Más de Reus

Los vecinos de Mare Molas de Reus urgen a mejorar el barrio para recuperar su comercio

Los vecinos quieren que se mejore un espacio público «descuidado». El gobierno local impulsará, a medio plazo, una reforma de la calle Mare Molas con el consenso del vecindario

JORDINA SALVAT

Whatsapp
Imagen de los edificios horizontales característicos de la calle Mare Molas. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

Imagen de los edificios horizontales característicos de la calle Mare Molas. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

Hace poco más de quince años, la calle Mare Molas era una de las principales puertas de entrada y salida de Reus. El vial tenía una salud de hierro a nivel comercial que continuaba en sus alrededores. Algunos la definían como «el segundo núcleo comercial de Reus». A su vez, el barrio, con el mismo nombre, acogía una densidad de la cada vez más elevada de la población que habitaba en la ciudad.

Esta última característica no ha cambiado. El Mare Molas es, a día de hoy, el tercer barrio más poblado, con un total de 6.569 residentes. Sin embargo, en otros aspectos «la cosa ya no es lo que era». Así lo aseguran comerciantes y vecinos de la zona, como Josepa Sanromà, al cargo de la mercería que abrió en la misma calle Mare Molas el 1997. Ella lamenta que «hemos perdido muchos negocios, y el barrio está descuidado». Algo que comparte el presidente de la Associació de Veïns del Barri Mare Molas, Diego García, que argumenta que hay varias cosas mejorables: «la limpieza, la seguridad, el estado del asfalto y los arcenes y el cuidado de algunos edificios y descampados».

Los vecinos tienen cierta esperanza en su recuperación. El pleno municipal del pasado mes de marzo aprobó por mayoría una moción presentada por el PSC en el que se acordaba que el gobierno local (JuntsxReus, ERC y Ara Reus) impulsarían acciones en el entorno de la calle Mare Molas. Estas, corresponderían a una diagnosis del estado actual elaborada en colaboración con las entidades y colectivos del barrio.

Algunos de los ámbitos a contemplar serán la remodelación de la calle Mare Molas, buscando mejorar los problemas de circulación; intervenir en calles y edificios del barrio para mejorar la calidad del espacio público; estudiar la creación de una nueva zona verde –la última, el parque Gandhi, se creó en 2011– o bien mejorar el funcionamiento de recogida neumática de la basura, un sistema que se instaló en 2007 y que ha comportado problemas de suciedad en el barrio por su mal funcionamiento.

Todos estos puntos están ahora sujetos al análisis del consistorio. Este, señalan fuentes municipales, «priorizará las acciones de acuerdo a las actuaciones que el Ayuntamiento lleva a cabo de forma global en el conjunto de la ciudad». Planes directores de Movilidad, Vía Pública o Zonas Verdes en los que se enmarcarán.

Reforma de la calle principal

En el barrio ven prioritario solucionar el estado del pavimento de la calle Mare Molas. «Esta desnivelado y con zonas rotas. Ha habido caídas de personas mayores y niños», asegura Josepa Sanromà.

En ese aspecto, fuentes del consistorio aseguran que el gobierno local «comparte» con los vecinos la necesidad de actuar en esta vía. Sin embargo, esta acción está a medio plazo. El Ayuntamiento lo justifica señalando que ya tiene una hoja de ruta marcada y añade que «deberá encajarse con las necesidades de inversiones que hay en el conjunto de los barrios». La reforma, aseguran, deberá plantearse con el consenso de los vecinos.

El pleno aprobó una moción para estudiar el estado actual e impulsar medidas en el entorno

Según explica Ferrán Blasco, quien tiene un negocio de fotografía en la misma calle, hace tres años, el consistorio planteó una remodelación que no es del todo satisfactoria para los comercios. La propuesta ampliaba los arcenes para hacer un vial único. «Ningún vehículo podría parar un momento a comprar nada, por lo que no nos satisface».

Todo ello recuerda a los vecinos al cambio que de movilidad que vivieron en 2006, cuando las calles Mare Molas, Pau Font de Rubinat i Sor Lluïsa Estivill cambiaron el sentido de circulación para adaptarse a la construcción de una mediana central en la Avinguda Països Catalans -una medida que buscaba para evitar la elevada siniestralidad.

«Desde que cambió la circulación, bajo mucho el nivel de ventas», asegura Sanromà, quien, incide, entendió la medida. Sin embargo, recrimina que desde entonces «el consistorio no ha hecho nada para intentar recuperar el potencial que teníamos».

Por todo ello, los comerciantes piden que, esta vez, se tenga en cuenta su opinión. «Hay que reactivar Reus económicamente, teniendo en cuenta las características de las zonas que no somos del centro», añade la encargada de la mercería.

Cuidado del los edificios

Otra de las principales preocupaciones es el estado del espacio público. En este sentido, el presidente de la AAVV del barrio Mare Molas pide un cuidado más continuado de los parques, así como de la iluminación de las calles, a la vez que insiste en la necesidad de llevar a cabo actuaciones en distintas zonas conflictivas. Una de ellos, los edificios colindantes con el parquin de la calle Sor Maria Estivill, cuyo tejado «se está cayendo y podría provocar daños».

Otro, los edificios privados en diagonal ubicados delante del colegio. «Es un punto conflictivo, en cuanto a convivencia y por el otro, nos gustaría que el consistorio nos ayudara a asfaltar y arreglar los solares que los separan, así como la fachada de los bloques de pisos», indica Diego García. En este aspecto, la moción socialista recogió la necesidad de crear ayudas en la rehabilitación de viviendas y valorar la compra por parte del Ayuntamiento de aquellos que están vacíos.

«Sería necesario mejorar la seguridad en las zonas conflictivas. Este es un barrio con mucha vida social y con salidas al centro y al exterior», concluye Ferran Blasco.

Temas

Comentarios

Lea También