Los sectores de Reus golpeados por la crisis, sin esperanza a pesar de las ayudas

El Pla de Reactivació ha permitido paliar algunos efectos, pero consideran que no es suficiente

MONTSE PLANA

Whatsapp
Terrazas de la plaza del Mercadal, ayer al mediodía. La restauración es uno de los sectores más damnificados.  FOTO: Alfredo González

Terrazas de la plaza del Mercadal, ayer al mediodía. La restauración es uno de los sectores más damnificados. FOTO: Alfredo González

Los sectores más golpeados por la crisis provocada por la pandemia de la Covid-19 se muestran, mayoritariamente, desesperanzados. «Para que un restaurante funcione tiene que estar al 70%», subraya el presidente de la Associació d’Empresaris d’Hostaleria (AEHR) de Reus, Xavier Salvat, quien recuerda que, ahora, en el interior sólo pueden tener una ocupación del 30% «y el tiempo ya no acompaña como para estar en la terraza». Con la finalidad de paliar el golpe, el Ayuntamiento de Reus anunciaba en mayo el Pla de Reactivació Econòmica i Social, con una inyección de 4,5 millones de euros. Un documento participado por los partidos políticos con representación en el consistorio y varios sectores económicos y sociales de la ciudad. Como explicaba el Diari la semana pasada, parte importante de dicho plan ya se ha desplegado. Pero, ¿cómo lo están recibiendo los distintos sectores? ¿Están ayudando las medidas que se han tomado?

«Quiero pensar que el Ayuntamiento ha hecho todo lo que ha podido», dice Xavier Salvat, desde AEHR. A pesar de la reducción de las cargas fiscales, con la exención de la licencia de ocupación de la vía pública de terrazas, el presidente de la asociación dice que están a «bajo mínimos» y «desanimados». Y es que el sector ha estado completamente cerrado durante cuatro meses y tampoco se muestran esperanzados cara Navidad. «Necesitamos ayudas reales, necesitamos líquido, y esto tampoco lo puede dar el Ayuntamiento», reflexiona Salvat.

De las medidas más aplaudidas destaca la campaña Bons Reus, con mucho éxito

El comercio es otro de los grandes damnificados. Ha habido altibajos aunque en este caso, a diferencia de los restauradores, las tiendas han podido permanecer abiertas en esta segunda oleada de la pandemia. La situación es delicada, pero a través del Pla de Reactivació dhan contado con un gran aliciente: los Bons Reus, la campaña a través de la que la ciudadanía puede gozar de descuentos de hasta 20 euros entre los más de 410 establecimientos adheridos. Desde la puesta en circulación de los primeros bonos en septiembre, el comercio ha aplaudido la iniciativa. Y es que destaca especialmente por su éxito. En la primera fase, se pusieron en circulación 80.000 vales (inversión de 400.000 euros). En noviembre, se inició una segunda fase. Posteriormente, la campaña se ha abierto a los no empadronados con una inyección de 60.000 euros más y 12.000 bonos, los cuales se han agotado ya.

En cuanto al sector empresarial, se han abierto líneas de subvenciones a pymes y autónomos. También en la sesión plenaria de octubre, se aprobaron bonificaciones fiscales para empresas de nueva implantación en la ciudad que generen, al menos, 25 puestos de trabajo. «En el plan, la cuestión empresarial queda muy mezclado el comercio con otro tipo de empresas y, en gran medida, las ayudas han sido pensadas para el comercio. Para las empresas, lo obtenido ha sido mínimo», opina Gerard Pagès, presidente de la Associació de Polígons Industrials de Reus (APIR) y coordinador de la Comissió d’Indústria de la Cambra de Comerç de Reus. Critica muy especialmente la subida del IBI. «Es algo que depende del consistorio y sería la ayuda más útil para el sector. Pero desde el Ayuntamiento nos dijeron que ya no se podía actuar», lamenta Pagès, quien destaca que las empresas «aguantan, de momento, gracias a los préstamos ICO y los ERTE. Estamos a la expectativa».

El Pla también pretende ser un apoyo para las familias y colectivos más afectados por la crisis. Entre las medidas, destaca, por ejemplo, la rehabilitación de viviendas para destinarlas a alquiler social, o acciones de apoyo para combatir la pobreza energética. Desde la PAH, Sandra Casanova recuerda la necesidad de que Reus disponga de un parque de vivienda, «actualmente inexistente, sabiendo que en la ciudad hay más de 2.000 viviendas vacías». En cuanto a la cuestión de la pobreza energética, señala que «sí es cierto que hay muchas ayudas», pero recuerda que «es lo que ya está previsto en la ley 24/2015».- Con todo, Casanova asegura que desde la PAH se aplauden todos los proyectos, «pero van varios mandatos y no vemos los frutos esperados».

Temas

Comentarios

Lea También