Más de Reus

Los repartidores piden más zonas de carga y descarga en Reus y ampliar el horario en el centro

Unos diez años atrás, se ampliaron las áreas en los arrabales, pero los transportistas dicen que son insuficientes y que la situación se agrava con los coches no autorizados que aparcan

MONTSE PLANA

Whatsapp
Una zona de carga y descarga en el arrabal de Robuster, llena con varias furgonetas. firma: Alba MarinéUn repartidor descargando el camión en la plaza del Mercadal. FOTO: ALBA MARINÉ

Una zona de carga y descarga en el arrabal de Robuster, llena con varias furgonetas. firma: Alba MarinéUn repartidor descargando el camión en la plaza del Mercadal. FOTO: ALBA MARINÉ

En la plaza del Víctor, una furgoneta para encima de la acera. Es Juan José, un repartidor, y no le queda más remedio que aparcar momentáneamente de esta forma. Los carga y descarga de la zona ya están ocupados y, en muchas ocasiones, no precisamente por vehículos autorizados. «Lo tenemos muy complicado los repartidores. Tenemos muy pocas zonas y en los últimos años se han ido eliminando áreas», cuenta este joven mientras abre la furgoneta a toda prisa y va preparando los paquetes que tiene que entregar. Va rápido para realizar el reparto a tiempo, pero también porque es consciente de que está mal aparcado y no quiere que lo multen. Señala que en ocasiones ya ha tenido que pagar por ello. Una de las ocasiones, en la calle Jovellanos. «Sí que es una calle estrecha, pero me había colocado de tal forma que no molestaba. Pero aun así, me multaron», recuerda.

El testimonio de Juan José se repite entre todos los profesionales de este sector que trabajan en la ciudad. Coinciden en que hay pocas zonas de carga y descarga, que las existentes en muchas ocasiones están ocupadas por vehículos no autorizados, por lo que acaban aparcando mal, con el peligro de ser multados. «Nosotros pagamos una cuota para poder aparcar en estas zonas específicas. Da rabia que te encuentres coches allí estacionados que, encima, si les llamas la atención, se enfadan», explica una repartidora desde la plaza del Mercadal. Podrían llamar a la Guàdia Urbana «pero no lo hacemos porque tardarían mucho, y perdemos el tiempo». Aun así, cabe destacar que anualmente Guàrdia Urbana pone más de 2.000 multas por estacionar en zonas de carga y descarga. Según cifras del portal Open Data, del Ayuntamiento de Reus, los agentes habrían puesto unas 2.137 multas de estas características en 2020, mientras que en 2019 fueron 2.812.

El centro de Reus acumula especialmente críticas entre los distribuidores. El motivo son los horarios: el tiempo se les acaba a las once de la mañana. «Pero muchos comercios hasta las 10 h no abren, así que en una hora tienes que hacer varios repartos y va muy justo», relata otro repartidor, aparcado en el centro de la plaza del Mercadal, y que prefiere mantenerse en el anonimato. Por otro lado, Miguel cuenta que, además, si no se van a las once en punto, en ocasiones son multados, «en función de la humanidad de los agentes...», subraya, y es que sí que detalla que en alguna ocasión se hace la vista gorda. Algunos, si van tarde y ya se ha pasado la hora, incluso optan por parar en alguna zona de carga y descarga cercana al centro para después andar algunas calles y poder entregar el pedido.

Miguel dice que cada vez le resulta más difícil hacer su trabajo en Reus, la ciudad por donde siempre se mueve, y especialmente complicado cree que es en el centro, de los arrabales para adentro, que es la zona con regulación horaria. «Fuera del centro, la dificultad es encontrar zonas de carga y descarga y que éstas estén libres», añade.

En la avenida de Països Catalans, por ejemplo, muchas furgonetas y pequeños camiones acaban parando en un carril de circulación y argumentan que es «porque no hay suficientes zonas habilitadas». Desde el consistorio reusense se recuerda que casi una década atrás se optó por eliminar plazas de zona azul en los arrabales y, a cambio, habilitar cargas y descargas. Todo ello se produjo en 2012, con el objetivo principal de mejorar las condiciones de trabajo de los transportistas y comerciantes, a raíz de la limitación horaria que se aplicó entonces en la plaza del Mercadal. Aun así, el sector lo ve insuficiente.

Priorizando el peatón

Cabe recordar que en los últimos años, el Ayuntamiento de Reus está apostando por reducir la circulación de vehículos, sobre todo por el centro de la ciudad. Muestra de ello es la peatonalización progresiva, que ahora empieza a extenderse por arrabales, como es el caso del de Santa Anna –y también calle Salvador Espriu–que en breves empezarán las obras para que sean zonas de plataforma única. También se peatonalizará el eje entre el Passeig Mata, la calle Ample y la plaza del Condesito.

Por otro lado, ya se ha actuado en zonas como la plaza de la Sang o de Catalunya, donde se ha priorizado al peatón. Anteriormente ya se habían semipeatonalizado otras calles, como Sant Tomàs o Alt de Sant Pere.

Temas

Comentarios

Lea También