Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los vecinos de Sol i Vista de Reus, hartos de los problemas de movilidad por las obras

El Ayuntamiento reforma íntegramente la calle Entença. Los vecinos se quejan que no pueden moverse con normalidad

Marc Càmara

Whatsapp
Una vecina de la calle Entença intentando traspasar la calle. FOTO: Alba Mariné

Una vecina de la calle Entença intentando traspasar la calle. FOTO: Alba Mariné

Las obras de mejora de la zona de la calle Entença, en el barrio Sol i Vista, están complicando la movilidad de los vecinos. Se trata de una zona de la ciudad en la que viven, básicamente, personas mayores. Denuncian que no pueden desplazarse por la calle con normalidad porqué está todo el pavimento levantado y hay agujeros y baches por doquier. Critican que lo primero que se haya terminado hayan sido los bordillos que, en algunos casos, representan una barrera de casi un metro de alto, pues las calles están aún por asfaltar. 

La presidenta de la Associació de Veïns del Barri Sol i Vista, Ana Belén Castaño, asegura que las obras son un gran proyecto para la zona. «Estamos contentos porqué ya era hora que se hiciera una reforma en el barrio». Aún así, critica que «los operarios no siempre trabajan», una queja a la que se suman algunos de los vecinos consultados por el Diari. 

Según Castaño, «el alcalde conoce la situación de la calle Entença y asegura que enviará técnicos municipales para supervisar las obras»
Gente mayor Antonia López es una de las vecinas de la calle. Asegura que «no estamos contentos», porqué le cuesta desplazarse. «¿Usted cree que una persona mayor puede saltar de un lado de la calle al otro?», pregunta en voz alta. 

Francisca, otra vecina de la calle, dice que «las personas mayores necesitamos una superficie plana para poder andar». Luís es mucho más contundente. «Estas obras están mal planificadas. Han retirado demasiadas cosas y ahora la gente no puede andar». Este vecino también considera que las obras son «una chapuza» y que no se ha tenido en cuenta qué hacer con el agua de la lluvia. «Los días que llueve se acumula el agua al final de la calle. No han previsto ni desagües ni nada». 

En la misma calle Entença viven Núria, Carolina y Pili. Núria considera que «ya era hora que arreglasen el barrio, pero para las personas mayores es todo un problema». Carolina añade que «las calles están mal para la gente mayor, pero también para los niños y los jóvenes. Yo estoy recién operada y no puedo andar tranquila». Asegura que «un día nos encontramos con una valla en la puerta de la casa. Mi hija pequeña casi cae porqué la valla bloqueaba el acceso a mi casa». 

Pili sí que cayó. Fue al principio de las obras. «Dejaron unos hierros en la puerta de mi casa y tropecé. Me hice daño e incluso los operarios se preocuparon por mí durante esa tarde». Explica que sufre fibromialgia y que la situación de la calle no la ayuda. Otro problema que comparten las tres vecinas es que no pueden acceder a la calle con el coche, lo que las obliga a cargar con la compra desde el aparcamiento más cercano hasta su casa. 

El gobierno ofrece soluciones

Fuentes municipales consultadas por el Diari aseguran que el proyecto de reforma es ambicioso y que ha venido precedido de una adecuación completa de la red de aguas fecales i fluviales. Aseguran que las obras se alargaran aún medio año, y se ponen a disposición de los vecinos para solucionar cualquier situación que pueda generar molestias o problemáticas

Temas

  • obras
  • polémica

Comentarios

Lea También