Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los vecinos de Mas Pellicer de Reus se remangan para dignificar su barrio

Cuetan con una brigada que se encarga de arreglar muchos de los problemas. Las administraciones les dan el material y ellos ponen la mano de obra. Actualmente están pintando los porches de los edificios

Joan Morales

Whatsapp
Navas enseña la 'chapuza' que ha hecho Endesa para arreglar provisionalmente el corte de luz.  Foto: A.G

Navas enseña la 'chapuza' que ha hecho Endesa para arreglar provisionalmente el corte de luz. Foto: A.G

En Mas Pellicer hay una cuarentena de puntos de luz estropeados.  Foto: Alfredo González

En Mas Pellicer hay una cuarentena de puntos de luz estropeados. Foto: Alfredo González

En este punto hace un año que falta una farola. Foto: A.G

En este punto hace un año que falta una farola. Foto: A.G

Dignificar el barrio y que éste se convierta en un lugar donde poder vivir tranquilamente y en el que los vecinos -actualmente 2.960- se sientan orgullosos de él. Estos son los objetivos que desde hace años se ha marcado la Associació de Veïns Primer de Maig, ubicada en el barrio Mas Pellicer, en el sur de la ciudad. Compartiendo ubicación con Sant Josep Obrer y Mas Abelló, los bloques de Mas Pellicer se levantaron en 1981, a cargo del Ministerio de la Vivienda. Posteriormente, y con la creación de la Generalitat de Catalunya y los correspondientes traspasos de competencias autonómicas, fue la Agència de l’Habitatge la que se hizo cargo de la gestión de estos pisos, contando en la actualidad con 144 en propiedad y que tiene alquilados. El resto, hasta los 589, son propiedad de los vecinos.

El presidente de la Associació de Veïns Primer de Maig, Eduardo Navas, explica al Diari que «trabajamos día a día por dignificar nuestro barrio». Enfatiza en la palabra «trabajamos» porque razón no le falta. Los vecinos de Mas Pellicer, conscientes de que a la administración local cada vez le cuesta más solucionar según qué problemas, se han remangado para ser ellos mismos los que saquen las castañas del fuego.

En este sentido, Navas recuerda que «llegamos a un pacto con la Agència de l’Habitatge de Catalunya y con el Ayuntamiento de Reus para que, cuando hiciese falta, nos cediesen material para que nosotros arreglásemoslos problemas». Los ejemplos son numerosos: desde la ampliación de aceras, hasta la construcción de cercos alrededor de los árboles, hasta la creación de un pequeño camino asfaltado que pasa por una zona arbolada y que permite conectar el barrio con el paso de peatones que cruza hacia el Hospital Sant Joan.

«Tenemos muy claro que si nosotros no nos movemos, el Ayuntamiento no lo hará por nosotros. Por eso tenemos un pequeño equipo de brigadas que se encarga de hacer estas cosas», comenta Eduardo Navas.

Otro ejemplo lo podemos encontrar actualmente en la mano de pintura que se está dando a las fachadas de los edificios. «Nos han facilitado la pintura y nosotros hemos contactado con el Departament de Justícia y nos ha facilitado la mano de obra, con alguna persona que está cumpliendo una pequeña pena con trabajos a la comunidad».

La ocupación de pisos sigue siendo uno de los problemas que arrastra el barrio Mas Pellicer. El presidente de la asociación vecinal confirma que «actualmente tenemos una docena de pisos ocupados, de manera ilegal. En general son gente conflictiva que crean un mal ambiente en la comunidad. Incluso, algunos se dedican a reventar los pisos para después alquilarlos. Nosotros estamos a favor de la ocupación cívica, pero nunca de la que crea problemas».

Problema eléctrico

Uno de los déficits que más arrastra el barrio Mas Pellicer es el eléctrico. Navas recuerda que «hace un mes se quedaron seis bloques sin luz durante 11 horas. Vinieron los de Endesa e hicieron una solución provisional, un puente de un bloque a otro. El problema es que, además de que no está arreglado del todo, lo han dejado muy mal, con una simple valla que no es suficiente para que un niño pueda tocarlo».

La falta de luz en los porches de los bloques de pisos es otro de los problemas que sufre el barrio. En la actualidad hay 42 puntos sin luz, entre los rotos y los que están averidados. «Algunos se han estropeado, pero otros están así por el incivismo», relata Navas, quien añade que «el Ayuntamiento nos ha dicho que ellos ya pagan la luz pública y que no pueden hacer más. Es algo que tienen que pagar entre Habitatge y los vecinos, pero lo cierto es que mientras hay mucha oscuridad de noche, con el problema de inseguridad y de peligrosidad que ello supone».

Temas

  • REUS

Lea También