Más de Reus

Los reductores de velocidad de Països Catalans dividen a los vecinos de Reus

Algunos vecinos de la avenida Països Catalans creen que la seguridad ha mejorado y otros, que se sigue corriendo

MONTSE PLANA

Whatsapp
Cerca del Santuari de Misericòrdia hay bandas
y bolardos. FOTO: A. GONZÁLEZEN 2019 SE INSTALARON SEÑALES LUMINOSAS ALERTANDO DE LOS PASOS DE PEATONES. FIRMA: ALFREDO GONZÁLEZ

Cerca del Santuari de Misericòrdia hay bandas
y bolardos. FOTO: A. GONZÁLEZEN 2019 SE INSTALARON SEÑALES LUMINOSAS ALERTANDO DE LOS PASOS DE PEATONES. FIRMA: ALFREDO GONZÁLEZ

Las avenidas de doble carril por sentido es donde los vehículos suelen ir a más velocidad por dentro de ciudad. Son los únicos puntos interurbanos en los que se puede adelantar a otro coche, con lo que se acaba corriendo más de la cuenta, con el peligro que comporta para los peatones. La problemática se repite en todas las avenidas, pero destaca especialmente la de Països Catalans por el hecho de tener viviendas a ambos lados en todo su recorrido, además de tratarse de una zona muy concurrida, tanto por viandantes como por coches.

En los últimos años, el Ayuntamiento de Reus ha ido desplegando varias medidas, como la instalación de bandas reductoras de velocidad unos metros antes de varios pasos de peatones o instalación de señales luminosas alertando de la presencia de un paso de cebra. Pero, ¿han ayudado a reducir la velocidad? La opinión de vecinos es dispar. Algunos creen que las medidas aplicadas han dado efecto y otros no están de acuerdo.

El presidente de la Associació de Veïns del Santuari de Misericòrdia, Ramon Palmerín, cree que la velocidad se ha moderado en los últimos tiempos. Durante años se pidió tomar cartas en el asunto y proponían habilitar pasos elevados para obligar a los vehículos a reducir la velocidad. Los pasos no se han instalado (sólo hay uno elevado a la altura de la escuela General Prim), pero sí que se han colocado bandas reductoras de velocidad en varios puntos, uno de ellos, cerca de Misericòrdia, en el cruce con la calle de Antoni Isern. «A lo primero, muchos coches invadían el carril contrario para evitar pasar por encima de las bandas», explica Palmerín, con lo que el problema no se solucionaba y, además, se agravaba. Pero hace unos meses se procedió a instalar unos bolardos para evitar que los vehículos esquivasen las bandas. «Y ahora sí, la velocidad se ha moderado», valora el presidente vecinal. No se trata de los pasos elevados que habían pedido, «pero al final lo que queríamos era algún tipo de medida que permitiera incidir sobre esta problemática y parece que lo hemos conseguido», añade.

Cabe recordar que se trata de una reclamación vecinal que hace muchos años que se arrastra y que, ahora, al menos se han tomado medidas. Aun así, no todos los vecinos dan la cuestión por zanjada. «Algo se ha notado, pero quien quiere correr, corre igual», opina un vecino que vive en la avenida Països Catalans, justo en la zona donde colocaron el pasado mes de abril los bolardos para evitar los cambios de carril. En su caso, ve positivamente la actuación realizada «y al menos obliga a los coches a frenar», aunque es consciente que esto no evita que algunos pasen a toda prisa. De hecho, esperando un rato en la zona, se ven algunos coches salir de la rotonda del Santuari de Misericòrdia a velocidad elevada y pasar por encima las bandas sin frenar.

Otro vecino de la zona opina que la velocidad «no se ha moderado». Preguntado por cuál cree que podría ser una solución definitiva, admite que realmente lo ve complicado «porque los radares al final tampoco son la solución».

Nuevos semáforos LED

Desde el consistorio reusense se detalla que en las próximas semanas se implantará una nueva medida en la avenida Països Catalans con el fin de mejorar la seguridad vial. Se trata de cambiar las pantallas de los semáforos que ahora tienen luz incandescente por LED. El objetivo es mejorar la visibilidad y, por lo tanto, la seguridad. Además, con este sistema se reduce el consumo eléctrico. La previsión es colocar los semáforos LED en los cruces de la plaza del Nucli, calle Argentera, Camí de Riudoms y calle de Pare Manyanet.

Entre actuaciones recientes también destaca los puntos de luz instalados en 2019 en varios pasos de peatones. Unos elementos que se ubicaron a petición de los vecinos que reclamaban mejoras en la seguridad vial. Fue la segunda propuesta más votada de los presupuestos participativos de 2018.

Temas

Comentarios

Lea También