Y es que el dron se ha convertido en los últimos años en todo un boom que, a pesar de tener infinitas aplicaciones a nivel profesional, muchos son los que lo usaban como un mero hobby sin conocimiento alguno.

Ahora, las operaciones se dividen en tres categorías: abierta, (de bajo riesgo), específica (riesgo medio) y certificada (riesgo alto). Destaca que la mayoría de operaciones que hasta ahora eran recreativas, pasan a ser abiertas y requieren de formación. Se trata de los drones clase C1 (entre 250 y menos de 900 gramos), C2 (<4kg), C3 y C4 (<25kg). En estos casos, además de realizar una formación y pasar examen, el piloto no podrá subir el dron a más de 120 metros y éste tendrá que estar siempre al alcance de la vista. «Después, la formación puede continuar con la específica», relata Oscar Villar.

La mayoría, profesionales

El instructor cuenta que en el Aeroclub de Reus la teoría consta de diez temas «y cada tres se hace una avaluación. Al final se realiza un examen global para, después, pasar a la parte práctica». El instructor cuenta que la gran mayoría de alumnos (cerca del 80%) se forman por cuestiones profesionales. Y es que, como recuerda, los drones tienen aplicaciones muy útiles en situaciones como rescates, toma de imágenes o topografía, entre otros.

Ahora, con la nueva normativa, prevé que suba la demanda de nuevos alumnos, que actualmente son cerca de una quincena por tongada. Los cursos se ofrecen durante todo el año y la parte teórica don unos dos meses.

Temas

Comentarios

Lea También