Reus Política

Los presupuestos de 2022 prosperan en el pleno con el rechazo de toda la oposición

El gobierno hace valer su mayoría para validar las cuentas del año que viene, a pesar de las críticas del resto de grupos. Caballero defiende el esfuerzo inversor para el año que viene

C. VALLS

Whatsapp
Imagen de la sesión plenaria de ayer en el Saló de Plens, que se realizó de forma híbrida. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

Imagen de la sesión plenaria de ayer en el Saló de Plens, que se realizó de forma híbrida. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

La aprobación del presupuesto consolidado del Ayuntamiento de Reus para el ejercicio de 2022 –de  202 millones de euros– generó  un largo debate, ayer, en el pleno municipal. Todos los grupos municipales de la oposición (PSC, Cs, CUP y el concejal no adscrito, Raúl Meléndez) votaron en contra del mismo y justificaron su postura, tal y cómo han ido haciendo en diferentes comparecencias públicas a lo largo de las últimas semanas, subrayando que las cuentas «no se adecúan a las necesidades de la ciudadanía». En contrapartida, respaldaron parte de las ordenanzas fiscales planteadas por el gobierno del alcalde, Carles Pellicer.

En el turno de intervenciones de los diferentes grupos municipales, el concejal no adscrito, Raúl Meléndez, criticó la subida de los servicios que las empresas municipales aplicarán a los ciudadanos; y también manifestó su disconformidad con que el «presupuesto sea un 8,1% inferior al actual, ya que eso asusta», dijo.

En lo que se refiere a la promoción de la vivienda, sobre el proyecto de transformación de la antigua Hispània y que sean 60 las viviendas de protección oficial, se preguntó si serán suficientes. «Lo importante era la vivienda social, ¿verdad?», apuntó con ironía. Sobre este mismo tema, el socialista Andreu Martín dijo que además de ser un proyecto, el de la Hispània, con un coste «elevado», no podía entender que «con la cantidad de viviendas que hay vacías en la ciudad, se destine una cifra tan importante a este proyecto; la oferta podría incrementarse mucho más».  Cabe recordar que el consistorio invertirá 10 millones para hacer realidad la iniciativa. Otra vez Meléndez, por otro lado, dijo echar en falta, en el caso del plan de inversiones –de 19,5 millones de euros y enmarcado en el presupuesto–, «que en las cuentas no se vea reflejado el eje comercial, algo central en la ciudad, y que no se apoya lo suficiente».

Desde Ciudadanos, su portavoz  Débora García, se mostró contraria con que «los presupuestos machaquen con impuestos a los reusenses; existe un abismo entre lo que éstos necesitan y lo que hace el gobierno». Sobre las ordenanzas y determinadas bonificaciones fiscales, dijo, «sí que se cumplen nuestras expectativas, después de años sin hacerlo; bienvenidos al universo de la legalidad», celebró. Sobre la aprobación de las ordenanzas fiscales, examinó algunas y trasladó lo «beneficioso» que sería «que se apostara por la energía verde con bonificaciones indefinidas para incentivar su uso».

Desde la CUP recordaron, una vez más, la falta de tiempo que creen que han tenido para  analizar adecuadamente la documentación y fiscalizar la acción del gobierno. «Lo hemos denunciado, que la comisión pública de Hacienda divida la sesión en dos y no hacerlo sólo en una. Eso denota que, el gobierno, intenta colapsar a la oposición para evitar que analice correctamente los expedientes», declaró la cupaire Mònica Pàmies.

De hecho, expuso que, para poder estudiar a fondo las diferentes ordenanzas fiscales, «tuvimos que buscar las anteriores, una por una, en la web; puesto que en las actuales sólo se citaban los artículos modificados», añadió.

El partido independentista destacó también el hecho de que el gobierno presente cada vez más ordenanzas. «Arrastramos muchas cosas y ustedes presentan ordenanzas como apertura y cierre: en el inicio del mandato modificaron, al alza, 11 ordenanzas fiscales; ahora, para el 2022, en una crisis económica y social, han vuelto a aumentar el número, con cuatro más, además de otra nueva», detalló.

La letra pequeña

Por otro lado, la CUP pidió resultados: «Si se han de retirar las ayudas por la Covid, tienen que presentarse resultados y no empararse en que las terrazas están llenas». Y, por su parte, la portavoz anticapitalista, Marta Llorens, complementó: «¿No han tenido tiempo suficiente, desde julio hasta octubre, para valorar los resultados del plan de reactivación para la ciudadanía? No puede ser que, por nosotros, ésta se entere de la letra pequeña de los presupuestos y las ordenanzas», dijo. Los Bons Reus fue otra iniciativa que quiso poner sobre la mesa Llorens. «En un principio, éstos se crearon como medida de urgencia, no como una estrategia para contentar al comercio. Vocación de servicio público tienen bien poca», atacó.

Daniel Marcos (PSC) también trasladó el desacuerdo en «subir la presión fiscal, para hacer ésto hay que dedicar más tiempo a hacer un análisis, en una comisión formativa no es suficiente».

El tema del reciclaje

Marcos abordó, por otro lado, el reciclaje: «No puede ser que paguemos todos por igual separemos o no, es un objetivo de desarrollo sostenible y no tenemos unas cifras muy buenas; ésta es una nueva oportunidad perdida, parece que hasta que no seamos sancionados por no reciclar no nos tomemos esto en serio», alertó. Concluyó, sobre las ordenanzas fiscales, que «no están, tampoco, al lado de la ciudadanía en muchos sentidos y, claramente, hay un impacto en el presupuesto», resumió.

En la réplica, la concejal de Hisenda, Mariluz Caballero (JuntsxReus), contestó a la oposición. «¿Encuentran los presupuestos poco adecuados? Entonces, ¿qué proponen? Lo cuestionan todo, pero no plantean nada, ningún proyecto alternativo», defendió. Sobre el acceso a los expedientes, expuso que a los grupos «les trasladamos la información necesaria». «Agradecemos las aportaciones en todos momento», señaló. Además, manifestó a Meléndez que «el presupuesto no baja y que el eje comercial sí que lo tenemos en cuenta». Sobre los Bons Reus, Caballero respondió a Llorens que «hemos recibido elogios de todo el mundo y ha sido una iniciativa copiada por muchas ciudades».

«Estamos con las familias»

El plan de inversiones también ocupó un lugar en el discurso de la concejala de Hisenda y defendió que «sacamos pecho», precisamente porque «tenemos delante un presupuesto potente, que incide en la sensibilidad de las familias que lo están pasando mal. No estamos en una crisis económica, porque nos encontramos en un momento de crecimiento», sostuvo. Además, aseguró que tienen en cuenta las necesidades de la ciudadanía, «atendemos las necesidades de los más vulnerables, no vamos a por los bolsillos de la ciudadanía y trabajamos la sostenibilidad y la gestión de los residuos, pues es algo que se enmarca en el nuevo contrato de la basura», argumentó. 

Tras dicha intervención, hubieron más valoraciones por parte de los grupos municipales y el alcalde Carles Pellicer quiso pronunciar unas palabras, con las cuentas ya aprobadas: «Es un pleno muy importante para la ciudadanía, nos situamos en un momento financiero correcto, seguimos con el Pla d’Acció Municipal y nos esforzamos en materia de inversiones». 

Comentarios

Lea También