Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los vecinos de Mas Vilanova denuncian incivismo en la plaza de la Festa Major

Aseguran que las vallas y la puerta ya están instaladas pero que ésta no se cierra, lo que es  aprovechado por un grupo de jóvenes que hacen botellón y causan molestias y suciedad

Isabel Limón

Whatsapp
incivisme reus (1).jpg

incivisme reus (1).jpg

«Sobre la medianoche, vienen unos jóvenes a poner música con el móvil. Cantan y hacen ruido hasta las cuatro de la mañana, comen y beben. Y como se puede ver, tiran la basura por el suelo». Este es el testimonio de Iván Pla, uno de los vecinos del barrio reusense de Mas Vilanova. Mientras pasea junto a su hija pequeña sus dos perros, describe con detalle la situación que tienen que vivir los residentes cada noche en la plaza de la Festa Major desde principios de verano, hecho que interrumpe sus horas de sueño y causa claro malestar en el entorno. 
Sin ir más lejos, el viernes 16 de agosto, un grupo de jóvenes encendieron una hoguera en una de las superficies de hormigón con juegos infantiles. Se trata de una situación singular, ya que no es un mero caso de aglomeraciones por ‘botellón’ donde se suelen dejar botellas de alcohol y otros residuos similares por el suelo. Concretamente, los vándalos, según describen los vecinos, se dedican a volcar los cubos de basura de la plaza de la Festa Major, que contienen, básicamente, los excrementos de mascotas embolsadas. 


«Además, no pasan a recoger los desperfectos, por lo que hace días que esto luce así», detalla Pla, que explica que, aparentemente, se trata de un grupo de jóvenes de entre 18 y 20 años aficionados a cantar música urbana. Desde la asociación vecinal de Mas Vilanova, su presidente, Valentín Rodríguez, remarca que no se trata de una situación puntual. «Esto es todo el año y, en verano, se agrava», señala.

No se cierra el vallado
En uno de los accesos a las calles residenciales del barrio se encuentran algunos residentes recogiendo reclamaciones y quejas variadas en una carpeta azul. Entre ellas, la de la «inutilidad» de las vallas que rodean la plaza. Antes de las elecciones se instaló un cercado alrededor del recinto con unas puertas correderas, pero nunca se han cerrado. Pedro Lozano, que se encuentra junto a otros vecinos, comenta que «el hecho de que las puertas estén abiertas hace que, si llamamos a la Guàrdia Urbana, huyan los jóvenes», y añade: «Dicen que no tienen el personal que pueda encargarse de cerrar la plaza».

 
No obstante, «desde el Ayuntamiento se han comprometido a cerrar, definitivamente, la plaza de la Festa Major. Las vallas y la puerta ya están instaladas, únicamente falta la llave, y parece que esta semana estará solucionado», asegura el presidente vecinal, Valentín Rodríguez. 
Recuerda que esta fue una de las propuestas ganadoras de los presupuestos participativos 2018. En una primera fase se cerraron las plazas de los edificios Mas Vilanova, en una segunda, se hizo la plaza dela Festa Major y ahora faltará la del Seguici Festiu», añade Rodríguez, quien asegura que, en aquellas zonas donde ya se cierran por la noche, «el problema ha quedado totalmente solucionado»

Temas

Comentarios

Lea También