Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los últimos del Reus Palace

El histórico cine ha reunido a decenas de nostálgicos que no quisieron perderse su último día de vida

Joan Morales

Whatsapp
Los espectadores se hicieron fotos con la última cartelera del cine o bajo sus icónicas letras. Foto: ALFREDO GONZÁLEZ

Los espectadores se hicieron fotos con la última cartelera del cine o bajo sus icónicas letras. Foto: ALFREDO GONZÁLEZ

Eran las diez y veinte de la noche cuando la taquillera del cine Reus Palace vendía la última entrada de sus casi 40 años de vida. La expectación era máxima ante el inicio de las últimas cuatro proyecciones del Palace (Kong, La Bella y la Bestia, Imperium e Incerta glòria) y decenas de espectadores hacían cola desde hacía rato para poder explicar algún día a sus nietos que ocuparon las butacas de este emblemático cine de Reus en su último día. Como por ejemplo el fotoperiodista Alfredo González, quien tuvo el honor de comprar la última entrada del Palace para ver Kong, y que no podía ocultar su satisfacción por tener en sus manos un ticket que de aquí a unos años se convertirá en toda una reliquia.

Selfies y fotos de grupo ante las carteleras o bajo las icónicas letras del Reus Palace dominaban la escena nocturna en los momentos previos a las últimas proyecciones en el entrañable cine.

La de ayer no era una jornada más en la vida del Palace y esto era algo que ya se podía percibir por la tarde. Todos los miércoles y jueves, días del espectador, acostumbra a reunir a bastante púbico atraído por el atractivo precio de cuatro euros por entrada. Pero ayer, además, fueron muchas las personas que se acercaron movidas por la nostalgia. Como Isabel quien, acompañada por su marido, reconocía que «vengo porque es el último día. Soy de Reus y quiero decir que estuve en el Palace en su despedida. Es una lástima que la ciudad se quede sin cine», comentaba mientras hacía con su móvil una fotografía de recuerdo de la última cartelera del Palace.

O el caso de Óscar, quien al lado de su hijo Víctor -con quien iba a ver la película Kong- reconocía que «vengo esta tarde porque es el último día del cine Reus Palace y no quiero perdérmelo. Cuando era joven venía muy a menudo a este cine y me trae muchos recuerdos. Por eso he querido despedirlo en su último día».

Pep tampoco podía ocultar su grado de nostalgia mientras esperaba en la puerta del cine el inicio de la película Incerta glòria. «Por supuesto que he venido porque es el último día del Reus Palace, un cine en el que me he hecho mayor», comentaba este joven, quien añadía que «me vienen a la memoria recuerdos de estrenos de películas, en los años 80, como Juegos de Guerra o Los Goonies. La verdad es que es una lástima que una instalación tan emblemática como esta cierre».

Otras personas, como era el caso de Juani, aprovecharon el último día de vida del Reus Palace para llevar a sus dos hijos. «Es el día del espectador y, encima, el último día de vida del cine. Así que era una buena oportunidad para traer a los niños a que vieran La Bella y la Bestia. Me da un poco de pena que cierre el Palace, porque de joven vine mucho con mis amigas, prácticamente todos los sábados estábamos aquí y vimos muchos estrenos de buenas películas. Ahora nos quedamos sin

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También