Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los trabajadores del hospital de Reus lucharán para mantener un convenio laboral propio

El comité de empresa ya ha denunciado el actual documento, con vigencia hasta el 31 de diciembre de 2019, con el objetivo de empezar de forma inminente las negociaciones

M.P.

Whatsapp
Imagen de archivo del Hospital Sant Joan de Reus, que será absorbido por el CatSalut. FOTO: Alba Mariné

Imagen de archivo del Hospital Sant Joan de Reus, que será absorbido por el CatSalut. FOTO: Alba Mariné

El comité de empresa y la dirección del Hospital Sant Joan de Reus empezarán, en breve, las negociaciones para un nuevo convenio laboral. El actual caduca el 31 de diciembre de este 2019, así que es necesario empezar a elaborar el próximo documento que regulará las condiciones de los trabajadores. Según fuentes consultadas, la primera reunión se ha convocado para este viernes, 25 de octubre, con el objetivo de formar la mesa negociadora

El reto será mantener un convenio propio. Y es que el centro hospitalario y el resto de empresas públicas que formaban el Grup Salut pasarán a ser gestionadas, a finales de año, por el Servei Català de Salut, que depende del convenio del sector (Siscat). Esto podría hacer peligrar el convenio del Hospital Sant Joan. «Es una de la preocupaciones, porque perderíamos algunas ventajas que tenemos actualmente en cuestiones como, por ejemplo, antigüedad», señala desde el Sindicato de Técnicos de Enfermería (SAE), Francesc Roig. No obstante, hay esperanzas de poder mantener el convenio propio. En este sentido, Roig recuerda que centros hospitalarios del CatSalut, como el Hospital del Mar o el de la Santa Creu i Sant Pau, mantienen su convenio independientemente. 

La denuncia, el primer paso

De momento, el comité de empresa del Hospital Sant Joan de Reus ha hecho el primer paso: denunciar el actual convenio  colectivo 2017-2019. «Es el procedimiento legal establecido para poder iniciar el periodo de negociación», señalan fuentes del mismo comité, que añaden: «Es un procedimiento que se puede realizar tres meses antes de que finalice el convenio». Según señalan las mismas fuentes del comité, entre los objetivos marcados hay el hecho de mantener el convenio propio, un punto que desde el hospital se destaca que no hay nada cerrado, «sino que se tendrá que hablar en las próximas reuniones, con previsión que empiecen este mismo mes de octubre».

Las negociaciones se podrán alargar hasta el mes de junio de 2020. Así lo apunta Francesc Roig, desde el sindicato SAE, que recuerda que el convenio puede estar en ultraactividad durante seis meses tras su finalización (en este caso, el 31 de diciembre de 2019). «Si se llega a junio sin un acuerdo, y tanto el comité como la empresa están de acuerdo, podrán seguir las negociaciones», añade Roig.

Desde el comité de empresa, de momento, no se quiere avanzar ningún aspecto sobre las negociaciones del futuro convenio. «Aún no hemos mantenido ninguna reunión», destacan. Por su parte, el Sindicato de Técnicos de Enfermería señala, a grandes rasgos, que se quiere trabajar en la mejora de cuestiones como las bajas laborales o que se aplique el incremento del IPC en el salario. En cuanto a las nóminas, cabe destacar que, justamente la semana pasada, desde el comité de empresa se informó que, a partir del 31 de octubre, se aplicará sobre el sueldo mensual un incremento del 0,25% sobre las retribuciones de 31 de diciembre de 2018. 

Las DPO, regularizadas

Sobre las retribuciones variables por objetivos (DPO), fuentes consultadas explican que de las correspondientes al año 2015, aún quedan pendientes de cobro los grupos 1 y 2 (enfermeras y facultativos), mientras que las de 2016 «está todo regularizado, pero falta una pequeña parte que fue requerida al juez y estamos pendientes de que se pronuncie», añaden las fuentes. Esta ha sido una larga lucha de los trabajadores del centro hospitalario. Hasta 2016, recibían un abono por objetivos, bonificación que dejaron de percibir y tras, denunciarlo, Treball reconoció, en 2017, el derecho de la plantilla a cobrar las cantidades. Paralelamente, en este último convenio 2017-2019, las DPO quedaron condicionadas al equilibrio presupuestario.

A la espera de ser absorbido por el Servei Català de la Salut

El Hospital Sant Joan de Reus arrastra más de tres años de déficit. No obstante, la ‘solución’ está cerca. El CatSalut asumirá tanto la propiedad del hospital como la deuda millonaria que arrastra estos últimos años (más de 3 millones de euros). La previsión es que a finales de 2019, el Servei Català de la Salut se ponga al frente del centro hospitalario a través de una entidad pública de nueva creación, con lo que el CatSalut, además de gestionar el Sant Joan de Reus, también gestionará el resto de empresas públicas que formaban el Grup Salut. De momento, el CatSalut ya ha comprado Gecohsa (la empresa que gestionaba el Hospital de Móra) para poder hacerse cargo de este centro a través de la empresa pública Salut Terres de l’Ebre.

Cabe recordar que el Consell d’Administració del Hospital Sant Joan de Reus cerró las cuentas de 2018 con 111.658,18 euros de déficit. Una cifra que se alejaba de las anteriores pérdidas desorbitadas. Por un lado, la instalación reusense ha absorbido más de tres millones de euros provenientes de las reservas de Gecohsa. A esta cantidad, hay que añadir el aumento de actividad contratada por el CatSalut. 

Temas

Comentarios

Lea También