Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los taxis sobreviven al descenso de faena en invierno tras un flojo verano

Aplican fórmulas, como el cambio de turnos, para hacer menos dura la bajada de clientes. 'Para el trabajo que hay en invierno nos bastaríamos la mitad de coches', dice el presidente del gremio
Whatsapp
Aspecto, el pasado sábado por la mañana, de la parada de taxis que hay en la estación de Renfe de Reus. Foto: Alba Mariné

Aspecto, el pasado sábado por la mañana, de la parada de taxis que hay en la estación de Renfe de Reus. Foto: Alba Mariné

Si hay un sector profesional en Reus que acusa especialmente los meses de invierno, con la consecuente desesatacionalización del turismo que visita la Costa Daurada, es el de los taxis. Acostumbrados a que el trabajo aumente durante los meses de temporada alta (entre la Semana Santa y octubre), cuando llega el invierno tienen que buscar fórmulas para intentar amortiguar al máximo el descenso de trabajo.

Este año, además, se da la circunstancia de que los taxistas han llegado al invierno después de un verano bastante flojo de faena, tal y como explica al Diari el presidente de la Agrupació de Taxis de Reus, Joaquim Olivé. «El verano siempre es la mejor época del año para nosotros porque participamos activamente del turismo que nos visita. Pero de unos años a esta parte, el turismo ha ido bajando, hasta este verano, que el descenso se ha notado especialmente», asegura Olivé.

El presidente de la Agrupació de Taxis de Reus reconoce que «para el trabajo que hay en los meses de invierno, nos bastaríamos la mitad de los 50 coches que en la actualidad operamos en la ciudad». No obstante, y para que ninguno de los taxistas salga perjudicado en exceso y tenga que dejar de trabajar durante este época, el gremio de Reus desde hace tiempo aplica fórmulas internas con el objetivo de hacer más llevaderos estos meses.

«Se trata de apoyarnos entre todos», comenta Joaquim Olivé, quien añade que «intentamos compensar las pérdidas con publicidad en los coches y también cambiamos los turnos en invierno». En este sentido, durante la temporada baja, de la cincuentena de taxis que hay en Reus cada día descansan 8, por lo que están operativos 42. Cabe recordar que el servicio está operativo las 24 horas del día, los 365 días del año y que también cuentan con tres coches adaptados para personas con discapacidad o problemas de movilidad.

Carreras cortas

El perfil del usuario del taxi en Reus cambia radicalmente durante los meses de invierno. Las carreras cortas son las más habituales con, sobre todo, «personas mayores. Es gente que tiene que desplazarse hasta el Hospital Sant Joan, los centros de salud, la Seguridad Social o las mutuas. Las carreras más largas que hacemos son a la Estación del AVE», asegura Olivé. El presidente de la Agrupació de Taxis de Reus confía en que, poco a poco, la situación vaya mejorando. «Hay datos que indican que vamos a ir a mejor, por lo que tenemos que ser optimistas y pensar que saldremos adelante», concluye.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También