Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reus Transporte

Los taxistas de Reus sobreviven como pueden al invierno

La Agrupació de Taxis de Reus aplica fórmulas, como el descanso de 8 coches por la mañana y 16 por la tarde, para hacer más llevadero el bajón de clientes.
Whatsapp
Imagen de la parada de taxis de la estación de autobuses de Reus. Foto: Alba Mariné

Imagen de la parada de taxis de la estación de autobuses de Reus. Foto: Alba Mariné

La larga y dura travesía del invierno ha empezado ya para una cincuentena de trabajadores de Reus. Son los taxistas de la ciudad que, una vez finiquitada la temporada de verano del aeropuerto, se han quedado sin una de su principal fuente de ingresos. Si hay un sector profesional en Reus que acusa especialmente la desestacionalidad del turismo que visita la Costa Daurada es el de los taxis. Por eso, acostumbrados a que el trabajo aumente durante los meses de temporada alta (de Semana Santa a finales de octubre), cuando llega el invierno tienen que buscar fórmulas para intentar hacer más llevadero el bajón de clientes.

Como vienen haciendo desde hace años, cuando llegan estas fechas los taxistas de Reus se organizan en turnos para descansar un día y medio a la semana. Así, en el turno de mañana -y hasta la temporada alta- hay ocho coches menos en circulación, mientras que por la tarde son 16 los vehículos que descansan cada día. El secretario de la Agrupació de Taxis de Reus, Ernest Ribas, explica al Diari que «actualmente somos 49 taxis en la agrupación y cuando llegan estas fechas estamos extrapoblados. En verano necesitamos a todos, mientras que en invierno, salvo casos puntuales, sobramos. Por este motivo hay que adaptarse a esta estacionalidad y buscar soluciones».

Ribas tiene muy claro que lo que marca el trabajo de estos profesionales es el Aeropuerto de Reus. «Para nosotros es muy importante, a pesar de que no es lo que esperamos de un aeropuerto como éste, que debería tener más vuelos. Después tenemos el turista de verano que viene a la Costa Daurada y que también se mueve mucho por Reus», comenta el secretario de la entidad que agrupa a los taxistas de Reus, quien añade que «si no tuviésemos el aeropuerto, o no sobreviviríamos o lo haríamos con dificultades».

Clientes de todo el año

Llegados a este punto del año, y con solamente dos vuelos hasta la temporada alta, a los taxistas de Reus les quedan los clientes de todo el año, un perfil muy definido. «Ahora nos quedamos con los clientes que tenemos todo el año, como pueden ser las personas mayores (sobre todo en desplazamientos al Hospital Sant Joan y a los centros de salud), clientes de empresas que se desplazan hasta los hoteles y también algún joven estudiante, aunque de forma más esporádica», asegura Ernest Ribas.

En cambio, el trabajo que deja el Aeropuerto de Reus estos meses de invierno es bastante residual. Con únicamente dos vuelos, la media de taxis que se mueven a diario por las instalaciones aeroportuarias es de ocho o diez. Y el trayecto que más suelen realizar es el del aeropuerto hasta la estación de Renfe de Reus ya que «la mayoría de los pasajeros que llegan en avión quieren desplazarse hasta Barcelona y lo hacen en tren», añade el secretario de la Agrupació de Taxis de Reus

Descenso de la faena

El sector del taxi ha vivido, desde hace aproximadamente unos 10 años, un importante descenso del volumen de la faena. «Es difícil cuantificar cuánto facturamos menos que hace 10 años, pero es bastante,», dice Ribas, quien añade que «desde que estalló la crisis, la línea ha ido decreciendo poco a poco y lo único que nos salva es el Aeropuerto de Reus durante los meses de la temporada alta». Este descenso de trabajo lo han notado, sobre todo, en la gente de la ciudad, que -por culpa de la crisis- ha recortado gastos y coge menos el taxi.

Temas

Comentarios

Lea También